Acuérdate de Jesucristo

“Acuérdate de Jesucristo, del linaje de David, resucitado de los muertos conforme a mi evangelio”
II Timoteo 2:8

¡Qué interesante! De todas las cosas que Pablo le podría haber dicho a Timoteo, Pablo le dice que se acuerde de Jesucristo, Pablo NO le dice que se acuerde de la Ley de Moisés, ni del Shabat, ni del diezmo . . . Pablo le dice que se acuerde de Jesucristo porque para Pablo el vivir era Cristo y no eran los mandamientos, ni las prohibiciones de la Ley, ni del sistema de valores que había en la época de Pablo, de hecho, él mismo dice:

“¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques (en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres), cosas que todas se destruyen con el uso? Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne.”
Colosenses 2:20-23

Muchos son los que nos dicen que no toquemos, que no comamos, que no vayamos, que no hagamos, que no nos pongamos y nos dicen todos estos preceptos porque tienen cierta reputación de sabiduría, pero lo que no saben estas personas es que cuando nuestra vida en gira en torno a todos estos preceptos, vivimos en esclavitud, por eso, acuérdate de Jesucristo, acuérdate de lo que Él dijo, de lo que Él hizo, Él murió para darnos una vida nueva y en abundancia; él murió para llevar nuestros pecados y poder darnos el perdón permanente, el perdón permanente quiere decir que Jesús no tiene que morir de nuevo para llevar nuestros pecados del mañana, él murió por TODOS nuestros pecados, Jesús NO va a derramar más sangre, ni va a perdonarnos de nuevo, ÉL YA NOS PERDONÓ (Ef. 4:32 y Col. 3:13), acuérdate de su obra maravillosa, acuérdate del Pacto que ha sido establecido con Su preciosa sangre, un Pacto eterno.

Termino recordando que el mismo Jesús nos dijo que cuando participemos de la Santa Cena, lo hagamos ACORDÁNDONOS DE ÉL . . .

“el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto EN MEMORIA DE MÍ. Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, EN MEMORIA DE MÍ.”
I Corintios 11:”3-26

¡Acuérdate de Jesucristo, de su muerte y de su resurrección, acuérdate de que todo lo que somos y tenemos es por ÉL! ¡Gloria a Su Nombre para siempre!