La Gracia obra, pero la Ley también

Muchos que NO conocen la Gracia de Dios, afirman que poner énfasis en la Gracia hace que la gente peque más. Los que dicen esto, NO conocen la Gracia de Dios.

La Gracia OBRA en nuestras vidas de una forma poderosa y maravillosa, la Gracia es la vida de Cristo manifestándose en nosotros, obrando en nuestro interior y produciendo los Frutos del Espíritu:

AMOR, GOZO, PAZ, PACIENCIA, BONDAD, BENIGNIDAD, FIDELIDAD, MANSEDUMBRE, DOMINIO PROPIO

Pablo dijo:

“Por la Gracia de Dios soy lo que soy.”

Todo lo que Pablo era y tenía era por la Gracia de Dios.

“he trabajado mucho más que todos ellos, aunque no yo, sino la gracia de Dios en mí.”
I Corintios 15:10

Pablo conocía el poder de la Gracia de Dios, el poder de la vida de Cristo obrando en su interior.

Cuando la Gracia de Dios es derramada sobre nosotros, cosas maravillosas suceden.

“Ahora, hermanos, os damos a conocer la gracia de Dios que ha sido dada en las iglesias de Macedonia; pues en medio de una gran prueba de aflicción, abundó su gozo, y su profunda pobreza sobreabundó en la riqueza de su liberalidad.”
II Corintios 8:1 y 2

A pesar de la GRAN prueba de aflicción que las Iglesias de Macedonia estaban atravesando, la gracia obró de tal forma que en medio de su aflicción y pobreza pudieron bendecir a los demás con gozo.

Su gracia es suficiente porque cuando somos pobres, en Cristo somos ricos; cuando somos débiles, en Cristo somos fuertes:

“Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades . . . porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.”
II Corintios 12:9 y 10

La ley y los mandamientos también OBRAN trayendo condenación y muerte.

“el poder del pecado es la ley”
I Corintios 15:56b

La Ley fortalece al pecado para vencernos, por eso, Pablo también nos dice:

“Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas despertadas por la ley, actuaban en los miembros de nuestro cuerpo a fin de llevar fruto para muerte . . . ¿Qué diremos entonces? ¿Es pecado la ley? ¡De ningún modo! . . .”
Romanos 7:5 y 7

La Ley NO es pecado, pero despierta pasiones pecaminosas porque por medio de la Ley viene el conocimiento del pecado:

“yo no hubiera sabido lo que es la codicia, si la ley no hubiera dicho: NO CODICIARÁS. Pero el pecado, aprovechándose del mandamiento, produjo en mí toda clase de codicia;”
Romanos 7:7b y 8a

El pecado se aprovechó del mandamiento para producir toda clase de codicia en la vida de Pablo, por eso, él mismo nos dice:

“al venir el mandamiento, el pecado revivió, y yo morí”
Romanos 7:9b

Los que predican la Ley y los Mandamientos traerán un avivamiento a sus vidas, un avivamiento de Pecado.

“al venir el mandamiento, el pecado revivió, y yo morí”
Romanos 7:9b

Algunos siguen creyendo que cuando se predica la Ley y los 10 Mandamientos el pecado disminuye, PERO esto NO es verdad porque . . .

“. . . la ley se introdujo para que el pecado abundase”
Romanos 5:20

Gracias a Dios que cuando aumenta el pecado, la Gracia sobreabunda obrando en nuestras vidas de una forma maravillosa y poderosa.

“Por la gracia de Dios soy lo que soy, y su gracia hacia mí no ha sido en vano; al contrario, trabajé más que todos ellos, pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo.”
I Corintios 15:10

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.