El dios y el mensaje de las Religiones

El Nombre de Dios ha sido profanado por los conceptos erróneos y las falsas enseñanzas acerca de Dios que las Religiones han estado enseñando, por eso, la Religiones nos presentan a un dios grande para la ira y lento para la misericordia; las Religiones nos presentan a un dios que castiga a los hombres, mujeres y niños por sus pecados; las Religiones nos presentan a un dios con sed de sangre y venganza; a un dios que juzga, condena y destruye; a un dios que aborrece a los impíos; a un dios que se deleita con la muerte del impío y que anhela mandar a los incrédulos al Lago de Fuego y Azufre . . . El dios de las religiones es cruel, iracundo, vengativo, castigador, ladrón y homicida.

El dios de las Religiones NO es un Dios de Amor, NO es un Dios dador, NO es un Dios Compasivo, NO es un Dios Perdonador, NO es un Dios Clemente, ni Misericordioso, NO es un Dios lento para la ira, NO es el Dios que Jesús nos dio a conocer.

El dios de las Religiones es malo y el mensaje de los religiosos es malo porque las Buenas Noticias SOLAMENTE las encontramos en Jesucristo, sólo Él tiene Palabras de Vida.

Los que predican que los pecadores están condenados y van a ir al Infierno, NO están predicando el Evangelio, están predicando condenación y muerte, están sirviendo a la Ley de Moisés.

El Evangelio son las Buenas Noticias de un Dios Bueno, el Evangelio es llamado el Evangelio de nuestra Salvación, Jesús el Salvador del Mundo, amó al mundo y quitó los pecados del mundo, esto son Buenas Noticias.

El Evangelio es llamado el Evangelio de la Paz porque la lucha ha terminado, Jesús ha vencido al pecado, al diablo y a la muerte, ahora tenemos Paz, Paz con nosotros y Paz para con Dios por medio de Jesús.

Los que predican el dios de las religiones están profanando el Nombre de Dios, están manchando Su reputación.

“. . . he tenido dolor al ver mi santo nombre profanado por la casa de Israel entre las naciones adonde fueron.”
Ezequiel 36:21

¿Qué pensarían las naciones del Dios de Israel cuando Su Pueblo fue dispersado a otras naciones?

¿Qué pensaría la gente del Padre del Hijo pródigo cuando lo vieran trabajando con los cerdos y pasando hambre?

No profanemos el Nombre de Dios, No manchemos su reputación, No prediquemos condenación, Jesús NO vino a condenar al mundo, ¿quiénes somos nosotros para condenarlo?

Llevemos el Evangelio a las naciones, el Evangelio de la Gracia de Dios, proclamando las Buenas Noticias de un Dios Bueno, de un Dios de Amor a un mundo perdido, pero amado por su Dios.

Esta reflexión pertenece a una de las Paradas de mi libro:

MI COMPAÑERO DE VIAJE

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.