Nosotros haremos vs YO haré

En este pequeño título encontramos una de las principales diferencias entre el Antiguo Pacto y el Nuevo Pacto. En el Antiguo Pacto los hombres hacen, los hombres obran:

“Y todo el pueblo respondió a una y dijeron: Todo lo que el Señor ha dicho, HAREMOS.”
Éxodo 19:8

Un poquito más adelante le añaden otro verbo:

“HAREMOS todas las cosas que el Señor ha dicho, Y OBEDECEREMOS.”
Éxodo 24:7

Este es el clamor del Antiguo Pacto: “NOSOTROS HAREMOS Y OBEDECEREMOS todo lo que el Señor ha dicho”, gracias a Dios que tenemos lo que sucedió después de este clamor, los hombres fallaron miserablemente una y otra vez.

En el Nuevo Pacto DIOS HACE, Dios es el que obra.

“He aquí que vienen días en los cuales YO HARÉ un Nuevo Pacto . . .”
Jeremías 31:31a

El clamor del Nuevo Pacto es: YO HARÉ . . . ¡WOW La diferencia es gigantesca! En el Antiguo Pacto, los hombres se esforzaban e intentaban obedecer a Dios guardando la Ley, PERO fracasaban miserablemente, sin embargo, Dios vino, se hizo hombre y llevó a cabo lo que NADIE pudo hacer y lo hizo por nosotros.

“Pues lo que la ley NO pudo hacer, ya que era débil por causa de la carne (nosotros), DIOS LO HIZO”
Romanos 8:3

Tú puedes vivir declarando y proclamando lo que el Pueblo de Israel dijo: “YO HARÉ Y OBEDECERÉ todo lo que el Eterno ha dicho”, PERO tú NO vas a ser mejor que el Pueblo de Israel, tú vas a fallar miserablemente porque la Ley NO se dio para que pudieses cumplirla, se dio para mostrarte que eres un pecador y para que puedas reconocer que dependes de la misericordia, de la gracia y del amor de Dios. Por eso, cuando un hombre se jactaba de la Ley era porque NO había entendido el propósito de la Ley, pero cuando un hombre reconocía su pecado, hallaba la gracia de Dios y la justificación.

“Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro”
Lucas 18:10-14

Hay otro tipo de vida, una vida diferente, una vida que confía en lo que Jesús hizo por nosotros, una vida basada en el "DIOS HARÁ" . . . o mejor dicho, una vida basada en el "DIOS HIZO" . . .

• YO haré un Nuevo Pacto . . . Y LO HIZO.
• YO haré que seáis mi Pueblo amado . . . Y LO SOMOS.
• YO haré posible que tengáis el perdón de todos vuestros pecados . . . Y LO TENEMOS.
• YO haré que mi Pueblo me conozca y NO me acordaré más de sus pecados . . . Y NOSOTROS LE CONOCEMOS Y DIOS NO NOS ECHA EN CARA NUESTRO PECADO.
• YO haré que vuestras ropas estén resplandecientes lavadas en mi sangre . . . Y LAS TENEMOS LIMPIAS.
• YO haré que seáis libres de vuestras ataduras . . . Y SOMOS LIBRES.
• YO haré de vosotros un Reino de Sacerdotes . . . Y LO SOMOS.
• YO haré que el corazón de piedra sea quitado y pondré un corazón de carne y mi Espíritu en vosotros . . . Y TENEMOS UN NUEVO CORAZÓN Y SU ESPÍRITU ESTÁ EN NOSOTROS.

Alguien me puede decir en todas estas promesas donde está el obrar del hombre . . . ¡En ningún lugar! Jesús hizo el Nuevo Pacto y es el Fiador del Pacto, es decir, el que hace que todo lo referente al Pacto se cumpla. El Nuevo Pacto es mejor con mejores promesas. ¡AleluYah!

Y lo bueno es que DIOS LO HIZO . . . Dios hizo todo lo que nos prometió . . .

Vivamos en la realidad de lo que lo que DIOS HIZO y no nos engañemos creyendo que por nuestras fuerzas o por nuestra obediencia o por nuestras obras llegaremos a algún sitio . . . cuando Dios se manifestó, el Pueblo de Israel vivía en tinieblas, vivía en oscuridad, ¿Tenía la Ley de Moisés? Claro que sí, pero a pesar de sus intentos, fallaron miserablemente . . . porque la Ley se dio para hacer callar toda boca y que todo el mundo quede bajo el juicio de Dios (Ro. 3:19).

“El pueblo asentado en tinieblas vio gran luz;
Y a los asentados en región de sombra de muerte,
Luz les resplandeció.”
Mateo 4:16

El Pueblo que tenía la Ley, pero que estaba asentado en tinieblas y en región de sombra de muerte, pudo ver la Luz del Mundo, la Luz que alumbra a todos los hombres: JESUCRISTO . . .¡Gloria a Su Nombre por siempre!