Un Texto fuera de Contexto es . . . Si mi Pueblo se humillare

II Crónicas 7:14 es el versículo que más se usa después de cualquier catástrofe importante que sufrimos, sin embargo, este versículo está dirigido a Israel en respuesta a la oración que hace Salomón acerca del Templo (la Casa de Dios) que acababa de edificar, veamos dicho versículo en su contexto:

“Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré SU TIERRA. Ahora estarán abiertos mis ojos y atentos mis oídos a la oración EN ESTE LUGAR; porque ahora he elegido y santificado ESTA CASA, para que esté EN ELLA mi nombre para siempre; y mis ojos y mi corazón estarán AHÍ para siempre.”
II Crónicas 7:13-16

Estos versículos NO tienen ABSOLUTAMENTE NADA que ver con la Iglesia y mucho menos con cualquier catástrofe que podamos sufrir en la tierra. Tiene que ver con la Casa de Dios - el Templo -, tiene que ver con la oración de Salomón, con Israel y con la Tierra de Israel.

Salomón le dice a Dios:

“Si los cielos se cerraren y no hubiere lluvias, por haber pecado contra ti, si oraren a ti hacia ESTE LUGAR, y confesaren tu nombre, y se convirtieren de sus pecados, cuando los afligieres, tú los oirás en los cielos, y perdonarás el pecado de tus siervos y de tu pueblo Israel, y les enseñarás el buen camino para que anden en él, y darás lluvia sobre tu tierra, que diste por heredad a tu pueblo. Si hubiere hambre en la tierra, o si hubiere pestilencia, si hubiere tizoncillo o añublo, langosta o pulgón; o si los sitiaren sus enemigos en la tierra en donde moren; cualquiera plaga o enfermedad que sea; toda oración y todo ruego que hiciere cualquier hombre, o todo tu pueblo Israel, cualquiera que conociere su llaga y su dolor en su corazón, si extendiere sus manos hacia ESTA CASA, tú oirás desde los cielos, desde el lugar de tu morada, y perdonarás, y darás a cada uno conforme a sus caminos, habiendo conocido su corazón; porque sólo tú conoces el corazón de los hijos de los hombres;”
II Crónicas 6:26-30

Como se puede comprobar, el famoso versículo de II Crónicas 7:14 es la respuesta de Dios a la petición de Salomón que acabamos de leer, por tanto . . .

CUALQUIER PERSONA QUE USA ESTE VERSÍCULO DESPUÉS DE UNA CATÁSTROFE, NO ESTÁ TENIENDO EN CUENTA EL CONTEXTO DEL MISMO

El contexto es la dedicación del Templo y la respuesta a la oración que Salomón le hizo a Dios.

Acabo diciendo esto:

Dios nos prometió que en el Nuevo Pacto, él perdonaría nuestros pecados y ya no se acordaría más de ellos, Dios ya nos perdonó (Ef. 4:32; Col. 3:13), por tanto, los que usan este versículo NO CONOCEN LA GRANDEZA Y LA SUPERIORIDAD DEL NUEVO PACTO. Si alguien nos echa en cara nuestro pecado, es el acusador quien lo envía, no le hagas ningún caso porque tu Dios te ha aceptado y te ha perdonado, nuestra Padre NO tiene en cuenta nuestro pecado.

“Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al Señor; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice el Señor; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.”
Jeremías 31:34

Es el acusador el que usa II Crónicas 7:14, no creas sus mentiras, no creas cuando el diablo utilice la Escritura para acusarte, mantente firme en tu posición en y con Cristo.

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.