MENTIRA 9: El Diezmo trae Bendición

Muchos afirman que cuando damos el diezmo, Dios nos bendice, pero si eres una hija de Dios o un hijo de Dios, la bendición NO viene porque diezmas, la bendición viene porque Dios es tu Padre y te ama, repito: DIOS TE BENDICE PORQUE ÉL ES TU PADRE Y TE AMA.

Creo que cuando decimos que Dios nos da si nosotros le damos primero, estamos insultando a Dios, estamos diciendo que podemos comprar con nuestra obediencia su bendición. Un Padre bueno da cosas buenas a sus hijos y nuestro Padre Celestial NO es bueno, Él es MUY BUENO.

En el Nuevo Pacto Dios nos bendice SIN condiciones, Él nos ama primero, Él nos perdona primero, Él nos da primero, Él nos bendice primero . . . los que enseñan que el diezmo trae bendición deberían entender que el diezmo pertenece al Antiguo Pacto, gracias a Dios, nosotros estamos y vivimos bajo un mejor pacto establecido sobre mejores promesas (Heb. 8:6).

Algunos “valientes” afirman que si no damos el diezmo, Dios nos va a maldecir, gracias a Dios, Cristo Jesús nos redimió de TODA maldición de la Ley:

“Cristo nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho maldición por nosotros”
Gálatas 3:13

Con esto NO estoy diciendo que NO apoyemos a nuestras congregaciones, por favor, sigue bendiciendo a tu Iglesia, sigue dando de lo que tu Dios te da, pero lo que estás dando NO es el diezmo bíblico (establecido en la Ley de Moisés), en realidad, es (o debería ser) un ofrenda que surge de tu corazón agradecido porque Dios te ha prosperado. En el Nuevo Pacto NO damos por obligación, damos voluntariamente y damos porque hemos sido bendecidos y queremos compartir la bendición con nuestras hermanas y hermanos.

“Que cada uno dé como propuso en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al dador alegre.”
II Corintios 9:7

“En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado"
I Corintios 16:2

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.