No todo lo que dijo, lo dijo para nosotros

En este pequeño estudio voy a estar hablando de algo MUY importante: una gran parte de las palabras de Jesús NO son aplicables a nuestras vidas y una gran parte de sus Palabras NO se pueden guardar.

Cuando Jesús enseñó, él enseñó la Ley de Moisés y no solamente la enseñó, sino que también la “amplificó”, Jesús ministró bajo el Antiguo Pacto, tú me puedes preguntar: “Juan ¿por qué Jesús enseñó la Ley de Moisés?” Pues porque la Ley fue dada para mostrarnos que somos pecadores, la Ley fue dada para mostrarnos que NO somos justos, la Ley fue dada para llevarnos al único que nos puede dar la salvación, el perdón y una nueva vida: JESÚS.

“De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe.”
Gálatas 3:24

Ten en cuenta que Jesús vivió en una época en la que los fariseos creían que guardaban la Ley de Moisés, Jesús tuvo que venir para mostrarles que NO era verdad, Jesús les mostró que necesitaban la gracia, la misericordia y el perdón de Dios.

¿Guardamos o no guardamos las palabras se Jesús? ¿Sí o No? . . . Veamos:

“Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.”
Mateo 5:28 y 29

Si tú crees que debemos llevar a cabo todo lo que Jesús dijo, déjame preguntarte algo: ¿Dónde están los mancos y los tuertos en nuestras congregaciones? Yo todavía no he visto ninguno, por tanto, nadie guarda estas palabras.

“Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el Sanedrín; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego.”
Mateo 5:22

¿Nos hemos enojado alguna vez contra algún hermano? Si es así, según Jesús, somos culpables de juicio ¿Hemos llamado “necio” a nuestro hermano? ¿Le hemos llamado “tonto”? ¿Le hemos llamado “estúpido”? Entonces, según las palabras de Jesús, somos culpables y merecemos ser arrojados al fuego del infierno.

“Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.”
Mateo 5:23 y 24

Ahora Jesús lo pone MUCHO más difícil: ¿Tiene alguien algo contra nosotros? Fijémonos que NO dice: “¿Tienes tú algo contra tu hermano?”, Jesús dice que si tu hermano tiene algo contra ti, entonces NO podemos presentarnos delante de Dios, es decir, nuestra relación con Dios NO depende de nosotros, depende de las personas que tienen algo contra nosotros y si esas personas quieren o no quieren reconciliarse con nosotros.

“Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.”
Mateo 5:48

¿Alguien cree que podrá conseguir la perfección? ¿Alguien cree que podrá ser perfecto algún día? Esto lo dijo a personas que vivían según las Leyes del Antiguo Pacto, ¿Alguien cree que el hombre puede guardar la Ley de una forma perfecta para poder así ser perfecto? . . . además ¿Cómo podemos ser perfectos?

“Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.”
Mateo 19:21

¿Crees que para ser perfecto debemos vender lo que tenemos? ¿Crees que repartiendo lo que tenemos a los pobres tendremos tesoros en el cielo? Esto es lo que enseñó Jesús, pero ¿se aplica a nuestras vidas?

“si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. Le dijo: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio. Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”
Mateo 19:17-19

Según Jesús ¿Qué tenemos que hacer para tener vida eterna? Si guardamos los mandamientos que enumera Jesús ¿tenemos la vida eterna? Y si alguien nos pregunta ¿debemos responder con estas palabras? ¿Debemos enseñar que guardando los mandamientos de la Ley de Moisés tenemos la vida eterna?

Repito la pregunta:

¿Guardamos o no guardamos las palabras se Jesús? ¿Se aplican o no se aplican sus palabras?

Ahora creo que puedes entender un poco más la afirmación que hice en el principio: una gran parte de las palabras de Jesús NO se pueden guardar.

Con todas las palabras de Jesús que he citado, él estaba mostrando el nivel de justicia y de santidad que se requería en la Ley de Moisés, nivel que NADIE pudo NI podrá alcanzar con su obediencia y obras, de hecho, Jesús dijo:

“No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.”
Mateo 5:17-20

Jesús nos dice claramente que el que enseña y cumple los mandamientos será llamado “grande” en el Reino de los Cielos, por tanto, NADIE será llamado “grande” porque nadie los puede cumplir. Solamente Él pudo obedecer y guardar toda la Ley, por eso, SÓLO JESÚS ES GRANDE.

Jesús predicó la Ley de Moisés y no solamente eso, la llevó a un extremo que absolutamente NADIE podía obedecerla ni guardarla, los fariseos eran impresionantes a los ojos de los hombres guardando la Ley de Moisés, estuvieron dispuestos a morir por la Ley de Moisés y fíjate lo que Jesús dice de ellos:

“Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, NO entraréis en el reino de los cielos.”
Mateo 5:20

La justicia de los escribas (los sabios del Pueblo) y los fariseos (los religiosos del Pueblo) NO eran suficientes para entrar en el Reino de los Cielos, me imagino a la gente humilde diciendo: “Bueno si estos que estudian tanto la Torá, si estos que oran tanto, si estos que guardan el Shabat, si estos que buscan la santidad NO entran en el Reino, entonces ¿qué esperanza hay para nosotros que NO oramos como ellos, que NO obedecemos como ellos, que NO estamos buscando la santidad?”, Jesús estaba enseñando que “ninguno puede entrar en el Reino de los Cielos”. Este fue el mensaje principal de Jesús, de hecho, en una ocasión sus discípulos le preguntan:

“Sus discípulos, oyendo esto, se asombraron en gran manera, diciendo: ¿Quién, pues, podrá ser salvo? Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible.”
Mateo 19:25 y 26

Es imposible que un hombre pueda ser salvo por su propio esfuerzo, por sus sacrificios, por sus buenas obras y por su mucha obediencia a la Ley, repito, es IMPOSIBLE, pero, y aquí viene la buena noticia (el evangelio), Jesús lo hizo posible porque para Dios TODO ES POSIBLE. Ahora a través de Jesús, podemos entrar en el Reino de los Cielos, podemos formar parte del Pueblo de Dios, podemos ser sus hijos amados, hemos sido aceptados en El, justificados por ÉL y santificados ¡Bendito sea ÉL y bendito sea Su Nombre!

“Pues lo que la ley no pudo hacer (la ley nos mostraba nuestra condición, era un espejo que nos mostraba nuestras manchas, pero no nos pudo justificar ni santificar), ya que era débil por causa de la carne (la carne era débil ante la perfecta ley de Moisés, el hombre nunca fue lo suficientemente fuerte para poder llevar el peso de la ley y los mandamientos), Dios lo hizo (Dios hizo posible lo que la Ley NO pudo hacer): enviando a su propio Hijo en semejanza de carne de pecado (Emanuel, Dios se hizo hombre) y como ofrenda por el pecado (fue el sacrificio perfecto ante Dios por nuestros pecados), condenó al pecado en la carne (Dios condenó lo que nos condenaba tomando sobre sí mismo nuestros pecados y rebeliones) . . .”
Romanos 8:3

Yo siempre había creído que todas las palabras de Jesús pertenecían al Nuevo Pacto y eran para que nosotros, los creyentes, pudiéramos aplicarlas, pero estaba TOTALMENTE equivocado. Por ejemplo, en ocasiones, Jesús se dirigió a la gente del pueblo, ¿crees que las palabras que les dijo a esa gente, se aplican a tu vida ahora que tú eres su hijo amado?, en otras ocasiones, Jesús habló a los fariseos, ¿crees que lo que Jesús dijo a los fariseos te lo diría a ti? ¿Crees que lo que dijo a ellos lo tienes tú que llevar a cabo? Por supuesto que no. Jesús también habló con sacerdotes (saduceos), ¿Crees que las palabras que les habló a ellos te las diría a ti? ¿Crees que las palabras que iban para ellos tienes tú que aceptarlas como si fuesen también para ti? Por supuesto que NO. Jesús habló con el diablo, ¿Crees que las palabras que le habló al diablo te las diría a ti? Por supuesto que NO. Debemos entender que en muchas ocasiones, Jesús hablaba a una persona determinada y sus palabras tenían una finalidad y un contexto, cuando alguien afirma que TODO lo que Jesús habló se aplica a nuestras vidas, NO sabe lo que dice y si alguien insiste, le podemos demostrar que NO tiene razón con todas las palabras que ya he citado de Jesús en este estudio. También he dicho que muchas afirmaciones de Jesús tuvieron su momento, pero AHORA NO son aplicables:

“Y respondiendo El, dijo: No he sido enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.”
Mateo 15:24

“No vayáis por el camino de los gentiles, y no entréis en ninguna ciudad de los samaritanos.”
Mateo 10:5

Jesús dice a sus discípulos que Él ha sido enviado a las ovejas perdidas de la casa de Israel, por eso, también les dice que no vayan por el camino de los gentiles, pero ¿esto lo dijo para nosotros? ¡NO!, a nosotros nos dice: ID POR TODO EL MUNDO Y COMPARTE EL EVANGELIO CON TODA CRIATURA (JUDÍO Y GENTIL).

“Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.”
Marcos 16:15

Es impresionante la confusión existente en la vida de tantos creyentes, en muchas ocasiones citan las palabras de Jesús sin tener en cuenta todo lo que acabamos de ver en este estudio. Muchas personas corruptas y el propio diablo se están aprovechando de esta ignorancia . . .

Por tanto, cuando Jesús habla:

  • En ocasiones se dirige a personas concretas, por tanto, sus palabras no las dijo ni para ti, ni para mí.
  • En otras ocasiones se dirige a los fariseos, saduceos, sacerdotes y escribas para mostrarles que TODOS eran pecadores, por tanto, esas palabras no las dijo ni para ti, ni para mí.

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones
Cookies make it easier for us to provide you with our services. With the usage of our services you permit us to use cookies.