La importancia de ser agradecidos

“Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.”
Romanos 1:20-21

En este versículo, vemos lo que puede suceder cuando no honramos, ni damos gracias a Dios: nos envanecemos en nuestros razonamientos y nuestro corazón es entenebrecido.

Si nos fijamos en las personas que no son agradecidas podemos observar que sus corazones están entenebrecidos.

Dos personas pueden pasar por la misma situación y una sale más fuerte en la fe y la otra sale dudando y con quejas ¿Por qué sucede esto? Porque la persona que sale fortalecida en su fe ha tenido un corazón lleno de gratitud hacia Dios a pesar de sus circunstancias, mientras que la persona que sale con quejas y dudas NO ha tenido un corazón agradecido.

Cuando una persona pasa por una situación difícil puede decir: “Esto No es justo, Dios tiene la culpa de lo que me pasa, fulanito de tal tiene la culpa”, sin embargo otra persona con un corazón agradecido vería las cosas positivas dentro de esa situación e incluso daría gracias por todo lo que viva y aprenda de esa dificultad en su vida.

Una de las primeras cosas que debe haber en nuestro corazón cuando nos acercamos a Dios es agradecimiento como podemos leer:

“Vengamos ante su presencia con acción de gracias; aclamémosle con salmos.”
Salmo 95:2

“Entrad por sus puertas con acción de gracias, y a sus atrios con alabanza. Dadle gracias, bendecid su nombre.”
Salmo 100:4

No entramos por sus Puertas con quejas, ni con amargura, entramos con acción de gracias, con un corazón agradecido y lleno de gratitud.

“Esto digo, pues, y afirmo juntamente con el Señor: que ya no andéis así como andan también los gentiles, en la vanidad de su mente, entenebrecidos en su entendimiento, excluidos de la vida de Dios por causa de la ignorancia que hay en ellos, por la dureza de su corazón . . .”
Efesios 4:17 y 18

Los gentiles andan en la vanidad de su mente y entenebrecidos en su entendimiento por causa de la ignorancia que hay en ellos, por la dureza de su corazón . . . y esta dureza de corazón se produce porque no hay gratitud en sus corazones.

“Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús.”
Filipenses 4:6 y 7

Cuando oramos y pedimos con acción de gracias, la paz de Dios guarda nuestras mentes y corazones, nuestro corazón no será oscurecido, nuestras mentes no se envanecerán, la paz de Dios será un muro protector alrededor de nuestro corazón y nuestra alma.

La palabra griega para “acción de gracias” es eucharistia cuya raíz es charis que significa “gracia”. Si hay en nuestro corazón eucharistia, seguiremos recibiendo de su charis. Dios obra en nuestras vidas cuando le honramos y le damos gracias en todas las situaciones que podamos experimentar.

“. . . dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para vosotros en Cristo Jesús.”
I Tesalonicenses 5:18

“. . . dando siempre gracias por todo, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a Dios, el Padre . . .”
Efesios 5:20

Todos los días deberíamos dar gracias a Dios por lo que Él nos ha dado. "Gracias Señor por tu amor . . . Gracias Señor por tu nueva misericordia . . . Gracias Señor por tu presencia . . . Gracias Señor por tu victoria . . . Gracias Señor por tu poder . . . Gracias por la sabiduría que me das en este día . . . Gracias por la fuerzas que has puesto en mí . . . Gracias por la dificultad que estoy atravesando porque saldré de ella fortalecido . . . Gracias . . . Gracias . . . . Gracias . . ."

¿Qué diríamos si alguien muere en nuestro lugar? ¿Qué diríamos si alguien derrota a nuestro mayor enemigo? ¿Qué diríamos si alguien nos da todo lo que necesitamos para vivir en poder y victoria? . . . ¿Qué diríamos? . . . "GRACIAS". El agradecimiento fortalece nuestra fe, nuestra fe es afirmada y fortalecida cuando decimos: "GRACIAS SEÑOR".

“Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis ESTAR FIRMES contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, ESTAR FIRMES. ESTAD, pues, FIRMES, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos . . .”
Efesios 6:10-18

Fijémonos que la palabra “lucha” aparece una sola vez, sin embargo la expresión “estar firmes” aparece tres veces. ¿Por qué se hace hoy en día tanto énfasis en la “lucha” y no se enfatiza el “estar firmes”? . . . Esto ha provocado un falso concepto de nuestra lucha, de la buena batalla de la fe (I Timoteo 6:12 / II Timoteo 4:7).

Ante los ataques del diablo nosotros tenemos que estar firmes, firmes en lo que el Señor ha hecho en y por nosotros, firmes en Su Palabra, firmes en Sus promesas, firmes en la fe y ¿cómo podemos estar firmes? Dándole gloria y dándole gracias . . .

Examinemos con el griego la palabra que en I Timoteo 6:12 y en II Timoteo 4:7 aparece traducida por “batalla”.

“Pelea la buena batalla (AGON) de la fe . . .”
I Timoteo 6:12a

“He peleado la buena batalla (AGON). . .”
II Timoteo 4:7

La palabra griega, como podemos ver entre paréntesis, es AGON, veamos otro versículo donde aparece dicha palabra y veamos su traducción.

“. . . corramos con paciencia la carrera (AGON) que tenemos por delante . . .”
Hebreos 12:1b

En Hebreos 12:1 podemos ver que la palabra AGON se traduce por “carrera”. Veamos otro versículo donde aparece la palabra AGON:

“. . . tuvimos el valor, confiados en nuestro Dios, de hablaros el evangelio de Dios en medio de mucha oposición (AGON).”
I Tesalonicenses 2:2

En el versículo anterior vemos que la palabra AGON se traduce por “oposición”.

Si miramos un diccionario griego comprobaremos que la palabra AGON tiene varios significados: reunión, asamblea, carrera, concurso, arena, lucha, oposición, conflicto, disputa.

Por tanto, en una carrera (AGON) hay una lucha (AGON) por mantener una buena posición, la buena posición que nosotros debemos mantener es nuestra posición de fe, esta es la buena batalla a la que se refería Pablo, en esto consiste nuestra lucha de Efesios 6, es decir, mantenernos firmes en la posición de fe, de autoridad y de poder que nos ha dado nuestro Señor Jesucristo.

Jesucristo derrotó al diablo, nos dio la victoria, nos dio el poder y la autoridad en Su Nombre . . . y ahora yo afirmo mi fe y confieso mi fe dándole gracias por todo lo que ÉL ha hecho.

“. . . pero a Dios gracias, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.”
I Corintios 15:57

¿Por qué debería dar gracias a Dios si todavía tengo que luchar con el diablo y conseguir la Victoria? . . . Damos gracias a Dios porque Su victoria es nuestra victoria, Pablo sabía muy bien que la victoria ha sido ganada por nuestro Señor Jesús, el diablo fue totalmente derrotado y su obra de salvación y redención es completa. Nosotros tenemos que estar firmes, dando gracias a Dios Padre por todo lo que ÉL nos ha dado por medio de Su Hijo amado Jesucristo.

“Pero GRACIAS a Dios, que en Cristo siempre nos lleva en triunfo, y que por medio de nosotros manifiesta en todo lugar la fragancia de su conocimiento.”
II Corintios 2:14

Antes de orar Pablo por los creyentes daba gracias a Dios por ellos, Pablo entendía la gran importancia de dar gracias a Dios.

“En primer lugar, doy GRACIAS a mi Dios por medio de Jesucristo por todos vosotros . . .”
Romanos 1:8

“Siempre doy GRACIAS a mi Dios por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús . . .”
I Corintios 1:4

“. . . no ceso de dar GRACIAS por vosotros, haciendo mención de vosotros en mis oraciones . . .”
Efesios 1:16

“Doy GRACIAS a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros . . .”
Filipenses 1:3

“Damos GRACIAS a Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, orando siempre por vosotros . . .”
Colosenses 1:3

“Siempre damos GRACIAS a Dios por todos vosotros, haciendo mención de vosotros en nuestras oraciones;
I Tesalonicenses 1:2

“Por esto también nosotros sin cesar damos GRACIAS a Dios . . .”
I Tesalonicenses 2:13a

“Pero nosotros siempre tenemos que dar GRACIAS a Dios por vosotros . . .”
II Tesalonicenses 2:13a

“Doy GRACIAS a Cristo Jesús nuestro Señor, que me ha fortalecido . . .”
I Timoteo 1:12a

“Exhorto, pues, ante todo que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de GRACIAS por todos los hombres . . .”
I Timoteo 2:1

“Doy GRACIAS a mi Dios siempre, haciendo mención de ti en mis oraciones . . .”
Filemón 1:4