¿Conoces a tu Padre?

En los Evangelios encontramos a un grupo de fariseos que conocía muy bien a su padre, por eso, estos fariseos NO comían con los pecadores, NO bebían con los pecadores, NO se relacionaban con los pecadores, NO eran amigos de los pecadores, estos fariseos conocían muy bien el carácter de su padre, eran buenos hijos; por eso, estos fariseos acusaron a Jesús de ser un comilón, de ser un borracho, de ser un samaritano, de tener un demonio, de quebrantar el Shabat y la Ley de Moisés, de ser un pecador, de ser un blasfemo; estos fariseos eran tan buenos hijos, su padre estaba tan orgulloso de ellos, por eso, estos fariseos querían matar a Jesús porque en todo lo que decían y en todo lo que hacían estaban mostrando el carácter de su padre EL DIABLO.

"Vosotros hacéis las obras de vuestro padre . . . Si vuestro padre fuese Dios, ciertamente me amaríais . . . Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer."
Juan 8:41a, 42a y 44a

Los religiosos creen que conocen a Dios, pero han confundido a Dios con el diablo, estos fariseos creían que eran hijos de Abraham, creían que eran discípulos de Moisés, creían que guardaban la Ley de Moisés, creían que agradaban a Dios, pero el dios que conocían, el dios que servían, el dios que amaban, el dios que llamaban padre era en realidad el diablo.

Los religiosos nos presentan a un dios iracundo, un dios grande en ira y lento en misericordia, un dios que condena, un dios que juzga con dureza y se alegra castigando a los pecadores y a sus hijos, los religiosos nos presentan a Dios como un Juez que hay que servir, este dios que nos presentan es el diablo; sin embargo, Jesús nos presenta a un Dios que perdona, que tiene compasión, que sana, que libera, que come con los pecadores, que abraza a los niños, que ama a todos y un Dios que a vida, este Dios que nos presenta Jesús es el verdadero Padre, Jesús nos presenta a un Padre que debemos amar, no un Juez que debemos temer. Por eso, Jesús nos dice que solamente ÉL nos lleva al Padre, los líderes del Pueblo de Israel creían que conocían al Padre, pero su Padre NO era el Padre de Jesús, su Padre era otro, era el diablo.

El mensaje de los religiosos del siglo XXI es MUY similar y, en ciertas ocasiones, es idéntico al mensaje que proclamaban los saduceos y los fariseos.

Ejemplos:

• Eres un pecador y un borracho.
• Eres un pecador y un comilón.
• Tienes un demonio.
• Estás comiendo con pecadores y bebiendo con ellos.
• Has quebrantado el Shabat.
• Has quebrantado la Ley.
• Eres un blasfemo.

Todas estas acusaciones provienen del Acusador, provienen del padre de los acusadores, pero nosotros debemos proclamar las Buenas Noticias del Evangelio de la Gracia de Dios porque nosotros conocemos a nuestro Padre y tenemos el amor de Dios en nuestros corazones.

• Dios es Amor, por eso, Dios nos amó y Dios nos ama a todos.
• Dios nos dio a su Hijo para darnos lo que nadie pudo conseguir por sus propias obras.
• Jesús fue el cordero de Dios que quitó los pecados del mundo.
• Jesús nos amó y dio su vida por nosotros.
• Jesús murió por nuestros pecados y en nuestro lugar.
• Gracias a Jesús hemos recibido el perdón de todos nuestros pecados.
• Dios ya NO recuerda nuestro pecado, Dios nos recuerda lo que hizo Jesús con nuestros pecados.

El Evangelio que predicamos son Buenas Noticias, por tanto, si NO estás predicando Buenas Noticias, NO estás predicando el Evangelio.

“No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor.”
Lucas 2:10 y 11

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.”
Juan 3:16 y 17