Un Árbol que trae Muerte

En un principio, el hombre y Dios tenían una relación íntima y personal, una relación de amistad basada en el amor, el hombre aprendía de lo que experimentaba en el Jardín del Edén y después compartía sus experiencias con su Dios cuando caminaban juntos, me imagino a Dios mirando con una sonrisa a Adán y Eva cuando le contaban algo nuevo que habían visto o algo nuevo que habían experimentado, la relación que el hombre y la mujer tenían con su Dios, no estaba basada en leyes, ni en mandamientos, ni en regulaciones, ni en normas, ni en sacrificios . . . estaba basada en la confianza, en el amor, en la libertad, en las transparencia . . . lo único que el hombre NO debía comer era del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal.

Es triste, pero, hoy en día, de lo que más se predica y se enseña es de lo que Dios prohibió en el Jardín del Edén. ¿Debemos conocer el bien para hacerlo y el mal para evitarlo? Si podemos conocer el bien y lo hacemos ¿Seremos como Dios? Si podemos conocer el mal para evitarlo ¿Estaremos agradando a Dios? El Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal representa la Ley de Moisés porque por medio de la Ley obtenemos el conocimiento del Bien y del Mal.

Si no debemos predicar del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, entonces, de qué Árbol debemos predicar . . . ¡DEL ÁRBOL DE LA VIDA: JESUCRISTO! No olvidemos algo muy importante: el Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal mataba a los hombres, mientras que el Árbol de la Vida vivificaba a los hombres. ¿Estamos predicando del Árbol que trae Muerte o del Árbol que trae Vida? Pablo lo dice de una forma muy clara y contundente: “la Letra mata”, la Letra es la Ley y la Ley mata, el hombre participó del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal y murió, por tanto, nuestro mensaje debe estar basado en el Árbol de la Vida, en Jesucristo, en lo que Él nos enseñó y nos mostró, en lo que Él hizo por nosotros.

Una vez más, ahora podemos caminar con nuestro Dios, podemos conocerle de una forma íntima y personal, podemos experimentar su amor, su gracia y su vida en nuestros corazones, Jesús nos llamó amigos, Jesús nos llamó hermanos, participar de Jesús es volver a caminar en el Jardín del Edén con nuestro Dios disfrutando de su maravillosa compañía y presencia.

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.