19. La Ira de Dios

Cuando hablamos del Amor de Dios muchos sacan a relucir LA IRA DE DIOS dando a entender que la IRA DE DIOS Y SU AMOR son dos cosas independientes y, en el peor de los casos, dos cosas opuestas. Es curioso porque cuando hablas de la gracia, estas mismas personas sacan a relucir la Ley de Moisés, supongo que intentan equilibrar la Gracia con la Ley y el Amor con la Ira.

Es importante que entendamos que la ira de Dios es una expresión y manifestación de su Amor, si miramos la palabra IRA en griego encontramos que IRA es ORGE y su significado es:

“originalmente cualquier impulso, o deseo, o disposición naturales; vino a significar ira, como la más intensa de todas las pasiones.”
Diccionario Expositivo de Palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento Exhaustivo VINE

La ira es un impulso, un deseo, una pasión, una disposición de Dios, de un Dios de Amor, pero NO conlleva necesariamente la idea de ENOJO o ENFADO, de hecho, la palabra orgasmo y orgía vienen de la palabra ORGE (ira). Por tanto, la ira de Dios NO significa que Dios está tan enfadado con nosotros que tiene que castigarnos o matarnos, no, la ira de Dios es la disposición natural de Dios para amarnos, ayudarnos, sanarnos, salvarnos, es el deseo intenso de Dios para que le conozcamos.

Pablo nos dice que la ira de Dios se revela contra toda impiedad e injusticia (no contra los hombres), Dios en su ira (deseo, pasión, impulso, disposición) tiene el deseo de salvar al hombre, a Dios NO le impulsa el deseo de condenar a los pecadores, a Dios le impulsa el deseo de alcanzar a los pecadores para que los pecadores puedan recibir su amor y su gracia y puedan ser libres del pecado y de la muerte, Dios manifestó su ira (deseo, pasión, impulso, disposición) contra la impiedad cuando envió a Jesús y quitó el pecado del mundo, PERO algo sucede cuando los hombres NO aceptan el don de la Salvación y persisten en sus obras, Dios, en su ira, les entrega a lo que ellos quieren hacer y están haciendo, la ira, según Pablo, también se manifiesta cuando Dios está llamando al hombre una y otra vez, pero, al no querer recibir lo que Dios tiene para él, éste elige sus propios caminos, es en ese momento cuando la ira de Dios se revela permitiendo que los hombres hagan lo que están haciendo, sabiendo que lo que hacen, traerá destrucción a sus vidas de alguna forma más tarde o más temprano:

“Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que con injusticia restringen la verdad . . . Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concu-piscencias de sus corazones . . . Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas . . . como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen”
Romanos 1:18, 24a, 26a y 28

Esta ira también se manifestó en el Antiguo Testamento:

“Y se encenderá mi ira contra él en aquel día; los abandonaré y esconderé mi rostro de ellos. Será consumido, y muchos males y tribula-ciones vendrán sobre él, por lo que dirá en aquel día: "¿No será porque mi Dios no está en medio de mí que me han alcanzado estos males?"”
Deuteronomio 31:17

Cuando se encendió la ira de Dios contra su Pueblo, Dios NO los castigó, Dios NO los mató, Dios no es un asesino, ni un criminal y aunque hemos leído que Dios escondió su rostro, en realidad, es el pecado de su Pueblo el que hace que su rostro sea escondido de ellos:

“Son vuestras transgresiones las que se interponen entre vosotros y vuestro Elohim; Son vuestros pecados los que os ocultan su rostro . . .”
Isaías 59:2 – La Biblia Textual

El Pueblo de Dios NO quería ver su rostro, ni oír su voz, y, como resultado de su maldad, sufrieron las trágicas consecuencias de sus hechos porque . . .

“Matará al malo la maldad . . .”
Salmo 34:21a

“. . . el que peca contra mí, a sí mismo se daña . . .”
Proverbios 8:36a

“La integridad de los rectos los encamina, pero a los pecadores los destruye su propia maldad.”
Proverbios 11:3

“La maldad de los malos acabará con ellos pues se niegan a practicar la justicia.”
Proverbios 21:7

Es interesante que ellos mismos entendían que el mal que estaban experimentando, NO venía de Dios, era un mal que ellos mismos se habían causado por NO escuchar a su Dios.

“¿No será porque mi Dios no está en medio de mí que me han alcanzado estos males?”
Deuteronomio 31:17

Por eso, Pablo nos dice que la ira se revela o se manifiesta cuando Dios entrega a los hombres a lo que los hombres quieren hacer y están haciendo, a pesar del dolor que causa en el corazón de Dios, Dios respeta las decisiones de los hombres (recordemos la parábola del hijo pródigo) y NO fuerza su amor, ni su presencia, ni su vida sobre nadie, por eso, si Dios llama una y otra vez y el hombre no responde, Dios en su ira, puede permitir que el hombre siga haciendo lo que quiere, aunque su voluntad NO sea esa.

“mi pueblo no escuchó mi voz; Israel no me obedeció. Por eso los entregué a la dureza de su corazón, para que anduvieran en sus propias intrigas.”
Salmo 81:11 y 12

Dios llamó a Israel y no quiso oír la voz de su Dios, llamó a Israel y no quiso obedecer a su Dios, por tanto, cuando Dios NO fue recibido después de llamar a su Pueblo, Dios entregó a su pueblo para que anduviese en sus propias intrigas, en sus propios malos caminos sabiendo que esos caminos eran caminos de destrucción.

“Porque dos males ha hecho mi pueblo: me han abandonado a mí, fuente de aguas vivas, y han cavado para sí cisternas, cisternas agrietadas que no retienen el agua.”
Jeremías 2:12

“Oh SEÑOR, esperanza de Israel, todos los que te abandonan serán avergonzados. Los que se apartan de ti serán escritos en el polvo, porque abandonaron al SEÑOR, fuente de aguas vivas.”
Jeremías 17:13

“¡Ay de ellos! porque se apartaron de mí; destrucción vendrá sobre ellos, porque contra mí se rebelaron; yo los redimí, y ellos hablaron mentiras contra mí.”
Oseas 7:13

El profeta Jeremías expresa lo que Dios sentía cuando habla de lo que él mismo siente:

“Pero si no escucháis esto, mi alma sollozará en secreto por tal orgullo; mis ojos llorarán amargamente y se anegarán en lágrimas, porque ha sido hecho cautivo el rebaño del SEÑOR.”
Jeremías 13:17

El profeta Isaías nos dice que Dios es afligido cuando su Pueblo sufre:

“En todas sus angustias Él fue afligido, y el ángel de su presencia los salvó; en su amor y en su compasión los redimió, los levantó y los sostuvo todos los días de antaño.”
Isaías 63:9

Cuando Dios llamaba a su Pueblo y su Pueblo persistía en sus pecados y en sus malos caminos, al final, sufrían las consecuencias de sus pecados y maldades de las cuales Dios les estaba intentando advertir y librar.

“¡Convertíos, y apartaos de todas vuestras transgresiones para que la iniquidad no os sea causa de ruina!”
Ezequiel 18:30b

“Nadie hay que invoque tu nombre, que se despierte para apoyarse en ti; por lo cual escondiste de nosotros tu rostro, y nos dejaste marchitar en poder de nuestras maldades.”
Isaías 64:7

Todo pecado es un veneno que trae muerte (Ro. 6:23 / I Co. 15:56), toda maldad que hacemos nos afecta de una forma negativa tanto a nosotros como a los que sufren las consecuencias de nuestra maldad.

“Sino que cada uno es tentado cuando es llevado y seducido por su propia pasión. Después, cuando la pasión ha concebido, da a luz el pecado; y cuando el pecado es consumado, engendra la muerte.”
Santiago 1:14 y 15

Aunque el Pueblo de Israel fue rebelde a su Dios, el amor de Dios por Israel fue mayor que su rebeldía, por eso, Dios dijo:

“Mas tú, Señor, eres un Dios compasivo y lleno de piedad, lento para la ira y abundante en misericordia y fidelidad.”
Salmo 86:15

“Por un breve momento te abandoné, pero con gran compasión te recogeré. En un acceso de ira escondí mi rostro de ti por un momento, pero con misericordia eterna tendré compa-sión de ti - dice el SEÑOR tu Redentor.”
Isaías 54:7 y 8

“¿Cómo podré abandonarte, oh Efraín? ¿Te entregaré yo, Israel? ¿Cómo podré yo hacerte como Adma, o ponerte como a Zeboim? Mi corazón se conmueve dentro de mí, se inflama toda mi compasión.”
Oseas 11:8

 

PARTE 20

 

Esta es una parte de mi libro LA INOCENCIA DE DIOS, si quieres, puedes comprarlo en formato Kindle y en papel a través de AMAZON.

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.