En el Valle de Sombra de Muerte

Ahora más que nunca podemos entender lo que quería decir David cuando afirmó:

“aunque anda en valle de sombra de muerte,
no temeré mal alguno porque tú estarás conmigo”

En España estamos andando en el valle de sombra de muerte, tenemos una amenaza constante en nuestras vidas que ha hecho que estemos confinados en nuestras casas, al ver todo esto, es lógico y normal que pasen mil pensamientos por nuestras cabezas junto con la ansiedad y el desánimo que están llamando a nuestra puerta a cada momento.

¿Tiene Dios algo que ver con esta pandemia? Por supuesto que NO. ¿Es un juicio de Dios por los pecados del mundo? Por supuesto que NO. ¿Tiene el hombre algo que ver con este virus? Por supuesto que SÍ. Entonces, ¿de qué sirve nuestra fe en medio de este caos? ¿en medio de esta oscuridad? ¿en medio de este confinamiento? Pues nuestra fe es la que nos dice que no debemos temer, nuestra fe es la que nos dice que Dios sigue estando con el hombre, sigue amando al hombre, sigue llamando a los hombres y sigue ayudándonos.

David NO dijo que Dios le libraría del Valle de Sombra, Jesús NO nos dijo que nos libraría de las tormentas de la vida, pero David sabía que NO estaba sólo, David sabía que su Dios estaba a su lado. Cuando los discípulos fueron golpeados duramente por una gran tormenta y pensaban que iban a morir, las palabras de Jesús trajeron confianza, paz y fe, “NO TEMÁIS”.

Por tanto, pase lo que pase, Dios camina en nuestro valle de sombra de muerte; pase lo que pase, Dios está a nuestro lado en medio de nuestra soledad y confinamiento; pase lo que pase, Dios sigue preocupándose por el hombre y sigue mostrando su misericordia y su compasión a TODAS sus criaturas.

Esta es la fe que se aferra en su Dios, una fe que puede cantar en los balcones, que pueda bailar bajo la tormenta, que puede sonreír ante la adversidad, que puede levantarse con esperanza, una fe que se aferra en ese Dios que nos presentó Jesús, ese Dios amigo de pecadores, ese Dios amigo de los enfermos, ese Dios amigo de los marginados y confinados, Jesús NO cambia y sigue siendo EMANUEL – DIOS CON NOSOTROS . . . y ese mismo Dios es el que está en nuestro confinamiento y en nuestro valle de sombra de muerte.

España, tu Dios está contigo, confía en Su gran amor, confía en Su misericordia sin fin y confía en su asombrosa gracia, Dios es el que está extendiéndonos los brazos para que en medio de nuestro confinamiento podamos sentir su presencia y en medio de nuestra oscuridad podamos ver su luz.

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.