¡Dios visitó nuestra maldad!

INTRODUCCIÓN

Hace poco tiempo estuve hablando con un amigo y hermano acerca de las diferentes versiones de la Biblia y de cómo la elección de una palabra sobre otra, puede cambiar el significado y el sentido de un versículo o de un pasaje, lógicamente esta elección afectará nuestra forma de pensar acerca de la Escritura, acerca de nosotros y acerca de Dios mismo.

Los traductores de las versiones que tenemos tuvieron y tienen una GRAN responsabilidad, gracias a Dios, ahora tenemos las herramientas necesarias para saber si eligieron la mejor traducción de una determinada palabra, ahora podemos saber la palabra que se usa en el original, cuándo y dónde se usa y el significado o los posibles significados de dicha palabra.

Muchas veces tenemos un concepto erróneo de Dios porque tenemos el concepto de Dios que los fariseos tenían: un Dios que ama al justo y aborrece al pecador, un Dios que SÓLO bendice cuando le obedecen, un Dios que castiga con enfermedades y maldiciones . . . los líderes religiosos del Pueblo de Israel veían de esta forma a Dios, tristemente muchas personas siguen teniendo este concepto de Dios y todo lo que leen es filtrado por el filtro de la posición religiosa-tradicional-farisaica.

Está claro que Jesús NO representaba la idea que los líderes religiosos tenían de Dios, cuando viesen a Jesús comiendo en casa de pecadores, se dirían a ellos mismos: “Este NO puede ser el Mesías porque nuestro Dios NO haría eso, nuestro Dios no comería con los pecadores porque es muy limpio de ojos y mora en Santidad”; cuando viesen a Jesús tocando a los leprosos, los líderes dirían que el Mesías NO puede quebrantar la Ley tocando a un leproso pecador, pero Jesús HIZO LO QUE NO ESPERABAN porque los líderes esperaban a un Mesías que hiciese la guerra por Israel, esperaban a un Mesías más estricto que ellos mismos, esperaban a un Dios diferente, el Dios que ellos mismos se habían formado en sus mentes.

Está claro que todavía tenemos mucho que aprender de la Escritura y de nuestro Dios, todavía no tenemos todas las respuestas, pero de lo que yo, personalmente, no tengo la más mínima duda es que CUANDO MIRO A JESUCRISTO, ESTOY VIENDO AL PADRE porque el que le ve a Él, también ve al Padre, el Padre NO es el Poli Malo de la película y ahora Jesús aparece como el Poli Bueno intentando redimir al Dios del Antiguo Testamento . . . ¡NO! Dios es bueno, el Padre es Bueno y nuestro amado Jesús ha venido a mostrarnos al PADRE, los fariseos NO podían llevar nadie al Padre porque NI ellos mismos conocían al Padre, ellos, los fariseos, NO podían dar vida porque ellos NO tenían vida, aunque tenían la Ley, no tenían vida, por eso, Jesús vino a darnos vida, no a darnos una religión llena de leyes, mandamientos y prohibiciones, Jesús vino a mostrarnos al Padre y a darnos una nueva vida con Él y en Él. Por eso, leemos que cuando vino Jesucristo, vino la VERDAD.

“Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.”
Juan 1:17

La verdad NO viene por Moisés, la verdad viene por medio de Jesucristo, Jesús santificó el Nombre de Dios al mostrarnos lo equivocado que estaban los líderes religiosos acerca del Padre, Jesús nos mostró a un Padre lleno de amor, lleno de compasión, lleno de ternura, lleno de cariño . . . este es nuestro Padre Celestial.

LA PALABRA HEBREA PAQAD

Después de esta introducción, me gustaría que examinásemos un versículo que encontramos en Éxodo y nos fijásemos en una palabra hebrea en particular, veamos:

“El SEÑOR, el SEÑOR, Dios compasivo y clemente, lento para la ira y abundante en misericordia y fidelidad; el que guarda misericordia a millares, el que perdona la iniquidad, la transgresión y el pecado, y que no tendrá por inocente al culpable; EL QUE CASTIGA LA INIQUIDAD de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos hasta la tercera y cuarta generación.”
Éxodo 34:6 y 7 – La Biblia de las Américas

Aunque la versión LA BIBLIA DE LAS AMÉRICAS es la que más me gusta, tengo que reconocer que NO ha acertado con la palabra hebrea, veamos LA REINA VALERA de 1960 y veamos cómo han traducido la parte en mayúsculas:

“. . . QUE VISITA LA INIQUIDAD de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos . . .”

Y ahora veamos otra buena versión, LA BIBLIA TEXTUAL:

“. . . QUE VISITA LA MALDAD de los padres sobre los hijos, y sobre los hijos de los hijos

Cuando leemos que Dios CASTIGA la iniquidad de los padres sobre los hijos, comenzamos a tener una idea de Dios ERRÓNEA . . . porque el versículo NO dice que Dios castiga la maldad, dice DIOS VISITA LA MALDAD ¡AleluYah! La mejor opción para la palabra hebrea PAQAD es VISITAR, pero ahora encontramos otro problema, el problema de nuestro filtro religioso porque si leemos que DIOS VISITA LA MALDAD inmediatamente pensamos que Dios va a destruir al impío, PERO ¿Qué sucede cuando un Dios de amor, un Dios bueno visita tu maldad? ¡Gloria a Dios! Cuando Dios visita nuestra maldad, DIOS LA QUITA DE NUESTRAS VIDAS, Dios NO visita la maldad para matar al pecador, ni para destruirle, visita su maldad para ayudarle, para consolarle, para limpiarle, para liberarle, para sanarle . . .

Vamos a ver lo que nos dice el Diccionario Vine de la palabra VISITAR - PAQAD:

“En el Antiguo Testamento se usa más de 285 veces, comenzando con Gen. 21:1 («el Señor visitó a Sara»), con el sentido singular de «intervenir a favor de». Es demostrar la intervención divina en la vida cotidiana con el fin de cumplir con el propósito divino, a menudo por medios milagrosos.”

Por tanto, según esta definición: SI DIOS VISITA NUESTRA MALDAD ES PORQUE DIOS ESTÁ INTERVINIENDO A FAVOR DE NOSOTROS PARA QUE PODAMOS CUMPLIR SUS PROPÓSITOS. ¡AleluYah!

Veamos lo que nos dice el Diccionario Strong de la palabra PAQAD:

“raíz primaria; visitar (con intención amistosa u hostil); por anal. supervisar, reunir, acusar, cuidar de, extrañar, depositar, etc. . . .)”

Según Strong la raíz primaria es VISITAR y la intención de la visita depende de quién está llamando a la puerta, supongo que cuando un Dios de Amor es el que hace la visita, sus intenciones serán amistosas especialmente siendo AMIGO DE PECADORES.

El versículo citado de Éxodo 34:7 ha sido la amenaza de los religiosos, pero ahora se convierte en una GRAN BENDICIÓN Y EN UN GRAN CONSUELO.

El significado principal del verbo PAQAD es VISITAR, veamos algunos ejemplos:

“¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo VISITES?”
Salmo 8:4

En este versículo encontramos la misma palabra hebrea PAQAD y nos habla que Dios VISITA al hombre y si un Dios bueno te visita, algo maravilloso va a suceder en tu vida; si un Dios de amor llama a tu puerta, ¿No lo recibirás con alegría? Siendo tan insignificante el hombre, Dios nos ama con locura y nos visita para intervenir a nuestro favor y para que sus propósitos se cumplan.

“El SEÑOR, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, se me ha aparecido, diciendo: 'Ciertamente OS HE VISITADO y he visto lo que se os ha hecho en Egipto. 'Y he dicho: Os sacaré de la aflicción de Egipto”
Éxodo 3:16 y 17

Cuando Dios visita a su Pueblo en su esclavitud, los visita con amor y compasión, los visita para intervenir a su favor, para traer libertad a sus vidas y para que sus propósitos se cumpliesen.

Cuando Dios visita el pecado y la maldad de su Pueblo, NO ES PARA CASTIGAR A SU PUEBLO, es para obrar a favor de su Pueblo, para dar una solución a su Pueblo, NO es para destruir a su pueblo.

Termino esta reflexión con otro texto donde aparece la palabra VISITAR, en este caso VISITACIÓN, el propio Dios se hizo hombre y visitó a Jerusalén en su maldad:

“Porque vendrán días sobre ti, cuando TUS ENEMIGOS te rodearán con vallado, y te sitiarán, y por todas partes te estrecharán y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste EL TIEMPO DE TU VISITACIÓN.”
Lucas 19:43 y 44

Jesús VISITÓ a Jerusalén y NO LA VISITÓ para castigarla, ni la visitó para destruirla, la VISITÓ PARA CONSOLARLA, LA VISITÓ PARA SALVARLA, LA VISITÓ PARA REDIMIRLA, LA VISITÓ PARA LIMPIARLA . . . pero Jerusalén NO aceptó lo que su Dios le estaba ofreciendo cuando la visitó, y ahora, Jesús le dice que LOS ROMANOS vendrán como enemigos y destruirán el Templo de Jerusalén y matarán a sus hijos, cuando Dios visita es para consolar, limpiar, liberar, redimir, sanar, salvar . . . cuando el enemigo visita es para destruir y matar . . .

Cuando Dios visitó la iniquidad de Jerusalén, DIOS QUITÓ SU INIQUIDAD.

“Consolad, consolad a mi pueblo--dice vuestro Dios. Hablad al corazón de Jerusalén y decidle a voces que SU LUCHA HA TERMINADO, que SU INIQUIDAD HA SIDO QUITADA, que ha recibido de la mano del SEÑOR el doble por todos sus pecados. Una voz clama: Preparad en el desierto camino al SEÑOR; allanad en la soledad calzada para nuestro Dios. Todo valle sea elevado, y bajado todo monte y collado; vuélvase llano el terreno escabroso, y lo abrupto, ancho valle.”
Isaías 40:1-4

Ahora sí termino mi reflexión, pero esta vez con un incidente que NUNCA OCURRIÓ en la vida de Jesús, veamos:

EVANGELIO DE SAN FARISEO 6:6

“Y Jesús se acercó a un niño y le pegó un par de pescozones y entonces Tomás sorprendido le dijo:

Rabí, se acercó este niño con una sonrisa y cuando le viste te cambió el rostro y le diste dos pescozones. ¿A qué se debe este ardor de tu ira?

Jesús replicó:

Tomás, Tomás, ¿No está escrito que Dios castiga el pecado de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, si tú hubieses conocido a su padre y a su abuelo, entenderías porque le he dado dos pescozones.