Cubría, pero NO quitaba

Los pecados NO eran quitados en la Ley de Moisés, los pecados eran cubiertos y preservados. Los pecados seguían estando presentes, pero cubiertos con sangre. Cuando un pecado es cubierto NO es quitado, por tanto, en un momento dado, dicho pecado puede ser descubierto, de hecho, ¿qué sucede cuando cubres con pintura un objeto varias veces? Si no lo sabes, cubre de pintura una pelota de tenis y después la vuelves a cubrir de pintura y después la cubres otra vez y después otra vez . . . ¿qué le ocurre a la pelota de tenis? La pelota cada vez que la cubres se agranda, por tanto, los pecados cubiertos con la sangre de los animales se agrandaban con el tiempo.

“. . . porque la sangre de los toros y de los machos cabríos NO PUEDE QUITAR LOS PECADOS . . . ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que NUNCA PUEDEN QUITAR LOS PECADOS.”
Hebreos 10:4 y 11

La sangre de los animales NUNCA pudo borrar, ni quitar los pecados, todo lo contrario, los sacrificios de animales eran un recordatorio de los pecados de los hombres:

“. . . en estos sacrificios cada año SE HACE MEMORIA DE LOS PECADOS . . .”
Hebreos 10:3

Por eso, el Nuevo Pacto es mejor y la sangre de Jesucristo inigualable porque Jesús, con su sacrificio, quitó nuestros pecados muriendo por nosotros para que NUNCA MÁS fuesen recordados. Jesús fue el Cordero de Dios que QUITÓ el pecado del mundo (Jn. 1:29). Jesús YA quitó el pecado, Jesús YA pagó el precio, ahora solamente nos queda darle las gracias y darle la gloria por los siglos de los siglos.

"Este es el PACTO que haré con ellos . . . NUNCA más me acordaré de sus pecados y transgresiones."
Hebreos 10:16 y 17

Por la preciosa sangre de Jesucristo hemos sido lavados, perdonados, redimidos, justificados, santificados, ahora estamos sin mancha y somos perfectos delante de nuestro Padre . . . y todo por nuestro amado JESUCRISTO. Gloria a su Nombre por siempre.

“en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia”
Efesios 1:7

“YA habéis sido lavados, YA habéis sido santificados, YA habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.”
I Corintios 6:11

“. . . vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre.”
I Juan 2:12

“porque con una sola ofrenda hizo perfectos PARA SIEMPRE a los santificados.”
Hebreos 10:14