¿Quién nos separará de Su Amor?

Dios nos ama con un Amor de Padre, un Amor incondicional, un Amor eterno, su Amor excede a todo conocimiento, por eso, nada nos puede separar de Su Amor, nada, ni nadie . . . Dios es un Dios de Amor, de hecho, Dios es Amor y aunque sabemos que nuestro amor es variable, débil y frágil, su Amor por nosotros es estable, firme y constante.

Teniendo en cuenta esta realidad, la realidad de que somos amados por Él, cuando tenemos un problema y, más tarde o más temprano, lo tendremos, en medio del problema tendremos la total seguridad de que nuestro Dios está con nosotros, de que nuestro Dios nos ama, de que nuestro Dios NO nos abandona, ni nos deja sin ayuda en medio de nuestro problema porque “¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación o angustia . . .?

El problema puede ser escasez, puede ser falta de trabajo, pero incluso en esos momentos de escasez, podemos tener plena confianza de que Él está obrando de alguna forma porque Él nos ama y cuida de nosotros . . . “¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿. . . hambre o desnudez . . .?

Nuestro problema puede ser persecución, puede ser que nos hayan amenazado de alguna forma, puede ser que haya personas que estén esperando nuestra caída, sin embargo, en medio del peligro, en medio de esta persecución, no estamos solos, tenemos una Roca fuerte, tenemos un lugar de refugio, tenemos a nuestro Dios que nos ama y nos cubre con sus alas de amor porque . . . “¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿. . . persecución o peligro o espada. . .?

Cuando estemos en medio del conflicto, en medio de la adversidad, en medio de la aflicción, NO dudemos de su Amor por nosotros y de su disposición para ayudarnos porque Dios es el mejor Padre, el mejor Pastor, el mejor Amigo . . . un Dios de Amor.

“¿Quién nos separará del AMOR de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? . . . en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que NOS AMÓ. Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del AMOR de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro.”
Romanos 8:35, 37-39

Esta reflexión pertenece a una de las Paradas de mi libro:

MI COMPAÑERO DE VIAJE

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.