El Poder de la Gracia

La mayoría de las veces relacionamos la Gracia de Dios con la salvación, pero la Gracia de Dios abarca mucho más, abarca lo que somos, lo que tenemos y lo que podemos hacer, abarca nuestro pasado, presente y nuestro futuro.

La Gracia de Dios debería ser una experiencia continua en nuestras vidas.

Todos sabemos que la gracia es un favor inmerecido, es lo que motiva a Dios a darnos todo lo que Él nos ha dado, nos da y nos dará, la Gracia de Dios es lo que marca la diferencia, es lo que necesitamos urgentemente. Dios ha manifestado su gracia en este mundo porque Él ama a todos los hombres, la gracia es lo que Dios hace por nosotros sin merecerlo porque Él nos ha amado y nos ama.

SOMOS SALVOS POR LA GRACIA DE DIOS

“Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios . . .”
Efesios 2:8

La salvación es un regalo que Dios nos ha dado en Su Gracia. NO merecíamos la salvación, pero la Biblia dice que “cuando el pecado abundó, sobreabundó la Gracia” en Romanos 5:20, también podemos leer en Romano 5:8 que “Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.”. Siendo egoístas, idolatras, mentirosos, ladrones . . . Yeshua nos amó y murió por nosotros.

No somos salvos por pertenecer a una determinada Iglesia y/o Denominación, no somos salvos por las obras buenas que hacemos, somos salvos por la maravillosa Gracia de Dios.

SOMOS LO QUE SOMOS POR LA GRACIA DE DIOS

“Pero por la gracia de Dios soy lo que soy, y su gracia para conmigo no resultó vana; antes bien he trabajado mucho más que todos ellos, aunque no yo, sino la gracia de Dios en mí.”
I Corintios 15:10

Pablo era lo que era NO por haber estudiado teología, ni por su gran elocuencia, ni por esfuerzo . . . Pablo dijo: Soy lo que soy POR LA GRACIA DE DIOS. Pablo era lo que era por lo que Dios había hecho y estaba haciendo en su vida. Pablo entendía la importancia y el poder de la Gracia.

Debemos entender que somos lo que somos por la Gracia de Dios.

En el versículo que he citado de Corintios hemos leído que:

  • La Gracia produce fruto
  • La Gracia obra
  • La Gracia es poderosa para traer cambios en nuestras vidas

La Gracia de Dios en nuestra vida NO es en vano, por eso, cuando su gracia es derramada y experimentada en nosotros, podemos disfrutar de su salvación, liberación, sanidad, provisión, paz, gozo, poder . . . .

Volvamos a leer el versículo I Corintios:

“Pero por la gracia de Dios soy lo que soy, y su gracia para conmigo no resultó vana; antes bien he trabajado mucho más que todos ellos, aunque no yo, sino la gracia de Dios en mí.”

La Gracia de Dios hizo que Pablo trabajara más que todos. La Gracia no es algo pasivo, es algo activo, algo poderoso, algo que transforma nuestras vidas.

Muchas veces queremos vivir con nuestras propias fuerzas y nos proponemos muchas cosas, Pablo no era lo que era por lo que se propuso, era lo que era porque la Gracia de Dios había obrado en su vida. Necesitamos que su gracia sea derramada en nosotros para poder ser transformados y poder llevar a cabo la voluntad de Dios. Debemos recordar que sin ÉL nada podemos hacer. Si entendemos nuestra posición delante de Él, entonces Él derramará de su gracia en nuestras vidas porque . . .

“. . . Dios da GRACIA a los humildes”
Pr. 3:·4 / Stg. 4:6 / I P. 5:5

Dios le dijo a Pablo en una situación difícil “Bástate mi gracia” (II Co. 12:9), la Gracia de Dios fortaleció a Pablo en medio de la prueba, necesitamos la Gracia de Dios. “Tu Gracia es suficiente para mí”.

En II Corintios 9:8 leemos:

Poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros TODA GRACIA . . .

Necesitamos TODA GRACIA, Gracia para vivir, para trabajar, para ser la persona que Dios quiere que seamos, para hacer la voluntad de Dios etc etc etc Necesitamos su Gracia en cualquier tipo de situación.

TENEMOS LO QUE TENEMOS POR LA GRACIA DE DIOS

“de gracia recibisteis, dad de gracia.”
Mateo 10:8

De Gracia hemos recibido lo que tenemos, no hay nada que no hayamos recibido por la Gracia, el amor y la misericordia de Dios . . .

“¿Qué tienes que no recibiste? Y si lo recibiste, ¿por qué te jactas como si no lo hubieras recibido?”
I Corintios 4:7

Dios nos da todo de Gracia y todo lo que nos da no es para que sintamos escalofríos, es para que podamos compartirlo con los demás. Pedro dijo:

“No tengo plata ni oro, mas lo que tengo, te doy . . .”
Hechos 3:6a

Pedro tenía el poder, la autoridad, la unción . . . y pudo impartir lo que tenía a otras personas en necesidad. No fue el poder de Pedro lo que levantó al hombre, fue el poder y la bondad de Dios. Pedro había recibido el poder para sanar por la Gracia de Dios.

“Varones israelitas, ¿por qué os maravilláis de esto, o por qué nos miráis así, como si por nuestro propio poder o piedad le hubiéramos hecho andar?”
Hechos 3:12

Para finalizar me gustaría decir que una persona llena de gracia, es una persona llena de poder . . .

“Con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia había sobre todos ellos.”
Hechos 4:33

“Y Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y señales entre el pueblo.”
Hechos 6:8