¿Estatutos para siempre?

El Nuevo Pacto es totalmente diferente al Antiguo Pacto, por eso, podemos leer en el libro de Jeremías que el Nuevo Pacto NO ES “COMO EL PACTO QUE HICE CON SUS PADRES” (Jer. 31:32a), Dios afirma que el Nuevo Pacto es distinto porque es NUEVO, no podría ser nuevo si no fuese distinto.

Algunos afirman que la Escritura enseña que ciertos estatutos y mandamientos son PARA SIEMPRE y, por tanto, debemos guardarlos, por ejemplo:

• La circuncisión es un Pacto PERPETUO según Génesis 17:13.

• El Templo que construyó Salomón iba a ser la morada de Dios PARA SIEMPRE según I Reyes 8:13 y II Crónicas 7:16.

• El sacrificio de la Pascua es un estatuto PARA SIEMPRE según Éxodo 12:24-27.

• El sacrificio de Yom Kipur es un estatuto PERPETUO según Levítico 16:34.

• El sacerdocio de Aarón también sería un sacerdocio PERPETUO según Éxodo 40:15.

La palabra hebrea que se traduce por PERPETUO y SIEMPRE en los versículos que he mencionado es la misma palabra hebrea: OLAM, esta palabra tiene varios significados, uno de ellos es MUNDO, otro es la duración de la vida del hombre y otro significado es UN TIEMPO LEJANO E INDEFINIDO y puede ser aplicado para el pasado (Gn. 6:4 / Am. 9:11), el presente (Ex. 21:6 / I S. 1:22) y el futuro, por tanto, la palabra OLAM no implica SIN FIN, implica lo que NO podemos ver porque se pierde en el horizonte, ya sea en el horizonte del pasado o en el horizonte del futuro.

La Ley de Moisés con todos sus mandamientos y prohibiciones fue temporal:

“Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, HASTA QUE viniese la simiente a quien fue hecha la promesa;”
Gálatas 3:19

Y el mismo Pablo nos dice que esa simiente es Jesucristo:

“. . . a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo.”
Gálatas 3:16

Por tanto, la Ley de Moisés fue añadida HASTA QUE viniese Jesucristo, Pablo nos dice:

“Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo, pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús;”
Gálatas 3:25 y 26

Creo que la enseñanza de Pablo es clara y directa, el creyente en Jesucristo NO está bajo ayo, no está bajo la Ley de Moisés.

“Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues NO estáis bajo la ley, sino bajo la gracia. ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque NO estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera.”
Romanos 6:14 y 15

“si sois guiados por el Espíritu, NO estáis bajo la ley.”
Gálatas 5:18

AHORA sabemos que . . .

• . . . la circuncisión NADA es (I Co. 7:19) y, en el Mesías, la circuncisión no vale NADA (Gl. 5:6 y 6:15).

• . . . el Templo de Dios, la Morada de Dios, somos nosotros los creyentes (I Co. 3:16), de hecho, El Templo de Jerusalén fue destruido.

• . . . Jesús fue nuestra Pascua sacrificado por nosotros (I Cor. 5:7).

• . . . no ha habido más sacrificios de Yom Kipur desde la destrucción del Templo de Jerusalén.

• . . . el sacerdocio de Aarón ha cambiado, ya que ahora Jesús es sumo sacerdote según el orden de Melquisedec, el escritor de la carta a los hebreos lo dice muy claramente:

“Porque cambiado el sacerdocio, necesario es que haya también cambio de ley;”
Hebreos 7:12

“fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec.”
Hebreos 5:10

La Ley de Moisés fue cumplida y pertenece a un Pacto que se ha quedado obsoleto, el Nuevo Pacto ha hecho que el Antiguo quede obsoleto (Heb. 8:13). Ahora los creyentes vivimos bajo un Pacto de Gracia, NO bajo un Pacto de Ley; ahora vivimos por la fe y no por las obras; impulsados por el amor y no por los mandamientos, ni prohibiciones.

“porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por el amor.”
Gálatas 5:6