Predestinados

Algunos afirman que Dios elige a los que se van a salvar y también a los que se van a condenar (a esta doctrina se le da el nombre de “Elección Incondicional” y/o “Predestinación”), esto me parece una auténtica barbaridad y no tiene absolutamente nada que ver con las Buenas Noticias del Evangelio, el mensaje del Evangelio es para TODOS porque Cristo amó a TODOS y murió por TODOS.

"Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por TODOS . . ."
I Timoteo 2:5-6a

"Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación A TODOS LOS HOMBRES"
Tito 2:11

Jesucristo es el Salvador del mundo y no solamente de unos pocos como algunos afirman.

". . . y sabemos que verdaderamente éste es el SALVADOR DEL MUNDO, el Cristo."
Juan 4:42b

“. . . no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar AL MUNDO.”
Juan 12:47b

"Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de TODO EL MUNDO."
I Juan 2:2

Por eso, Dios quiere que TODOS LOS HOMBRES sean salvos.

". . . esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que TODOS LOS HOMBRES sean salvos y vengan al pleno conocimiento de la verdad."
I Timoteo 2:3-4

Los que afirman que Dios solamente quiere que unos pocos se salven, van en contra de la naturaleza y el carácter de Dios (Dios es amor, Dios es misericordioso, Dios es bondadoso, Dios es justo) y van en contra de la enseñanza clara de la Escritura como hemos podido comprobar. Dios quiere que TODOS LOS HOMBRES sean salvos y que TODOS vengan al arrepentimiento.

"El Señor no se tarda en cumplir su promesa, según algunos entienden la tardanza, sino que es paciente para con vosotros, no queriendo que nadie perezca, sino que TODOS vengan al arrepentimiento."
II Pedro 3:9

Ahora bien, ¿qué sucede con los versículos que mencionan la predestinación?

“Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.”
Romanos 8:29 y 30

"en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad . . . En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad"
Efesios 1:5 y 11

El verbo predestinar quiere decir “decidir / limitar / determinar de antemano”, por tanto, yo veo la predestinación como el criterio que Dios ha establecido para que podamos ser salvos, es decir, Dios ha limitado / decidido / determinado de antemano (predestinado) el camino de la Salvación y ese camino se llama JESÚS.

“Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.”
Hechos 4:12

Los predestinados / elegidos para la salvación son los que reciben a Jesús y ponen su fe y confianza en Él y en su maravillosa obra, lamentablemente NO todos le reciben.

“A lo suyo vino, y los suyos NO le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”
Juan 1:11 y 12

Jesús hablando de Jerusalén dijo:

“¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y NO QUISISTE!”
Mateo 23:37b

Dios quiere que TODOS vengan al arrepentimiento, que TODOS tengan vida, que TODOS puedan conocerle, que TODOS puedan tener una relación con Él, pero muchos NO ACEPTAN, NI QUIEREN lo que Dios les ofrece.

". . . y NO QUERÉIS venir a mí para que tengáis vida."
Juan 5:40

"Y el que tiene sed, venga; y EL QUE QUIERA, tome del agua de la vida gratuitamente."
Apocalipsis 22:17b

Dios sabía que NO todos aceptarían la salvación gratuita que ofrece en Jesucristo, ya que Dios mismo fue el que puso el criterio / condición para ser salvo y ÉL sabía que NO todos cumplirían dicho criterio, por tanto, estableciendo dicho criterio / condición, Dios estaba indicándonos el grupo de personas que serían predestinadas (los que ponen su fe y confianza en Jesucristo), por eso, leemos que (notas mías entre paréntesis):

“Y sabemos que a los que aman a Dios (los que han respondido positivamente al llamado), todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito (su propósito es que creamos en Jesús y le conozcamos) son llamados (Jesús nos dice: “Venid a mí”). Porque a los que antes conoció (conoció a los que aceptarían la salvación), también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó (los elegidos según el criterio establecido por Dios para ser salvo), a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó. ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?”
Romanos 8:28 y 31

Durante los primeros tres siglos de la llamada Iglesia Primitiva, los cristianos creían en el libre albedrío, no creían que Dios había elegido a algunos para salvación y a otros para condenación, veamos algunas afirmaciones de los llamados “Padres de la Iglesia”:

Justino Mártir “Primera Apología” – 150-155 d.C.

“si un hombre se predestinara a lo bueno y otro a lo malo, el primero no mereciera la alabanza ni el segundo la culpa. Si los hombres no tuvieran el poder de evitar lo malo y de escoger lo bueno según su propia voluntad, no serían responsables de sus hechos, sean buenos o malos. . . . Porque el hombre no sería merecedor de recompensa o alabanza si él mismo no escogiera lo bueno o si sólo fuese creado para hacer lo bueno. De igual manera, si un hombre fuese malo, no merecería el castigo, ya que él mismo no habría escogido lo malo, siendo él capaz de hacer sólo lo que fue creado para hacer.”

Clemente de Alejandría “Misceláneas - Tomo 1” - 195 d.C.

“Ni alabanza ni condenación, ni recompensa ni castigo, sería justo si el hombre no tuviera el poder de escoger [lo bueno] y evitar [lo malo], si el pecado fuera involuntario, aquellos que niegan dicho poder, se oponen al hecho de que la elección de los hombres entre el bien está influida no solo por la agudeza de su naturaleza moral, sino también por la libertad que Dios les ha otorgado.”

Metodio de Olimpo “El banquete” – aprox. 300 d.C.

“Aquellos [paganos] que deciden que el hombre no tiene libre albedrío, sino afirman que se gobierna por las disposiciones inevitables de la suerte, son culpables de impiedad ante el mismo Dios, ya que le hacen la causa y el autor de las maldades humanas.”

NOTA FINAL E IMPORTANTE:

El Judaísmo rechaza la Predestinación (la Elección Incondicional), ya que el Judaísmo enseña que el hombre nace libre (con libre albedrío) y que es responsable de sus actos delante de Dios obteniendo una recompensa o un castigo dependiendo de los mismos. El Judaísmo considera este tipo de Predestinación como parte de la Filosofía Griega (enseñada por Platón, Aristóteles . . . posteriormente por San Agustín . . . y más tarde por Martín Lutero y Juan Calvino . . .).

Según Maimónides, el libre albedrío es el fundamento de la Torá (la Ley) y los Mitsvot (mandamientos), veamos lo que dice en Hiljot Teshuvá (Leyes de Arrepentimiento):

“Toda persona tiene permiso para decidir dirigirse por un buen camino y convertirse en un justo o seguir por un mal camino y convertirse en un malvado. Esto es lo que está escrito en la Torá (La Ley): “He aquí que el hombre se ha vuelto como uno de nosotros, conocedor de lo bueno y lo malo” (Bereshit – Génesis 3:22) Esto significa que el ser humano es único en la creación en cuanto que él puede distinguir entre el bien y el mal y puede elegir hacer cualquiera de los dos y no hay nadie que pueda evitar que lo haga.”. 5:1

“No creas lo que manifiestan los pueblos tontos y la mayoría de los judíos simples respecto a que Dios decreta en el momento de la creación de la persona si ella será justa o malvada. No es así. Más bien, cada persona tiene la capacidad de elegir convertirse en un justo como Moshé Rabenu (Moshé nuestro maestro) o en un malvado como Ierovam (Jeroboam), o sabio o tonto, o misericordioso o cruel . . . y en la misma medida respecto a cualquier otro atributo. No hay nadie que pueda obligarlo, no hay ningún decreto sobre él, ni alguien que pueda empujarlo hacia uno de estos dos caminos. Es más bien la persona misma usando su propia inteligencia la que elige el camino que desea.” 5:2

“Así como el Creador dispuso las leyes naturales, que el aire suba, el agua baje y que las criaturas sean dirigidas por sus instintos naturales, así dispuso [el Creador] que el hombre tenga libertad de elección y todas sus acciones [morales] dependan de su elección . . .”. 5:4