¿Siete veces o Setenta veces Siete?

En una ocasión, Jesús les dijo a sus discípulos que cuando alguien peque contra ellos y se arrepienta, deben perdonarle y si peca SIETE VECES y pide perdón, deben perdonarle SIETE veces:

“Y si SIETE veces al día pecare contra ti, y SIETE veces al día volviere a ti, diciendo: Me arrepiento; perdónale.”
Lucas 17:4

Todos sabemos lo difícil que es perdonar cuando alguien nos ofende de alguna forma, perdonar la primera vez es complicado, perdonar la segunda vez es bastante difícil y perdonar la tercera vez es super difícil, Jesús les dice que no hay que perdonar hasta TRES veces, hay que perdonar SIETE veces, Jesús se lo pone MUY difícil a sus seguidores, de hecho, la respuesta de ellos es muy significativa:

“Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.”
Lucas 17:5

Esta es la respuesta cuando Jesús les demandaba algo IMPOSIBLE ja ja ja, “Señor, auméntanos la fe porque ¿quién puede perdonar SIETE VECES cuando pecan contra nosotros el mismo día?” Sin embargo, todos sabemos que la cosa NO acaba aquí porque cuando Pedro piensa que puede perdonar SIETE veces y se acerca a Jesús para mostrarle su buena disposición para perdonar hasta SIETE veces, ¡Jesús le aumenta la cifra!

“Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta SIETE? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta SETENTA VECES SIETE.”
Mateo 18:21 y 22

¡Vaya hombre! Cuando Pedro estaba dispuesto y preparado para perdonar SIETE veces como Jesús había dicho, ahora Jesús aumenta la cifra pidiendo algo IMPOSIBLE para los hombres.

Cuando un joven judío rico le dijo a Jesús que guardaba la Ley desde su juventud, Jesús le dijo “una cosa te falta”, Jesús NO ha venido para ayudarnos a cumplir la Ley, Jesús ha venido a mostrarnos que NO podemos cumplir la Ley y en el momento que le digamos que cumplimos los mandamientos, él aumentará la cifra de los mandamientos para que nuestra confianza no esté en la carne, sino en ÉL y en lo que ÉL ha hecho por nosotros, Jesús fue el único que pudo guardar y cumplir la Ley y es el único que puede darnos lo que la Ley no pudo dar y nunca podrá dar: VIDA ESPIRITUAL Y ETERNA – UNA VIDA EN ABUNDANCIA.

Esta reflexión pertenece a una de las Paradas de mi libro:

MI COMPAÑERO DE VIAJE

 

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.