Tuve miedo . . . y me escondí

“Te oí en el huerto, y tuve miedo porque estaba desnudo, y me escondí.”
Génesis 3:10

Estas son las primeras palabras que el hombre y la mujer dirigen a su Creador después de desobedecerle comiendo del fruto del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, ¡Qué palabras tan tristes! ¿Te imaginas que llegas a tu casa para ver a tu hijo y tu hijo se esconde de ti? ¿Te imaginas que le preguntas que por qué se ha escondido y te responde “Porque tuve miedo”? A nosotros, que somos imperfectos y amamos a nuestros hijos de una forma imperfecta, se nos partiría el alma y el corazón si vivimos esta situación, ¿Y hemos pensado cómo se sentiría un Dios cuyo amor es perfecto y que nos creó por amor y para amarnos?

“Te oí en el huerto, y tuve miedo porque estaba desnudo, y me escondí.”
Génesis 3:10

Tuve miedo y me escondí, ¡qué poco conocían a su Dios! Adán y Eva creían que Dios estaba enfadado con ellos, creían que merecían un castigo, creían que su Dios estaría avergonzado de ellos por su desobediencia, pero ¡qué equivocados estaban! Su Dios no se avergüenza de ellos, ni está enfadado con ellos, ni está esperando con un palo, su Dios fue a buscar al hombre y a la mujer para caminar con ellos, para pasar un buen tiempo con ellos, Dios fue a buscar al hombre porque era cuando más le necesitaban, pero, esta vez, no los encuentra porque están escondidos . . . Cuando nosotros hacemos algo mal, somos nosotros los que creemos que Dios nos va a castigar, somos nosotros los que nos avergonzamos, somos nosotros los que nos escondemos, somos nosotros los que nos separamos de Dios, somos nosotros los que vemos nuestra desnudez y nuestra necesidad, pero Dios nos conoce, a Dios no le sorprende nuestro pecado, Dios conoce muy bien nuestra condición humana y Él no se avergüenza de nosotros, Él nos ama con locura incluso cuando caemos y nos equivocamos, por eso, en muchas ocasiones, cuando Dios habla a los hombres, las primeras palabras son: “NO TEMAS”, Dios sabe que el que teme se esconde, el que teme se avergüenza, el que teme no es libre, por eso, estas palabras – NO TEMAS – son para todos los que creen que Dios está airado, que Dios está enfadado, que Dios va a castigarlos, que Dios les espera con un palo . . . ¡No te escondas! ¡No temas! Tu Dios te ama, déjate amar por un Dios que lo único que desea es ayudarte, liberarte, sanarte, bendecirte y edificar tu vida . . .

“NO TEMAS, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré, ciertamente te ayudaré, sí, te sostendré con la diestra de mi justicia.. . . Porque yo soy el SEÑOR tu Dios, que sostiene tu diestra, que te dice: "NO TEMAS, yo te ayudaré."”
Isaías 41:10 y 13

“Te acercaste el día que te invoqué; dijiste: NO TEMAS.”
Lamentaciones 3:57

“Muy amado, NO TEMAS; la paz sea contigo; esfuérzate y aliéntate.”
Daniel 10:19

“NO TEMAS, oh tierra, regocíjate y alégrate, porque el SEÑOR ha hecho grandes cosas.”
Joel 2:21

“Entonces el ángel le dijo: María, NO TEMAS, porque has hallado gracia delante de Dios.”
Lucas 1:30

“Y Jesús dijo a Simón: NO TEMAS; desde ahora serás pescador de hombres.”
Lucas 5:10

“Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: NO TEMAS; yo soy el primero y el último”
Apocalipsis 1:17

No nos escondamos del único que nos puede ayudar en nuestra oscuridad, en nuestra miseria y en nuestra desnudez.

¡NO TEMAS!

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.