Jesús NO vino para ayudarnos a ser buenos esclavos

La vida bajo la Ley de Moisés es una vida de esclavitud, Pablo llama a la Ley “yugo de esclavitud”:

“Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. He aquí, yo Pablo os digo que si os circuncidáis, de nada os aprovechará Cristo.”
Gálatas 5:1 y 2

La Ley es un yugo de esclavitud porque nadie puede llevar dicho yugo y si intentas hacer algo que nunca puedes lograr, siempre estarás esclavizado a intentar hacerlo y a fracasar en el intento, a intentar hacerlo y a fracasar en el intento, esta vida produce desesperación, Pedro nos presenta la misma idea cuando afirma:

“¿por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar?”
Hechos 15:10

Yo sé que cuesta creer lo que nos dice Pablo y lo que nos dice Pedro porque siempre hemos visto la Ley como una forma de vida, sin embargo, la Ley no se dio para que el pecado disminuyese de nuestras vidas (Ro. 5:20), ni para que podamos vivir por ella (Ro. 7:10 / II Co. 3:6), la Ley se dio para señalar nuestra pecaminosidad (Ro. 3:19 y 20) y mostrarnos que necesitamos la misericordia, la gracia y el perdón de Dios.

Pablo nos dice que el Antiguo Pacto produce esclavos, literalmente dice que “da hijos para esclavitud”:

“. . . estas mujeres son los dos pactos; el uno proviene del monte Sinaí, el cual da hijos para esclavitud; éste es Agar.”
Gálatas 4:24

Los que se aferran al Antiguo Pacto y a la Ley de Moisés son hijos de Agar, son hijos de la esclava, pero los que hemos entrado en el Nuevo Pacto y vivimos por gracia, somos hijos de la libre:

“De manera que no somos hijos de la esclava (Agar = Antiguo Pacto), sino de la libre.”
Gálatas 4:31

Por todo esto, los que afirman que Cristo nos ayuda a cumplir la Ley de Moisés, están diciendo que Cristo nos ayuda a vivir en esclavitud y a ser buenos esclavos, pero, gracias a Dios, que Jesús NO ha venido para que seamos “hijos de la esclava”, ha venido para que seamos “hijos de la libre”.

¿Te imaginas a Moisés en Egipto diciendo a sus hermanos hebreos en esclavitud: “Shalom hermanos, he venido para ayudaros a hacer ladrillos.”?

¡NO! Moisés fue a liberar al Pueblo de Israel de su esclavitud, Moisés fue a liberar a Israel de su yugo y de su carga, de igual forma, Jesús NO ha venido para ayudarnos en nuestra circuncisión o para ayudarnos con nuestra dieta kosher, Jesús ha venido a darnos vida, una vida libre de pesos imposibles de llevar, una vida libre de cargas que nos aplastan, una vida libre de yugos que nos esclavizan . . . Jesús vino para que seamos hijos libres y para darnos una vida en abundancia.

“Acontecerá en aquel tiempo que su carga será quitada de tu hombro, y su yugo de tu cerviz, y el yugo se pudrirá a causa de la unción.”
Isaías 10:27

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.