¿De dónde compraremos Pan?

Yeshua dijo a Felipe cuando vio la multitud:

“Cuando alzó Yeshua los ojos, y vio que había venido a él gran multitud, dijo a Felipe: ¿De dónde compraremos pan para que coman éstos?”
Juan 6:5

Hoy en día cuando vemos el mundo podemos observar que hay:

  • mucha gente cansada (del trabajo, de la rutina, de la vida, etc.)
  • mucha gente hambrienta (acudiendo a sectas, adivinos, ocultismo, etc.)
  • mucha gente intentando llenar sus vidas (con drogas, alcohol, sexo, dinero, etc.)

Yeshua nos dice una vez más a cada uno de sus seguidores:

¿De dónde compraremos pan para que coman éstos?

Nosotros sabemos dónde comprar sin dinero el pan que el mundo tanto necesita. Debemos ir a Yeshua y El nos dará pan para nosotros y podremos compartirlo con los demás.

Es interesante que Yeshua dijo:

“Dadles vosotros de comer.”
Marcos 6:37

Nuestra misión es ir a Yeshua para que El nos dé pan y nosotros podamos compartirlo con un mundo cansado y hambriento.

Vamos a ver ahora donde NO debemos ir a comprar pan:

“Aconteció en los días que gobernaban los jueces, que hubo hambre en la tierra. Y un varón de Belén de Judá fue a morar en los campos de Moab, él y su mujer, y dos hijos suyos. El nombre de aquel varón era Elimelec, y el de su mujer, Noemí; y los nombres de sus hijos eran Mahlón y Quelión, efrateos de Belén de Judá. Llegaron, pues, a los campos de Moab, y se quedaron allí. Y murió Elimelec, marido de Noemí, y quedó ella con sus dos hijos . . .”
Rut 1:1-3

El hambre que había en la tierra era una consecuencia de la desobediencia y del pecado del pueblo de HaShem.

En Deuteronomio 28 tenemos las maldiciones que vendrían sobre el pueblo del Eterno por su desobediencia y una de ellas era la pobreza.

Con el hambre el Eterno estaba mostrando a su pueblo que algo andaba mal, que debían volverse a El.

Elimelec en vez de volverse a HaShem y confiar en El como su Sustentador y Proveedor, se va a un país extranjero en busca de pan, se va a los campos de Moab.

Elimelec, Noemí y sus dos hijos vivían en Belén. ¿Qué significa Belén? Belén significa “Casa del Pan” En estos momentos no había pan en Belén.

¿Qué encontró Elimelec en los campos de Moab? . . . La muerte, pero no solamente muere él, sigamos leyendo:

“Y murió Elimelec, marido de Noemí, y quedó ella con sus dos hijos, los cuales tomaron para sí mujeres moabitas; el nombre de una era Orfa, y el nombre de la otra, Rut; y habitaron allí unos diez años. Y murieron también los dos, Mahlón y Quelión, quedando así la mujer desamparada de sus dos hijos y de su marido.”
Rut 1:3-5

Noemí perdió a su marido y a sus dos hijos. Se fueron de la Casa del pan buscando pan y encontraron la muerte. Siempre habrá consecuencias negativas cuando decidimos seguir nuestros propios caminos.

“Entonces se levantó con sus nueras, y regresó de los campos de Moab; porque oyó en el campo de Moab que el Señor había visitado a su pueblo para darles pan.”
Rut 1:6

Noemí decidió regresar a la Casa del Pan porque HaShem había visitado a su pueblo para darles pan. Cuando HaShem nos visita El no viene con las manos vacías, El viene con las manos llenas de bendición. HaShem nos quiere visitar y nos quiere dar pan.

No necesitamos ir a un país extranjero en busca de pan, hay pan en la Casa del Pan, en el mundo no hay pan, en la religión no hay pan, en la filosofía no hay pan, en el ocultismo no hay pan, en la teología no hay pan, pero hay abundancia de pan en Yeshua, hay abundancia de pan en su presencia.

Mucha gente que ha intentado saciar su hambre en el mundo y en las cosas del mundo lo único que ha encontrado ha sido la muerte (drogas, alcohol, sectas, etc.).

Como todos sabemos Egipto representa el mundo y muchas veces queremos volver al mundo (Egipto) para llenar nuestras vidas y saciar nuestra sed, sin embargo HaShem es muy claro y El nos dice:

“¡Ay de los hijos que se apartan, dice el Señor, para tomar consejo, y no de mí; para cobijarse con cubierta, y no de mi espíritu, añadiendo pecado a pecado! Que se apartan para descender a Egipto, y no han preguntado de mi boca; para fortalecerse con la fuerza de Faraón, y poner su esperanza en la sombra de Egipto.”
Isaías 30:1 y 2

“¡Ay de los que descienden a Egipto por ayuda, y confían en caballos; y su esperanza ponen en carros, porque son muchos, y en jinetes, porque son valientes; y no miran al Santo de Israel, ni buscan al Señor!”
Isaías 31:1

Cuando leí los versículos anteriores el Eterno me mostró que cada vez que vamos a Egipto (el mundo) buscando pan estamos descendiendo espiritualmente.

“Ay de los que descienden a Egipto . . .”

Cuando el hijo prodigo se encontraba en un país lejano y pensaba en todo lo que había perdido dijo:

“Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!”
Lucas 15:17

¿De qué estamos hablando cuando hablamos del “pan”?

El pan representa provisión, sustento, bendición, salvación, sanidad, liberación, vida . . .

Hay abundancia de pan en la Casa de nuestro Padre Celestial. Hay salvación, sanidad, liberación, provisión, bendición, sustento, vida . . . en la presencia de HaShem.

¿Vamos a ir a Egipto (el mundo) en busca de pan? ¿Vamos a ir a un país lejano? . . . Debemos ir a la presencia de HaShem y pedir ese pan.

“El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.”
Mateo 6:11 y Lucas 11:3

Yeshua nos dijo que debemos pedir nuestro pan de cada día. Pablo también dijo que el Eterno da pan al que come, HaShem es nuestro Proveedor, El nos da pan si tenemos hambre y clamamos a El.

“Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia . . .”
II Corintios 9:10

Cuando clamamos a HaShem, El nos visita y nos da abundancia de pan, el Eterno sacia nuestras vidas y llena nuestros corazones.

“Les dijo también: ¿Quién de vosotros que tenga un amigo, va a él a medianoche y le dice: Amigo, préstame tres panes, porque un amigo mío ha venido a mí de viaje, y no tengo qué ponerle delante; y aquél, respondiendo desde adentro, le dice: No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis niños están conmigo en cama; no puedo levantarme, y dártelos? Os digo, que aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, sin embargo por su importunidad se levantará y le dará todo lo que necesite.”
Lucas 11:5-8

Hay gente viviendo en la medianoche de sus vidas, gente viviendo en la oscuridad, gente cansada del viaje de la vida, gente desesperada y hambrienta que, más tarde o más temprano, van a venir a nosotros pidiéndonos pan.

¿De dónde compraremos pan?

Clamemos a HaShem para que El nos dé abundancia de pan.

La voluntad del Eterno es que compartamos nuestro pan con el hambriento (Is. 58:7). Es interesante que el amigo le pide tres panes (Lc. 11:5). Estos tres panes pueden representar el pan de vida, Yeshua HaMashiaj, que trae salvación, liberación y sanidad a nuestras vidas.

¿Necesitamos pan? ¿Necesita pan algún amigo nuestro? ¿Conocemos a gente hambrienta?

Hay abundancia de pan en la Casa del Padre, en la Casa del Pan.

“El hace producir el heno para las bestias, Y la hierba para el servicio del hombre, Sacando el pan de la tierra, Y el vino que alegra el corazón del hombre, El aceite que hace brillar el rostro, Y el pan que sustenta la vida del hombre.”
Salmo 104:14 y 15

“Responderá el Señor, y dirá a su pueblo: He aquí yo os envío pan, mosto y aceite, y seréis saciados de ellos; y nunca más os pondré en oprobio entre las naciones.”
Joel 2:19