MENTIRA 15: El corazón de un cristiano es perverso y engañoso.

¿Es el corazón de una persona que ha nacido de nuevo perverso y engañoso? ¿Somos nuevas criaturas con corazones perversos? La Biblia nos dice que al nacer de nuevo, TODAS LAS COSAS son hechas nuevas:

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí TODAS son hechas nuevas.”
II Corintios 5:17

Tenemos un nuevo corazón, un corazón de carne, un corazón que siente a Dios, un corazón limpio, Dios NO escribe su Ley en corazones perversos y engañosos, Dios nos da un nuevo corazón y escribe su Ley en él:

“Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.”
Jeremías 31:33

El Espíritu de Dios mora en nuestro corazón:

“Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre!”
Gálatas 4:6

El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones:

“el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.”
Romanos 5:5

Nuestro corazón ha sido purificado, ha sido limpiado.

“y ninguna distinción hizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones.”
Hechos 15:9

Un corazón perverso y engañoso es un corazón malo, es un corazón sin fe:

“Tened cuidado, hermanos, no sea que en alguno de vosotros haya un corazón malo de incredulidad, para apartarse del Dios vivo.”
Hebreos 3:12

Los que tienen un corazón malo son los que NO han creído, son los que NO tienen el amor de Dios en sus vidas y éstos producen malos frutos, pero los que hemos creído, tenemos un corazón bueno, un corazón lleno de fe y de amor, por tanto, damos frutos buenos.

“El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo que es bueno; y el hombre malo, del mal tesoro saca lo que es malo;”
Lucas 6:45

Los que afirman que el corazón del creyente es perverso y engañoso, están viviendo como si Jesús no hubiese derramado su sangre y no hubiese hecho un Nuevo Pacto mediante el cual recibimos un nuevo corazón y una nueva vida.

“Además, os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros; quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne.”
Ezequiel 36:26

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.