¡Dios está por las Mujeres!

¿Hubo alguna mujer que se puso a dirigir al Pueblo de Israel en el Antiguo Testamento? Sí, Miriam, la hermana de Moisés, fue enviada para ser una de las que estaba al frente con Moisés y Aarón (véase Miqueas 6:4), también Débora, la profetisa, fue juez en Israel - Jueces 4:4 y 5. Si esto pudo pasar en el Antiguo Testamento, con mucho más motivo en el Nuevo.

¿Quién fue la primera persona que anunció el nombre de Jesús a una ciudad gentil? Una mujer samaritana – Juan 4:28, 29 y 39

¿Quiénes estuvieron al lado de Jesús en la Cruz?  Muchas mujeres que habían seguido y servido a Jesús (Mt. 27:55), entre estas mujeres se destacan tres: la madre de Jesús, María Magdalena y Salomé (Mt. 27:56; Mc. 15:40; Jn. 19:25), de todos los discípulos de Jesús, solamente había uno: Juan. Los demás discípulos, varones esforzados y valientes, habían huido (Mt. 26:56).

¿Quién fue la primera persona que anunció la resurrección de Jesús a los discípulos por mandato del propio Jesús? Una mujer: María Magdalena – Juan 20:17 y 18

¿Pueden las mujeres profetizar? Miriam, la hermana de Moisés (Ex. 15:20), Hulda (II R. 22:14), la mujer del profeta Isaías (Is. 8:3), Ana, hija de Fanuel (Lc. 2:36), las cuatro hijas de Felipe el Evangelista (Hch. 21:9).

¿Quiénes eran los colaboradores de Pablo en Éfeso? Priscila y su marido, Aquila. Pablo llama a Priscila y a su marido “mis colaboradores en Cristo” (Ro. 6:3). Priscila y Aquila tuvieron que enseñar a Apolos acerca del Nuevo Pacto (Hch. 18:26). Es curioso que Priscila siempre se menciona primero y después su marido ja ja ja

¿Hubo alguna mujer “enviada por Dios” – Apóstol? SÍ, Junia, esta mujer y Andrónico eran “destacados entre los apóstoles” (Ro. 16:7). En algunas versiones, los traductores le han añadido la letra “S” al nombre de Junia para ocultar su verdadera identidad: ¡Una mujer!

¿Hubo alguna mujer que compartió las luchas de Pablo por causa del Evangelio? SÍ, de las que se mencionan, tenemos a dos mujeres: Evodia y Síntique. – Filipenses 4:2 y 3

¿Hubo mujeres obreras/ministras en las Iglesias? Sí, tenemos el ejemplo de Febe – Romanos 16:1. Febe había ayudado a muchos y al propio Pablo – Romanos 16:2. La palabra griega que Pablo usa para Febe es DIACONISA, me parece MUY curioso que NO la hayan traducido de igual forma que cuando la misma palabra se usa para los hombres, veamos:

“. . . todo os lo hará saber Tíquico, hermano amado y fiel MINISTRO en el Señor”
Efesios 6:21

“de la cual fui hecho MINISTRO, según la administración de Dios”
Colosenses 1:25

“Si esto enseñas a los hermanos, serás buen MINISTRO de Jesucristo”
I Timoteo 4:6

Cuando se habla de los hombres, los traductores de nuestras Biblias NO tienen ningún problema para poner MINISTRO, pero cuando la misma palabra griega – DIAKONOS – se aplica a Febe, ¡a una mujer!, entonces dicha palabra la traducen como “SERVIDORA”, o simplemente la transliteran poniendo “DIACONISA” y así se lavan las manos, es muy interesante y significativo que con la misma palabra griega a Pablo, a Tíquico y a Timoteo les convierten en MINISTROS, pero a la mujer la convierten en “SERVIDORA” y en el mejor de los casos en DIACONISA, supongo que si hubiesen traducido: “Os recomiendo además nuestra hermana Febe, la cual es MINISTRO de la iglesia en Cencrea”, muy pocas personas habrían comprado esta versión de la Biblia.

Amadas mujeres de Dios, solamente hay una cosa necesaria (Lc. 10:42) y no se trata de estar en la cocina cocinando, ni se trata de limpiar la casa, ni se trata de poner la mesa, se trata de sentarte a los pies de Jesús, escuchar sus palabras, ser transformadas y salir a proclamar el Evangelio donde quiera que te encuentres, Marta eligió hacer lo que se suponía que debían hacer las mujeres, pero María se sentó porque quería ser una discípula para aprender de su Señor . . . sentarse a los pies de un Maestro significa que quieres ser uno de sus discípulos:

“Yo de cierto soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero criado en esta ciudad, instruido a los pies de Gamaliel”
Hechos 22:3a

María decidió romper con lo que se suponía que debían hacer las mujeres y por ello, Jesús mismo dice de ella:

“María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.”
Lucas 10:42

Para los hombres de la época de Jesús, Marta estaba haciendo lo correcto, cualquier hombre se habría sentido orgulloso de Marta, de cómo preparaba la mesa y ponía los platos y hacía la comida . . . PERO . . . para Jesús, María eligió la buena parte.

¡DIOS ESTÁ POR LAS MUJERES!

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones
Cookies make it easier for us to provide you with our services. With the usage of our services you permit us to use cookies.