Fe para Sanidad

Yo creo con todo mi corazón que la voluntad de Dios es sanarnos de todas nuestras enfermedades graves y no graves.

"El es el que perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus enfermedades"

Salmo 103:3

Si somos consistentes en nuestras creencias, si creemos en la primera parte de este versículo, debemos creer también en la segunda.

"Amado, ruego que seas prosperado en todo así como prospera tu alma, y que tengas buena salud."

3 Juan 1:2

Todos sabemos que el ruego o deseo del apóstol Juan es en realidad el deseo y el ruego del Espíritu Santo. Dios quiere que tengamos salud. En este versículo podemos ver que la prosperidad de nuestra alma siempre traerá prosperidad a nuestras vidas.


El propio sentido común nos dice que la sanidad es una bendición y que la enfermedad es una maldición, por supuesto que la Biblia también enseña esto muy claramente.


Por tanto ¿Por qué los creyentes NO reciben sanidad si la sanidad está garantizada en las Escrituras? . . .


He querido llamar a este estudio "FE PARA SANIDAD" porque creo que “el factor fe” es vital si queremos recibir no solamente la sanidad sino cualquier otra cosa de parte de Dios.


Hoy en día nuestras congregaciones están llenas de "hombres de poca fe", necesitamos meternos en la Palabra de Dios y abrir nuestro corazón para ver lo que enseña la Palabra de Dios.


Muchos cristianos predican en contra de la sanidad y hasta afirman que las enfermedades son una bendición de Dios, esto NO es bíblico y no debemos prestar atención a este tipo de enseñanzas.


Si los cristianos no oyen que la sanidad es para hoy y que está garantizada en la Escrituras, no van a poder tener fe y sin fe no podemos pensar que recibiremos cosa alguna de Dios.

“Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.”

Santiago 1:6-7

La fe viene por el oír ¿qué estamos oyendo? ¿Qué informe estamos creyendo? Si nos enseñan que la enfermedad es una bendición ¿por qué voy a orar en contra de ella? ¿Por qué voy a pedir a Dios que quite esta bendición? . . .

"Así que la fe viene del oír, y el oír, por la palabra de Yeshua."

Romanos 10:17

Queridos hermanos y amigos,"Toda buena dádiva y todo don perfecto viene de lo alto" (Stg. 1:17), la enfermedad NO es una buena dadiva, pero la sanidad SI es una buena dadiva.


Retomo la pregunta: ¿Por qué los creyentes no reciben la sanidad? . . . Porque no han desarrollado su fe para recibirla (hay más razones pero en este estudio nos centraremos en esta).


Vamos a ver un ejemplo bíblico:


"¿Está alguno entre vosotros enfermo? Que llame a los ancianos de la iglesia y que ellos oren por él, ungiéndolo con aceite en el nombre del Señor; y la oración de fe restaurará al enfermo, y el Señor lo levantará, y si ha cometido pecados le serán perdonados."

Santiago 5:14-15

¿Que pasa cuando estamos enfermos en cama y no podemos congregarnos con otros hermanos? ¿Llamamos al doctor o llamamos a los ancianos de la iglesia? . . . y . . . ¿qué pasaría si los ancianos no creen en la sanidad? . . .

Este versículo da por hecho que los ancianos tenían fe para la sanidad del enfermo por eso la Biblia dice "y la oración de fe", lamentablemente muchas veces no tenemos fe y nuestras oraciones son de incredulidad.


Debemos recordar la gran importancia de la fe como podemos ver en las Escrituras: Tu fe te ha salvado (implicando sanidad),
. . . y si tuviereis fe . . . y al que cree . . . la palabra de fe . . . el escudo y la coraza de la fe (I Ts. 5:8) . . . caminamos por fe . . . el espíritu de fe.



" . . . y la oración de fe restaurará al enfermo"
AMEN

PROMESAS DE SANIDAD PARA TENER FE

“Si escuchas atentamente la voz del SEÑOR tu Dios, y haces lo que es recto ante sus ojos, y escuchas sus mandamientos, y guardas todos sus estatutos, no te enviaré ninguna de las enfermedades que envié sobre los egipcios; porque yo, el SEÑOR, soy tu sanador.”

Éxodo 15:26

 

Mas serviréis al SEÑOR vuestro Dios, y El bendecirá tu pan y tu agua; y yo quitaré las enfermedades de en medio de ti.”

Éxodo 23:25

 

Andad en todo el camino que el SEÑOR vuestro Dios os ha mandado, a fin de que viváis y os vaya bien, y prolonguéis vuestros días en la tierra que vais a poseer.”

Deuteronomio 5:33

 

“Y el SEÑOR apartará de ti toda enfermedad; y no pondrá sobre ti ninguna de las enfermedades malignas de Egipto que has conocido, sino que las pondrá sobre los que te odian.”

Deuteronomio 7:15

 

“Al cielo y a la tierra pongo hoy como testigos contra vosotros de que he puesto ante ti la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Escoge, pues, la vida para que vivas, tú y tu descendencia, amando al SEÑOR tu Dios, escuchando su voz y allegándote a El; porque eso es tu vida y la largura de tus días, para que habites en la tierra que el SEÑOR juró dar a tus padres Abraham, Isaac y Jacob.”

Deuteronomio 30:19 y 20

 

“Este libro de la ley no se apartará de tu boca, sino que meditarás en él día y noche, para que cuides de hacer todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino y tendrás éxito.”

Josué 1:8

 

“. . . y se humilla mi pueblo sobre el cual es invocado mi nombre, y oran, buscan mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra.”

II Crónicas 7:14

 

“El SEÑOR es mi pastor, nada me faltará.”

Salmo 23:1

 

“Oh SEÑOR, Dios mío, a ti pedí auxilio y me sanaste.”

Salmo 30:2

 

“Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas lo libra el SEÑOR.”

Salmo 34:19

 

“No te sucederá ningún mal, ni plaga se acercará a tu morada.”

Salmo 91:10

 

“. . . lo saciaré de larga vida, y le haré ver mi salvación.”

Salmo 91:16

 

“Bendice, alma mía, al SEÑOR, y no olvides ninguno de sus beneficios. El es el que perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus enfermedades; el que rescata de la fosa tu vida, el que te corona de bondad y compasión . . .”

Salmo 103: 1-3

 

“El envió su palabra y los sanó y los libró de la muerte.”

Salmo 107:20

 

“El SEÑOR edifica a Jerusalén; congrega a los dispersos de Israel; sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas.”

Salmo 147:2 y 3

 

“Hijo mío, no te olvides de mi enseñanza, y tu corazón guarde mis mandamientos, porque largura de días y años de vida y paz te añadirán.”

Proverbios 3:1 y 2

 

“No seas sabio a tus propios ojos, teme al SEÑOR y apártate del mal. Será medicina para tu cuerpo y refrigerio para tus huesos.”

Proverbios 3:7 y 8

 

“Hijo mío, presta atención a mis palabras, inclina tu oído a mis razones; que no se aparten de tus ojos, guárdalas en medio de tu corazón. Porque son vida para los que las hallan, y salud para todo su cuerpo.”

Proverbios 4:20-22

 

“Pues por mí se multiplicarán tus días, y años de vida te serán añadidos.”

Proverbios 9:11

 

“El temor del SEÑOR multiplica los días, mas los años de los impíos serán acortados.”

Proverbios 10:27

 

“El que sigue la justicia y la lealtad halla vida, justicia y honor.”

Proverbios 21:21

 

“No seas demasiado impío, ni seas necio. ¿Por qué has de morir antes de tu tiempo?”

Eclesiastés 7:17

 

“El da fuerzas al fatigado, y al que no tiene fuerzas, aumenta el vigor.”

Isaías 40:29

 

“Fue despreciado y desechado de los hombres, varón de dolores y experimentado en aflicción; y como uno de quien los hombres esconden el rostro, fue despreciado, y no le estimamos. Ciertamente El llevó nuestras enfermedades, y cargó con nuestros dolores; con todo, nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y afligido. Mas El fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre El, y por sus heridas hemos sido sanados.”

Isaías 53:3-5

 

“Sáname, oh SEÑOR, y seré sanado; sálvame y seré salvo, porque tú eres mi alabanza.”

Jeremías 17:14

 

Porque yo sé los planes que tengo para vosotros"--declara el SEÑOR-- "planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza. Me invocaréis, y vendréis a rogarme, y yo os escucharé. Me buscaréis y me encontraréis, cuando me busquéis de todo corazón.”

Jeremías 29:11-13

 

“. . . he aquí, yo le traeré salud y sanidad; los sanaré y les revelaré abundancia de paz y de verdad. Restauraré el bienestar de Judá y el bienestar de Israel y los reedificaré como eran al principio.”

Jeremías 33:6 y 7

 

“Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.”

Mateo 7:7

 

“Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que le piden?”

Mateo 7:11

 

“Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: EL MISMO TOMO NUESTRAS FLAQUEZAS Y LLEVO NUESTRAS ENFERMEDADES.”

Mateo 8:16 y 17

 

“Y al desembarcar, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos y sanó a sus enfermos.”

Mateo 14:14

 

“Y todo lo que pidáis en oración, creyendo, lo recibiréis.”

Mateo 21:22

 

“Todas las cosas son posibles para el que cree.”

Marcos 9:23

 

“. . . todas las cosas son posibles para Dios.”

Marcos 10:27

 

“Por eso os digo que todas las cosas por las que oréis y pidáis, creed que ya las habéis recibido, y os serán concedidas .”

Marcos 11:24

 

“Y estas señales acompañarán a los que han creído: en mi nombre echarán fuera demonios, hablarán en nuevas lenguas; tomarán serpientes en las manos, y aunque beban algo mortífero, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán las manos, y se pondrán bien.”

Marcos 16:17 y 18

 

“Porque ninguna cosa será imposible para Dios.”

Lucas 1:37

 

“EL ESPIRITU DEL SEÑOR ESTA SOBRE MI, PORQUE ME HA UNGIDO PARA ANUNCIAR EL EVANGELIO A LOS POBRES. ME HA ENVIADO PARA PROCLAMAR LIBERTAD A LOS CAUTIVOS, Y LA RECUPERACION DE LA VISTA A LOS CIEGOS; PARA PONER EN LIBERTAD A LOS OPRIMIDOS; PARA PROCLAMAR EL AÑO FAVORABLE DEL SEÑOR.”

Lucas 4:18 y 19

 

“Reuniendo a los doce, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios y para sanar enfermedades. Y los envió a proclamar el reino de Dios y a sanar a los enfermos.”

Lucas 9:1 y 2

 

“Mirad, os he dado autoridad para hollar sobre serpientes y escorpiones, y sobre todo el poder del enemigo, y nada os hará daño.”

Lucas 10:19

 

“. . . las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.”

Juan 6:63

 

“. . . yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.”

Juan 10:10b

 

“En verdad, en verdad os digo: el que cree en mí, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores que éstas hará, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidáis en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré.”

Juan 14:12-14

 

“Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y os será hecho.”

Juan 15:7

 

“En verdad, en verdad os digo: si pedís algo al Padre, os lo dará en mi nombre. Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid y recibiréis, para que vuestro gozo sea completo.”

Juan 16:23 y 24

 

“El da a todos vida y aliento y todas las cosas . . .”

Hechos 17:25

 

“El que no eximió ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos concederá también con El todas las cosas?”

Romanos 8:32

 

“Pero teniendo el mismo espíritu de fe, según lo que está escrito: CREI, POR TANTO HABLE, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos . . .”

II Corintios 4:13

 

“Yeshua nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho maldición por nosotros (porque escrito está: MALDITO TODO EL QUE CUELGA DE UN MADERO), a fin de que en el Mesías Yeshua la bendición de Abraham viniera a los gentiles, para que recibiéramos la promesa del Espíritu mediante la fe.”

Galatas 3:13 y 14

 

“Por tanto, fortaleced las manos débiles y las rodillas que flaquean, y haced sendas derechas para vuestros pies, para que la pierna coja no se descoyunte, sino que se sane.”

Hebreos 12:12 y 13

 

“Toda buena dádiva y todo don perfecto viene de lo alto, desciende del Padre de las luces, con el cual no hay cambio ni sombra de variación.”

Santiago 1:17

 

“. . . y la oración de fe restaurará al enfermo, y el Señor lo levantará, y si ha cometido pecados le serán perdonados. Por tanto, confesaos vuestros pecados unos a otros, y orad unos por otros para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede lograr mucho.”

Santiago 5:15 y 16

 

“El mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, a fin de que muramos al pecado y vivamos a la justicia, porque por sus heridas fuisteis sanados.”

I Pedro 2:24

 

“El Hijo de Dios se manifestó con este propósito: para destruir las obras del diablo.”

I Juan 3:8b

 

“Amados, si nuestro corazón no nos condena, confianza tenemos delante de Dios; y todo lo que pidamos lo recibimos de El, porque guardamos sus mandamientos y hacemos las cosas que son agradables delante de El.”

I Juan 3:21 y 22

 

“Y esta es la confianza que tenemos delante de El, que si pedimos cualquier cosa conforme a su voluntad, El nos oye. Y si sabemos que El nos oye en cualquier cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hemos hecho.”

I Juan 5:14 y 15

 

“Amado, ruego que seas prosperado en todo así como prospera tu alma, y que tengas buena salud.”

III Juan 1:2

 

“Pues tantas como sean las promesas de Dios, en El todas son sí; por eso también por medio de El, Amén, para la gloria de Dios por medio de nosotros.”

II Corintios 1:20