21. El dios de los Fariseos

Muchas veces tenemos un concepto erróneo de Dios porque tenemos el concepto de Dios que los fariseos tenían: un Dios que ama al justo y aborrece al pecador, un Dios que SÓLO bendice cuando le obedecen, un Dios que castiga con enfermedades y maldiciones . . . los líderes religiosos del Pueblo de Israel veían de esta forma a Dios, tristemente muchas personas siguen teniendo este concepto de Dios y todo lo que leen es filtrado por el filtro de la posición religiosa-tradicional-farisaica.

Está claro que Jesús NO representaba la idea que los líderes religiosos tenían de Dios, cuando viesen a Jesús comiendo en casa de pecadores, se dirían a ellos mismos: “Este NO puede ser el Mesías porque nuestro Dios NO haría eso, nuestro Dios no comería con los pecadores porque es muy limpio de ojos para ver el pecado y mora en Santidad”; cuando viesen a Jesús tocando a los leprosos, los líderes dirían que el Mesías NO puede quebrantar la Ley tocando a un leproso pecador, pero Jesús HIZO LO QUE NO ESPERABAN porque los líderes esperaban a un Mesías que hiciese la guerra por Israel, esperaban a un Mesías más estricto que ellos mismos, esperaban a un Dios diferente, el Dios que ellos mismos habían formado en sus mentes.

Está claro que todavía tenemos mucho que aprender de la Escritura y de nuestro Dios, todavía NO tenemos todas las respuestas y puede haber ciertos pasajes de las Escrituras que nos hagan dudar de la inocencia de Dios, pero de lo que yo, personalmente, no tengo la más mínima duda es que CUANDO MIRO A JESUCRISTO, ESTOY VIENDO AL PADRE porque el que le ve a Él, también ve al Padre, por tanto, el Padre NO es el Poli Malo de la película y ahora Jesús aparece como el Poli Bueno intentando redimir al Dios del Antiguo Testamento . . . ¡NO! Dios es bueno, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento, el Padre es Bueno y nuestro amado Jesús ha venido a mostrarnos al PADRE. Los fariseos NO podían llevar a nadie al Padre porque NI ellos mismos conocían al Padre, ellos, los fariseos, NO podían dar vida porque ellos NO tenían vida, aunque tenían la Ley, no tenían vida, por eso, Jesús vino a darnos vida, no a darnos una religión llena de leyes, mandamientos y prohibiciones, Jesús vino a mostrarnos al Padre y a darnos una nueva vida con Él y en Él. Por eso, leemos que cuando vino Jesucristo, vino la VERDAD.

“Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.”
Juan 1:17

La verdad NO viene por Moisés, la verdad viene por medio de Jesucristo, Jesús santificó el Nombre de Dios al mostrarnos lo equivocado que estaban los líderes religiosos acerca del Padre, Jesús nos mostró a un Padre lleno de amor, lleno de compasión, lleno de ternura, lleno de cariño . . . este es nuestro Padre Celestial, UN DIOS INOCENTE.

 

PARTE 22

 

Esta es una parte de mi libro LA INOCENCIA DE DIOS, si quieres, puedes comprarlo en formato Kindle y en papel a través de AMAZON.

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.