La Genealogía de Mateo y la de Lucas

El libro de Mateo empieza con una genealogía de Yeshua, comienza de una forma muy judía, el capítulo 5 del libro de Génesis empieza de la misma forma.

En el libro de Mateo encontramos la genealogía por la línea de José, aunque podemos ver que Yeshua es Hijo de Abraham e Hijo de David, esta genealogía nos muestra que si José hubiese sido el padre biológico de Yeshua, Yeshua NO podría haber sido el Mesías. Por tanto, la genealogía que legitima a Yeshua como Rey de Israel y como Mesías, se encuentra en el evangelio de Lucas. Mateo escribe esta genealogía para demostrar que José NO era el padre de Yeshua y que su derecho al trono de David le viene por parte de su madre, María.

Esta genealogía no era, ni es válida para un judío por 3 razones importantes (especialmente la tercera):

1.Porque la genealogía NO está completa.

2.Porque menciona a 4 mujeres: Tamar, Rahab, Rut, la mujer de Urías (Betsabé).

3.Porque menciona a Jeconías y existe una maldición sobre la descendencia de Jeconías (también llamado “Conías” y “Joaquín”).

“Así ha dicho EL SEÑOR: Escribid lo que sucederá a este hombre privado de descendencia, hombre a quien nada próspero sucederá en todos los días de su vida; porque ninguno de su descendencia logrará sentarse sobre el trono de David, ni reinar sobre Judá.”
Jeremías 22:30

Por tanto, si Yeshua hubiese sido el hijo biológico de José, NO podría haber sido el Rey de Israel, pero José NO era el padre biológico de Yeshua, en la sangre de Yeshua NO había ni una gota de la sangre de Jeconías, por tanto, la maldición de la descendencia de Jeconías NO se podía aplicar a Yeshua.

Sin embargo, la genealogía de Lucas está completa, no menciona a mujeres, no aparece Jeconías y nos muestra que Yeshua es descendiente del rey David dándole el derecho al Trono (Lc. 3:23-38).

"Yo he hecho un pacto con mi escogido, he jurado a DAVID mi siervo: Estableceré tu descendencia para siempre, y edificaré tu trono por todas las generaciones . . . Una vez he jurado por mi santidad; no mentiré a DAVID. Su descendencia será para siempre, y su trono como el sol delante de mí. Será establecido para siempre como la luna, fiel testigo en el cielo."
Salmos 89:3, 4, 35-37

Como Mateo nos quiere mostrar que Yeshua NO es hijo de José, lo primero que relata después de su genealogía es el nacimiento virginal de Yeshua (Mt. 1:18), dicho nacimiento era necesario para librarse de la maldición de Jeconías. Mateo para dejar claro que José No era el Padre biológico de Yeshua al final de la genealogía escribe:

“Azor engendró a Sadoc, Sadoc a Aquim, y Aquim a Eliud. Eliud engendró a Eleazar, Eleazar a Matán, y Matán a Jacob; Jacob engendró a José, el marido de María, de la cual nació Yeshua, llamado el Cristo.”
Mateo 1:16

Como hemos leído, Mateo no sigue la estructura de “engendró a” cuando llega a José, de esta manera, se enfatiza que Yeshua nació de María, pero NO fue engendrado por José (Mt. 1:18).

Cuando leemos la genealogía que aparece en Lucas vemos que también se menciona a José, sin embargo, esto era algo que se hacía cuando se ponía el árbol genealógico de una mujer, el nombre de la mujer se sustituía por el nombre de su marido, por eso, aparentemente, las dos genealogías pertenecen a José, sin embargo, la genealogía de Lucas pertenece a la de su esposa María, además cuando un padre no tenía hijos varones, adoptaba como hijo suyo a su yerno con la condición que se su hija se casará con un varón de su misma tribu, esto es lo que sucedió también en el caso de José y María, los dos eran de la misma tribu, de la tribu de Judá, por eso Lucas afirma que “José era hijo de Elí” (Lc. 3:23) refiriéndose al padre de su esposa María. En el evangelio de Mateo podemos ver claramente que el padre biológico de José se llamaba Jacob:

“y Jacob engendró a José, marido de María, de la cual nació Jesús, llamado el Cristo.”
Mateo 1:16

Un dato muy significativo para poder saber que la genealogía de Lucas pertenece a la de María lo encontramos cuando acudimos al griego, todos los antepasados de María vienen con el artículo “EL”, en griego tenemos: “hijo de el Elí, hijo de el Matat, hijo de el Leví, hijo de el Melqui, hijo de el Jana, hijo de el José, hijo de el Matatías, hijo de el Amós, hijo de el Nahum, hijo de el Esli, hijo de el Nagai . . .”, pero cuando llega a José, dicho artículo (el) desaparece, si esta genealogía hubiese pertenecido a José, el artículo no habría desaparecido.

Para finalizar este punto, debemos recordar que Yeshua NO recibió su humanidad de su padre, la recibió de su madre, por tanto, aunque la identidad tribal procedía del padre, como Yeshua NO tuvo un padre humano, la tuvo que recibir de su madre, de la que recibió también su parte humana, esto puede sonar raro, pero también un nacimiento virginal suena raro y se produjo, con Yeshua las cosas establecidas pueden cambiar.

Yeshua pudo ser el Rey de Israel porque era descendiente del rey David por la línea de su madre (la simiente de la mujer – Gn. 3:15), pero no solamente eso, Él pudo ser Rey de Israel por decreto divino.

El decreto fue promulgado por medio de un ángel como podemos observar:

“. . . el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre YESHUA. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.”
Lucas 1:30-33

“José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre YESHUA, porque él salvará a su pueblo de sus pecados. Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo: He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.”
Mateo 1:20-23