Estudio de la Fe - Tercera Parte

La fe es lo que marca la diferencia entre un creyente y un incrédulo, la fe es lo que marca la diferencia entre un vencedor y un vencido, los hijos de Dios somos llamados “creyentes” porque creemos, porque tenemos fe, la incredulidad no es algo normal en la vida de los creyentes por eso debe ser rechazada, la duda no es algo normal en la vida de los creyentes por eso debe ser reprendida, los creyentes tenemos fe, la fe es lo normal en nuestras vidas.

El propio Jesús dijo a Tomás:

“. . . no seas incrédulo, sino creyente.”
Juan 20:29b

La Fe es importante porque:

  • Andamos por Fe. II Co. 5:7
  • Vivimos por Fe. Ro. 1:17 / Ga. 3:11 / He. 10:38
  • Somos salvos por Fe. Ef. 2:8
  • Predicamos la Palabra de Fe. Ro. 10:8
  • Tenemos el Espíritu de Fe. II Co. 4:13
  • Apagamos los dardos de fuego del maligno con el Escudo de la Fe. Ef. 6:16
  • Sin Fe es imposible agradar a Dios. He. 11:6

En este estudio vamos a examinar un versículo que nos muestra lo que es la fe.

“Respondiendo Jesús, les dijo: Tened fe en Dios.Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.”
Marcos 11:22-24

Otras versiones han traducido el versículo 24 de la siguiente manera:

“Por eso os digo: Creed que ya habéis recibido todo lo que estéis pidiendo en oración, y lo obtendréis.”
Biblia al Día

“Por eso les digo que todo lo que ustedes pidan en oración, crean que ya lo han conseguido, y lo recibirán.”
Dios Habla Hoy

"Por tanto os digo: todo cuanto pidáis en la oración, creed que ya lo recibisteis y se os concederá.”
Sagrada Biblia Ediciones EUNSA

"Por eso les digo que todas las cosas por las que oren y pidan, crean que ya las han recibido, y les serán concedidas.”
Nueva Biblia de los Hispanos

"Por esta razón os digo que todo por lo cual oráis y pedís, creed que lo habéis recibido, y os será hecho.”
Reina Valera 1989

“Por eso os digo que todas las cosas por las que oréis y pidáis, creed que ya las habéis recibido, y os serán concedidas.”
La Biblia de las Américas

“Por eso les digo: Crean que ya han recibido todo lo que estén pidiendo en oración, y lo obtendrán.”
Nueva Versión Internacional

“Por eso os digo: todo cuanto pidáis en la oración, creed que ya lo habéis recibido y lo obtendréis.”
Biblia de Jerusalén

“Por eso os digo: Todo lo que rogáis y pedís, creed que ya lo recibisteis y lo obtendréis.”
Cantera-Iglesias

Estas versiones han traducido este versículo de una forma más clara que la versión Reina Valera de 1960. En griego en este versículo aparecen los tres tiempos: pasado, presente y futuro. Usemos la Biblia de Jerusalén para ver los diferentes tiempos verbales.

Presente: “. . . todo cuanto pidáis en la oración . . .”

Pasado: “. . . creed que ya lo habéis recibido . . .”

Futuro: “. . . lo obtendréis.”

Cuando oramos (tiempo presente), en nuestro corazón debemos creer que ya lo hemos recibido (tiempo pasado) y lo obtendremos (tiempo futuro).

No debemos creer que recibiremos (futuro) lo que pedimos (presente), eso sería esperanza, debemos creer que YA lo hemos recibido (esto es fe).

Nuestro corazón mira al pasado, no mira el futuro. Nuestro corazón debe descansar creyendo que hemos recibido lo que pedimos aunque todavía no lo hayamos obtenido en el mundo físico.

Si tenemos fe, nuestro corazón descansa en el hecho de que ya lo hemos recibido (pasado) y nuestra alma descansa en el hecho de que obtendremos (futuro) lo que pedimos.

Como la fe es un proceso, debemos entender que existe un tiempo entre el momento en que creemos que lo hemos recibido y el momento en que lo obtenemos. De igual forma, cuando oramos debemos permitir que la Palabra penetre y se establezca en nuestros corazones para poder creer que ya hemos recibido lo que estamos pidiendo, esto muchas veces requiere algo de tiempo, cuando nuestra fe ha crecido y podemos creer que ya lo hemos recibido tenemos que esperar también para que podamos obtener la respuesta.

Mientras que esperamos que la respuesta venga a nuestras vidas vamos a recibir tres ataques diferentes:

“Esta es, pues, la parábola: La semilla es la palabra de Dios.Y los de junto al camino son los que oyen, y luego viene el diablo y quita de su corazón la palabra, para que no crean y se salven.Los de sobre la piedra son los que habiendo oído, reciben la palabra con gozo; pero éstos no tienen raíces; creen por algún tiempo, y en el tiempo de la prueba se apartan.La que cayó entre espinos, éstos son los que oyen, pero yéndose, son ahogados por los afanes y las riquezas y los placeres de la vida, y no llevan fruto.Mas la que cayó en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia.”
Lucas 8:11-15

En este pasaje encontramos los ataques que tendremos cuando caminamos por fe (II Co. 5:7):

Primer ataque: Presión espiritual

El diablo vendrá a robarnos la Palabra de Dios de nuestro corazón para que no creamos.

Segundo ataque: Persecución espiritual

Muchas veces creemos por algún tiempo, pero cuando viene la persecución no nos mantenemos firmes en la fe, si no nos mantenemos firmes es porque sólo creemos por un corto periodo de tiempo y si nosotros creemos por un periodo de tiempo la Palabra de Dios no podrá echar raíces en nuestro corazón.

Tercer ataque: Distracciones mundanas

Cuando empezamos a creer, cuando empezamos a ejercitar nuestra fe, lo primero que quiere hacer el diablo es robarnos la Palabra de Dios de nuestro corazón para que no creamos, si el diablo no puede robarnos la Palabra para que no creamos, probará con el segundo ataque que hemos visto para que sólo creamos por un corto periodo de tiempo, si este segundo ataque falla, el diablo probará con el tercer ataque, intentará que nuestra fe sea estéril, sin fruto.

Muchas personas cuando ejercitan fe se van a un extremo y cuando tienen una enfermedad la niegan, no debemos negar la existencia de la enfermedad en nuestras vidas, pero tenemos que negarle el derecho de que exista en nosotros.

Sigamos examinando el pasaje central del estudio:

“Respondiendo Jesús, les dijo: Tened fe en Dios.Porque de cierto os digo (lego) que cualquiera que dijere (epo) a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice (lego), lo que diga (epo) le será hecho. Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.”
Marcos 11:22-24

La palabra en griego “epo” nos habla de dar una orden. Por tanto este versículo nos dice que cualquiera que da una orden al monte sin dudar en su corazón lo que ordena le será hecho.

“¿Quién eres tú, oh gran monte? Delante de Zorobabel serás reducido a llanura . . .”
Zacarías 4:7a

“Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.”
Marcos 9:23

“Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.”
Marcos 16:17 y 18

Como dijimos en un principio la fe es muy importante y no puede faltar en nuestras vidas, Jesús sabía que la fe que tenemos es muy importante por eso oro por Pedro de la siguiente forma:

“. . . Yo he rogado por ti, que tu fe no falte . . .”
Lucas 22:32a