Esperando en el Señor

En este estudio, aprenderemos todo lo que implica esperar en Dios estudiando las distintas palabras hebreas que encontramos en las Escrituras. Hay cuatro palabras hebreas que se han traducido por la palabra ESPERAR.


1. La primera palabra hebrea que veremos es QAVAH.

“. . . pero los que esperan (QAVAH) en el SEÑOR renovarán sus fuerzas; se remontarán con alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán.”
Isaías 40:31

“Ciertamente ninguno de los que esperan (QAVAH) en ti será avergonzado; sean avergonzados los que sin causa se rebelan.”
Salmo 25:3

“Porque los malhechores serán exterminados, mas los que esperan (QAVAH) en el SEÑOR poseerán la tierra.”
Salmo 37:20

“Bueno es el SEÑOR para los que en Él esperan (QAVAH), para el alma que le busca.”
Lamentaciones 3:25

QAVAH significa “mirar a Dios, unirse a Dios, estar atado o ligado a Él”. La palabra QAVAH tiene que ver con nuestro espíritu mirando a Dios y uniéndose a Él.

Cuando esperamos en Dios teniendo en cuenta está palabra recibimos los deseos de Dios, recibimos los pensamientos de Dios, recibimos la Palabra de Dios y llegamos a ser uno con el Señor. Por tanto, podríamos parafrasear el versículo 31 de Isaías 40 de la siguiente forma:

“. . . pero los que están unidos al Señor, renovarán sus fuerzas; se remontarán con alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán.”
Isaías 40:31

En este versículo encontramos un ciclo: volar (1), correr (2), caminar (3) y esperar (4) . . . cuando estamos unidos al Señor, el Espíritu Santo nos da alas para volar, en otras ocasiones el Espíritu de Dios nos hace correr, algunas veces nos hace caminar y en otras ocasiones nos hace descansar esperando en Él.

Cuando estamos unidos al Señor, su fuerza es nuestra fuerza, su poder es nuestro poder, su victoria es nuestra victoria, por eso podremos correr sin cansarnos y caminar sin agotarnos, porque estamos unidos al Señor.

Cuando estamos unidos al Señor podemos decir que “su poder se perfecciona en nuestra debilidad”.

Cuando estamos unidos al Señor recibimos su voluntad, sus planes y sus propósitos para nuestras vidas.


2. La segunda palabra hebrea es JAKAH.

“Ni nunca oyeron, ni oídos percibieron, ni ojo ha visto a Dios fuera de ti, que hiciese por el que en él espera (JAKAH).”
Isaías 64:4

Como todos sabemos, el apóstol Pablo cita este versículo, pero le da la connotación de la palabra original hebrea JAKAH.

“Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman.”
I Corintios 2:9

La palabra “esperar” en el versículo que hemos citado de Isaías aparece en I Corintios traducida por “amar”. ¿Qué nos muestra esto? Nos muestra que esperar en Dios es amar a Dios.

Esperar en Dios es venir a su presencia porque le amamos. Es pasar tiempo con El derramando nuestro corazón delante de Él.

Debemos recordar cual es el primer mandamiento:

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas.”

Antes de que el Señor nos pueda decir: ID Y PREDICAD EL EVANGELIO, el Señor nos dice: VEN Y SIGUEME . . . cuando le amamos, cuando venimos a Él y le seguimos, recibimos de su amor, de su gracia, de su poder y entonces EL nos dice: ID Y PREDICAD . . . pero ahora podemos ir y dar porque hemos recibido primeramente de ÉL estando con ÉL en Su Presencia.

“Y estableció a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar, y que tuviesen autoridad para sanar enfermedades y para echar fuera demonios . . .”
Marcos 3:14

Veamos otro versículo donde aparece la palabra JAKAH:

“¿Por qué se da luz al trabajado, Y vida a los de ánimo amargado, Que esperan (JAKAH) la muerte, y ella no llega, Aunque la buscan más que tesoros;”
Job 3:20 y 21

La Nueva Versión Internacional dice en el versículo 21:

Anhelan (JAKAH) éstos una muerte que no llega, aunque la buscan más que a tesoro escondido . . .”

Por tanto, la palabra JAKAH significa amar y anhelar. Esta palabra nos habla de nuestras emociones y actitudes.

Esta palabra implica esperar con un gran deseo interno. Hay un deseo profundo que surge de nuestro interior hacia Dios.

Con QAVAH nuestro espíritu se une al Señor, ahora con JAKAH nuestras almas también se involucran con nuestras emociones y anhelos.

Según el significado de la palabra JAKAH, esperamos en Dios cuando vamos a la presencia de Dios con alabanza y con adoración, esperamos en Dios cuando Él es lo más importante en nuestras vidas, cuando Él es el anhelo de nuestro corazón.

Esperar en Dios es amar a Dios.


3. La tercera palabra hebrea es YAJAL

“Porque en ti espero (YAJAL), oh SEÑOR; tú responderás, Señor, Dios mío.”
Salmo 38:15

“Oh Israel, espera (YAJAL) en el SEÑOR, porque en el SEÑOR hay misericordia, y en Él hay abundante redención . . .”
Salmo 130:7

Esta palabra nos habla de confianza. Esperar en Dios es confiar en Él, es tener nuestra confianza y nuestra esperanza en el Señor.

Cuando esperamos en Dios estamos reconociendo que NO confiamos en nosotros mismos, reconocemos que Dios es nuestro Creador y nosotros somos sus criaturas, estamos reconociendo que Dios es nuestro Padre y nosotros sus hijos, estamos reconociendo que dependemos de ÉL.

Cuando esperamos en Dios ponemos nuestra fe en Él y en Su Palabra.


4. La cuarta palabra hebrea es DUMIYAH

“En Dios solamente espera en silencio (DUMIYAH) mi alma; de Él viene mi salvación.”
Salmo 62:1

La Versión Reina Valera de 1960 dice:

“En Dios solamente está acallada mi alma; De él viene mi salvación.”

Esta palabra implica acallar, estar en reposo, esperar en silencio. Nuestra alma debe ser acallada muchas veces, debe esperar en silencio en el Señor.

“En verdad que me he comportado y he acallado mi alma, Como un niño destetado de su madre; Como un niño destetado está mi alma.”
Salmo 131:2

El intelecto, el razonamiento, los pensamientos, las dudas, las imaginaciones se producen en el alma . . . concretamente en nuestra mente. Muchas veces cuando estamos esperando en el Señor tendremos que hacer callar nuestra alma, tendremos que destetarla de todo alimento mundano: pensamientos de duda, de incredulidad, pensamientos pecaminosos . . . nuestra alma debe ser destetada, acallada . . . debe esperar en silencio delante del Señor.

Por tanto, ESPERAR EN EL SEÑOR teniendo en cuenta estas cuatro palabras hebreas implica:

- QAVAH: UNIÓN CON DIOS

- JAKAH: AMAR A DIOS

- YAJAL: CONFIAR EN DIOS

- DUMIYAH: REPOSO Y SILENCIO DELANTE DE ÉL

¿Por qué te abates, oh alma mía, Y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios (YAJAL); porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.
Salmo 42:11