Estudio de la Fe - Primera Parte

  • Si queremos que las montañas se quiten de nuestro camino . . . necesitamos Fe.
  • Si queremos vivir en victoria . . . necesitamos Fe.
  • Si queremos recibir cualquier cosa del Señor . . . necesitamos Fe.
  • Si queremos ser salvos . . . necesitamos Fe.
  • Si queremos ser sanados . . . necesitamos Fe.
  • Si queremos agradar a Dios . . . necesitamos Fe.

La Fe es lo que marca la diferencia entre un vencido y un vencedor.

El capítulo que expresa de una forma clara y contundente la importancia de la Fe lo encontramos en el libro de Hebreos.

“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.”
Hebreos 11:1

La Fe NO es una fe ciega, es una Fe basada en Dios y en Su Palabra. La Fe es una certeza, es una convicción.

“Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba.”
Hebreos 1:8

La convicción y la certeza que Abraham tenía en su corazón hicieron que dejase su tierra y su familia y empezó a caminar sin saber a dónde iba.

Un día Abraham estaba sirviendo a ídolos y al día siguiente estaba sirviendo al Dios Vivo.

De igual forma, un día éramos siervos del pecado y al día siguiente cuando aceptamos a Yeshua servíamos al Dios vivo.

Dios le dio a Abraham una nueva dirección y un nuevo destino.

En este versículo podemos comprobar que la Fe bíblica es una Fe Obediente, es una Fe Activa, una Fe que obra.

“Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos.”
Hebreos 11:2

Por la fe los antiguos “alcanzaron buen testimonio”. La lista que encontramos en este capítulo no se debe a sus acciones, justicia, bondad . . . estos hombres y mujeres de Dios aparecen en este capítulo por la FE que tuvieron en Dios y en Su Palabra.

Si queremos alcanzar buen testimonio, si queremos que nuestros nombres aparezcan en la lista de Hebreos 11 . . . necesitamos tener Fe.

“Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios . . .”
Hebreos 11:3a

“Por la Fe entendemos . . .” La Fe nos permite entender que Dios es el Creador de todo.

Cuando leemos el relato bíblico de la Creación, por la Fe podemos entender que Dios es el Creador y que El hizo todo por Su Palabra (Sal. 33:9).

Por la Fe entendemos . . .

  • Que hemos sido creados por Dios.
  • Que Dios nos ha creado con un propósito.
  • Que las cosas que no se ven son más importantes que las cosas que se ven.

“. . . de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.”
Hebreos 11:3b

Lo que NO podemos ver con nuestros ojos físicos es mucho más importante que lo que SÍ podemos ver.

“. . . no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.”
II Corintios 4:18

Nuestros ojos no deben estar en el problema, en la enfermedad, en la necesidad . . . deben estar en las cosas que NO se ven, nuestros ojos deben estar en Dios y en Su Palabra.

“Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible.”
Hebreos 11:27

Moisés puso sus ojos en “El Invisible”, Moisés pudo ver con los ojos espirituales, los ojos de la Fe.

Nuestra mirada no debe estar en lo que vemos con nuestros ojos físicos, debe estar puesta en lo que vemos con los ojos de la Fe.

“Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella.”
Hebreos 11:4

Por la Fe Abel ofreció un sacrificio mejor que el de Caín y por haber ofrecido un sacrificio mejor fue declarado justo.

“Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad del Señor he adquirido varón. Después dio a luz a su hermano Abel. Y Abel fue pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra. Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda al Señor. Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró el Señor con agrado a Abel y a su ofrenda; pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante. Entonces el Señor dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante? Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.”
Génesis 4:1-7

Cuando leemos este texto con cuidado podemos notar que Caín y Abel sabían perfectamente lo que Dios esperaba de ellos.

Abel decidió acercarse a Dios de la forma que Dios había establecido, sin embargo, Caín decidió acercarse a Dios a su manera.

Abel dio a Dios lo que Dios demandaba.

El problema de Caín no fue que no diera nada a Dios, el problema fue que lo que le dio, Dios no lo estaba demandando.

Podemos observar que:

  • Caín creían EN Dios (ya que se acerca a El) PERO no creía A Dios.
  • Abel creía EN Dios y creía A Dios.

Muchas personas quieren ganarse el favor de Dios por medio de sacrificios que Dios NO demanda, a esta forma de pensar y de actuar se le llama “el Camino de Caín” en Judas 11.

Cuando la gente rechaza la única manera en la que nos podemos acercar a Dios, están siguiendo el “Camino de Caín”.

Si decimos tener Fe pero no hacemos la voluntad de Dios, realmente NO tenemos Fe porque la Fe bíblica es una Fe Obediente y acompañada de obras.

“Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma . . . Porque así como el cuerpo sin el espíritu está muerto, así también la fe sin las obras está muerta.”
Santiago 2:17 y 26

“Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella.”
Hebreos 11:4

Abel nos sigue hablando hoy en día de . . .

  • Que nos tenemos que acercar a Dios por la Fe.
  • Que debemos someternos a la Voluntad de Dios.
  • Que la justicia viene por la Fe.
  • Que después de que morimos todavía nuestras acciones siguen hablando ya sea para bien o para mal.

“Por la fe Enoc fue trasladado al cielo para que no viera muerte; Y NO FUE HALLADO PORQUE DIOS LO TRASLADO; porque antes de ser trasladado recibió testimonio de haber agradado a Dios.”
Hebreos 11:5

Debemos caminar con Dios por Fe. Enoc y Dios tenían una relación de amistad. Enoc pudo agradar a Dios porque tenía Fe.

“Y sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que El existe, y que es remunerador de los que le buscan.”
Hebreos 11:6

Nuestra Fe agrada a Dios. Cuando nos acercamos a Dios debemos tener en cuenta dos cosas:

  • Que Él existe, que Él es real.
  • Que Él es un Dios Galardonador, es decir, que da recompensas a los que le buscan.