Una triste página en blanco

Para muchos creyentes la diferencia entre el Antiguo Pacto y el Nuevo Pacto es una página en blanco que tiene unas letras grandes donde podemos leer: “NUEVO TESTAMENTO”, para algunos otros, la diferencia es que ya NO tenemos que matar a nuestra mascota para obtener el perdón de Dios. ¿De verdad hemos llegado a creer que estas son las diferencias entre los dos pactos? ¿De verdad creemos que el Nuevo Pacto es una continuación del primero con sus mismas condiciones y promesas? Es triste, pero muchos NO han entendido la vida bajo el Nuevo Pacto, Pablo afirma que Cristo es nuestra justificación, sin embargo, muchos siguen obsesionados en la Ley y en los mandamientos para ser justos delante de Dios, estos creyentes no pueden vivir una vida de confianza y seguridad porque nunca saben cuándo han hecho lo suficiente, cuándo han orado lo suficiente, cuándo han ayunado lo suficiente, estos creyentes se jactan en su obediencia, pero no se dan cuenta que NUNCA podrán agradar a Dios a través de las obras de la Ley, ni a través de sus sacrificios, el perdón solamente se consigue por la sangre de Cristo, la vida solamente se consigue por el Espíritu Santo vivificando nuestros espíritus, la justicia no depende de nosotros, depende de lo que Jesús hizo por nosotros y aquí está la gran diferencia, en el Antiguo Pacto el hombre busca a Dios, el hombre sirve a Dios, el hombre hace obras para ganar a Dios, PERO en el Nuevo Pacto Dios busca al hombre, Dios sirve al hombre, Dios hace su obra en la cruz para ganar al hombre . . . si crees que la vida cristiana consiste en mandamientos, lo siento por ti porque nunca darás la talla y si crees que das la talla, déjame hablar con tu esposa o con tu esposo para ver si es verdad que verdaderamente das la talla . . .

Vivir por gracia es vivir confiado, es vivir en paz porque Cristo es nuestra Paz; la vida cristiana es Cristo viviendo en nosotros y haciendo su obra maravillosa en nuestros corazones; la vida cristiana es caminar por fe y agradar a nuestro Dios cuando creemos en lo que Él es, en lo que Él ha hecho, en lo que Él va hacer; la vida cristiana es una vida dirigida por el Espíritu Santo que mora en nosotros; la vida cristiana es una vida de reposo; la vida cristiana es una vida de gratitud porque reconoce las bendiciones de Dios; la vida cristiana NO tiene nada que ver con una vida basada en la Ley de Moisés, vivir en Cristo es vivir en una verdadera libertad . . . el vivir es Cristo y Cristo en nosotros es la Esperanza de Gloria.