El Arma de los Religiosos

Lamentablemente, la Biblia se ha convertido en el arma de muchos religiosos, es muy fácil reconocer a los religiosos por dos cosas principalmente: no tienen buenas noticias y porque juzgan y condenan sin misericordia a todos los que no visten, ni comen, ni hablan, ni piensan, ni creen, ni viven como ellos. ¡Así son los religiosos!
Que no te extrañe cuando el religioso te diga que no guardas el Shabat porque a Jesús y a sus discípulos les dijeron lo mismo, que no te extrañe cuando el religioso te llame pecador y endemoniado porque a Jesús también le llamaron así, que no te extrañe cuando el religioso te diga que no comes según la Ley porque los religiosos también se lo dijeron a sus discípulos:

“Viéndolo los fariseos, le dijeron: He aquí tus discípulos hacen lo que no es lícito hacer en el día de reposo.”
Mateo 12:2

Los religiosos, esas personas que caminan sobre nubes de santidad y gloria, que ayunan dos veces a la semana y dan los diezmos de todo, son tan infelices que tienen que estar observando lo que comen otras personas, lo que visten otras personas, lo que hacen otras personas para poder señalarlas con el dedo engrandeciéndose ellos al humillar a los demás, ¡Qué vida tan triste tienen los religiosos! Además, no les importa citar las partes de la Biblia que les interesa para atacar a sus propios hermanos, para juzgar a los pecadores, para poner cargas sobre otros que ni ellos mismos pueden llevar. Hay un proverbio que dice: “A la miseria le encanta la compañía” y ¡qué verdad es con los religiosos! . . . son tan miserables que te quieren convencer para que sigas sus pisadas y seas tan miserable como ellos citando mandamientos que no cumplen y amando a las personas que, en realidad, no pueden ni ver.

El diablo citó la Escritura a Jesús, pero Jesús pudo ver el espíritu que había detrás de esa Escritura:

“y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está . . .”
Mateo 4:6

Que no te quepa la menor duda cuando los religiosos citan la Biblia detrás de sus palabras está el espíritu del diablo, el espíritu de la acusación y de la condenación, no escuchemos las palabras llenas de acusación y condenación de los religiosos incluso cuando dicen “Escrito está”, sus intenciones no son honestas, ni buenas.

Vivamos la vida maravillosa que Dios nos ha dado, disfrutemos de todas las bendiciones que tenemos, compartamos con otros las Buenas Noticias del Evangelio de la Gracia y del Amor de Dios, traigamos libertad a las personas que están atadas por las mentiras de la Religión, los religiosos seguirán usando la Escritura para atacarnos, pero nosotros seguiremos amándolos y seguiremos proclamando LA PALABRA DE DIOS: JESUCRISTO.

Esta reflexión pertenece a una de las Paradas de mi libro:

MI COMPAÑERO DE VIAJE

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.