Dios tendrá misericordia del que tendrá misericordia

“Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro, y proclamaré el nombre del Señor delante de ti; y tendré MISERICORDIA del que tendré MISERICORDIA, y seré clemente para con el que seré clemente.”
Éxodo 33:19

La afirmación “tendré misericordia del que tendré misericordia” NO significa que Dios tiene misericordia de ciertos individuos mientras que de otros no la tiene porque así Él lo haya determinado, pero lamentablemente, esto es lo que muchos leen en esta afirmación. Con esta afirmación Dios nos dice que Él es libre para tener misericordia del que quiera tener misericordia, pero ¿quién necesita misericordia? Los pobres, los enfermos, los perdidos, los desobedientes, los culpables, los pecadores . . . ¿Cuándo ha tenido Dios misericordia de los se la han pedido? ¡SIEMPRE! ¿Por qué? Porque nuestro Dios es misericordioso:

“Clemente y MISERICORDIOSO es el Señor, Lento para la ira, y grande en MISERICORDIA. Bueno es el Señor para con todos, Y sus MISERICORDIAS sobre todas sus obras.”
Salmo 145:8 y 9

No solamente es misericordioso, ÉL es MUY MISERICORDIOSO:

“el Señor es MUY MISERICORDIOSO y compasivo.”
Santiago 5:11b

Nuestro Dios es llamado Padre de Misericordias:

“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, PADRE DE MISERICORDIAS y Dios de toda consolación”
II Corintios 1:3

Gracias a su misericordia, Dios NO nos ha abandonado, ni hemos sido consumidos:

“Por la MISERICORDIA de Dios no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus MISERICORDIAS. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.”
Lamentaciones 3:22 y 23

Yo, ayer por la noche, estuve a punto de agotar la misericordia de Dios, pero esta mañana, cuando me levanté . . . ¡SUS MISERICORDIAS ERAN NUEVAS! ¡AleluYah! Incluso cuando su Pueblo Israel fue rebelde, las muchas misericordias de Dios prevalecían:

“Mas ellos y nuestros padres fueron soberbios, y endurecieron su cerviz, y no escucharon tus mandamientos. No quisieron oír, ni se acordaron de tus maravillas que habías hecho con ellos; antes endurecieron su cerviz, y en su rebelión pensaron poner caudillo para volverse a su servidumbre. Pero tú eres Dios que perdonas, clemente y piadoso, tardo para la ira, y GRANDE EN MISERICORDIA, porque no los abandonaste. Además, cuando hicieron para sí becerro de fundición y dijeron: Este es tu Dios que te hizo subir de Egipto; y cometieron grandes abominaciones, tú, con todo, por TUS MUCHAS MISERICORDIAS no los abandonaste en el desierto.”
Nehemías 9:16-19

Todas las personas que se acercaron a Jesús pidiendo misericordia, la recibieron:

• Dos ciegos clamaron “Ten MISERICORDIA de nosotros, Hijo de David” y recibieron misericordia (Mt. 9:27).

• Una mujer cananea clamó: “¡Señor, Hijo de David, ten MISERICORDIA de mí!” y recibió misericordia (Mt. 15:22).

• Un hombre con un hijo epiléptico clamó: “Señor, ten MISERICORDIA de mi hijo” y recibieron misericordia (Mt. 17:5).

• El padre con un hijo endemoniado clamó: “Ten MISERICORDIA de nosotros, y ayúdanos.” y recibieron misericordia (Mc. 9:22).

• Bartimeo, el ciego, clamó: “¡Jesús, Hijo de David, ten MISERICORDIA de mí!” y recibió misericordia (Mc. 10:47).

Jesús tuvo misericordia de los que tuvo misericordia por su inmenso amor hacia cada uno de ellos. ¿Hemos aprendido ya lo que significa esto?

“Id, pues, y aprended lo que significa: MISERICORDIA QUIERO, y no sacrificio.”
Mateo 9:13

Como Dios es misericordioso, Jesús nos dice que nosotros también debemos serlo:

“. . . Dios es benigno para con los ingratos y malos. Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso.”
Lucas 6:35b y 36

En el Nuevo Pacto, vemos como Dios ha mostrado su misericordia haciéndose hombre y muriendo POR TODOS LOS HOMBRES. El murió por su gran e inmenso amor y porque es rico en misericordia.

“Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres”
Tito 2:11

“Pero Dios, que es RICO EN MISERICORDIA, por su GRAN AMOR con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo”
Efesios 2:4 y 5

Cuando éramos pecadores, siendo culpables delante de Dios, Él tuvo misericordia de los hombres, llevó nuestro pecado y nos perdonó, Dios sepultó nuestras iniquidades y echó en lo profundo del mar todos nuestros pecados . . . ¡Gracias Jesús!

“¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en MISERICORDIA. Él volverá a tener MISERICORDIA de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados. Cumplirás la verdad a Jacob, y a Abraham la MISERICORDIA, que juraste a nuestros padres desde tiempos antiguos.”
Miqueas 7:18-20

Dios se deleita en misericordia y aunque éramos culpables y merecedores de un castigo, fuimos amados, perdonados y justificados porque SU MISERICORDIA triunfó sobre el juicio.

“. . . la MISERICORDIA triunfa sobre el juicio.”
Santiago 2:13

Esta reflexión pertenece a una de las Paradas de mi libro:

MI COMPAÑERO DE VIAJE

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.