Caminando en Amor

“Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.”
I Corintios 13:13

Según el versículo que acabamos de leer, el amor es mayor que la fe y mayor que la esperanza.

El amor es mayor porque sin amor nuestra fe no puede obrar, no puede dar fruto.

“Porque en Yeshua HaMashiaj ni la circuncisión ni la incircuncisión significan nada, sino la fe que obra por amor.”
Gálatas 5:6

La fe obra por el amor. Podríamos decir que el amor activa la fe y hace que nuestras esperanzas se materialicen.

Si nuestra fe no produce fruto, nuestra fe es una fe muerta.

“Así también la fe por sí misma, si no tiene obras, está muerta . . . Pero, ¿estás dispuesto a admitir, oh hombre vano, que la fe sin obras es estéril? . . . Porque así como el cuerpo sin el espíritu está muerto, así también la fe sin las obras está muerta.”
Santiago 2:17, 20, 26

Si no caminamos en amor, nuestra fe no obrará, no habrá fruto, tendremos una fe estéril, una fe muerta.

“Porque en Yeshua HaMashiaj ni la circuncisión ni la incircuncisión significan nada, sino la fe que obra por amor.”
Gálatas 5:6

La Biblia dice en I Corintios 13 que:

- Si hablamos en lenguas y no tenemos amor somos como “metal que resuena, o címbalo que retiñe”.

- Si profetizamos y tenemos mucha fe, pero no tenemos amor “no somos nada”.

- Si hacemos buenas obras (repartir bienes, martirio) y no tenemos amor “de nada nos sirve”.

En Juan 13:35 podemos leer:

“En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si os tenéis amor los unos a los otros.”

El mundo NO conocerá que somos los discípulos de Yeshua . . .

. . . por lo que hacemos

. . . por lo que creemos

. . . por lo que decimos

. . . por ir a la Iglesia

El mundo conocerá que somos verdaderos discípulos de Yeshua porque nos tenemos amor los unos a los otros.

El amor es una señal de que somos los discípulos de Yeshua y de que hemos pasado de muerte a vida.

“Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida porque amamos a los hermanos. El que no ama permanece en muerte.”
I Juan 3:14

“Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.”
I Juan 4:7

El amor a los hermanos es una señal de que hemos nacido de nuevo, de que hemos pasado de muerte a vida y de que conocemos realmente a Dios. El que no ama a su hermano permanece en muerte porque no ha nacido de nuevo.

Yeshua nos dio un nuevo mandamiento:

“Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a los otros; que como yo os he amado, así también os améis los unos a los otros.”
Juan 13:34

Cuando cumplimos este nuevo mandamiento, cumplimos toda la Ley. Esto lo podemos ver en Gálatas 5:14, veamos:

“Porque toda la ley en una palabra se cumple en el precepto: AMARAS A TU PROJIMO COMO A TI MISMO.”

“No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama a su prójimo, ha cumplido la ley. Porque esto: NO COMETERAS ADULTERIO, NO MATARAS, NO HURTARAS, NO CODICIARAS, y cualquier otro mandamiento, en estas palabras se resume: AMARAS A TU PROJIMO COMO A TI MISMO. El amor no hace mal al prójimo; por tanto, el amor es el cumplimiento de la ley.”

Evidentemente si amamos a nuestro prójimo:

- NO le vamos a robar

- NO le vamos a matar

- NO le vamos a mentir

- NO le vamos a hacer ningún mal

Por eso la Biblia dice que el que ama a su prójimo ha cumplido la Ley. Cuando caminamos en amor, estamos cumpliendo la Ley.

¿Es posible amar a nuestros enemigos? La respuesta es que SÍ porque cuando Dios nos dice que hagamos algo, ÉL nos capacita para llevarlo a cabo.

“. . . el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado.”
Romanos 5:5

El amor de Dios que ha sido derramado sobre nuestros corazones nos capacita para poder amar a todos.

Debemos permitir que el amor de Dios controle y guíe nuestras vidas.

“Porque el amor del Mesías nos constriñe . . .”
II Corintios 5:14a (Versión Reina Valera 1969)

Otras versiones dicen así:

“Porque el amor del Mesías nos impulsa . . .”

“El amor del Mesías domina nuestras vidas . . .”

Debemos orar que su amor nos impulse, nos domine, nos controle, nos constriña . . . el espíritu que Dios nos ha dado no es de temor ni de cobardía, es un espíritu de amor.

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.”
II Timoteo 1:7

Cuando caminamos en amor, estamos caminando en luz, Si queremos caminar en luz tenemos que caminar en amor.

“El que dice que está en la luz, y aborrece a su hermano, está aún en tinieblas. El que ama a su hermano, permanece en la luz y no hay causa de tropiezo en él.”
I Juan 2:9 y 10

Si no caminamos en amor, estamos caminando en tinieblas y si caminamos en tinieblas, más tarde o más temprano, vamos a tropezar y caer. Si caminamos en amor seremos librados de muchas aflicciones.

Nuestro amor puedo crecer, puede madurar porque el amor es un fruto del Espíritu.

“Mas el fruto del Espíritu es amor . . .”
Gálatas 5:22a

Si queremos crecer en amor debemos estar conectados a la Vid, debemos estar conectados a Yeshua. El amor a nuestro prójimo es el fruto de nuestro amor a Dios, por eso la Biblia nos dice que si no amamos a nuestro prójimo, no amamos a Dios. El amor a Dios se refleja en el amor que mostramos a los demás.

“Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano.”
I Juan 4:20 y 21

Si pasamos buenos tiempos con Dios, si moramos en su presencia, es muy muy muy difícil albergar odio en nuestro corazón, Dios es un Dios de amor y cuando pasamos tiempo con Dios, él nos llena con su amor, somos transformados a su imagen, comenzamos a ver a nuestro prójimo con los ojos de Dios, ojos llenos de amor. Si tenemos problemas amando a nuestro prójimo es porque NO hemos entendido ni experimentado su gran amor. No podemos dar de lo que no hemos recibido.

En la Biblia podemos ver que quien se mete con el Pueblo de Dios, se está metiendo con Dios (Zac. 2:8), que quien persigue al Pueblo de Dios, está persiguiendo a Dios (Hch. 9:4), que quien ama y bendice al Pueblo de Dios, está amando y bendiciendo a Dios (Mt. 25:35-40).

Andar en amor es andar en luz, es andar en fe, es andar en bendición, es andar en salud, es andar en paz, es andar en victoria.

“. . . andad en amor, así como también el Mesías os amó y se dio a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios, como fragante aroma.”
Efesios 5:2

“El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará.”
I Corintios 13:4-8

“Procurad, pues, los dones mejores. Mas yo os muestro un camino aun más excelente.”
I Corintios 12:31