Pablo es un Ángel

Acabo de ver el vídeo de un padre en una carrera llevando a su hijo en silla de ruedas y diciendo que su hijo Pablo es un ángel con una sonrisa llena de amor, de cariño y de ternura, no hay duda, el corazón de este padre es muy grande . . . no podía evitarlo cuando estaba viendo el vídeo de pensar en nuestro Padre Celestial, de pensar que algunos de nosotros no podemos caminar, algunos no podemos ver, algunos no podemos oír, algunos no podemos hablar . . . y mirando el vídeo de Pablo con su padre, yo podía ver el amor de nuestro Padre, podía ver a nuestro Dios llevándonos en sus brazos, sonriéndonos, dándonos una oportunidad de participar y de disfrutar de todo lo que Él nos ha dado. Si un padre terrenal puede hacer lo que hizo este padre con su hijo, ¡cuánto más nuestro Padre lo hará con nosotros! A pesar de nuestras debilidades, de nuestros defectos, de nuestras imperfecciones, de nuestros pecados, Dios nos ama con locura, Él nos ama tanto que estuvo dispuesto a entregar a Su Hijo, Su Único Hijo, para morir por nosotros. En la Cruz, Dios decidió salvar a la humanidad antes de salvar a Su propio Hijo, este es nuestro Dios, este es nuestro Padre, un Dios lleno de amor, lleno de compasión, lleno de misericordia y lleno de Gracia . . . dispuesto a hacer cualquier cosa por nosotros.

“No te alegres de mí, enemiga mía. Aunque caiga, me levantaré, aunque more en tinieblas, el SEÑOR es mi luz.”
Miqueas 7:8