Cuando la Luz que hay en ti es Oscuridad

“Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Él dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón . . . Entonces Saulo se levantó de tierra y abriendo los ojos, no veía a nadie; así que, llevándole por la mano, le metieron en Damasco”
Hechos 9:4,5 y 8

“Mira, pues, que la luz que en ti hay no sea oscuridad.”
Lucas 11:35

Tenemos un ejemplo claro en la Escritura de una persona que creía que vivía en la Luz, pero, en realidad, vivía en la Oscuridad: Saulo de Tarso (Pablo). Saulo creía que la Luz estaba en él, pensaba que vivía en la Luz porque vivía una vida de obediencia y de arrepentimiento, una vida llena de esfuerzo, sacrificio y obras, Saulo creía que la Luz de Dios llenaba su vida y veía en los cristianos oscuridad y tinieblas, PERO un buen día, Saulo tuvo un encuentro con la verdadera Luz y, en ese momento, pudo entender que él había estado viviendo en la oscuridad y que él había estado persiguiendo y luchando contra la Luz.

Muchos religiosos miran a Jesús y ven oscuridad, ven a un pecador, ven a un hacedor de maldad, ven a un ministro de pecado, ven a un endemoniado, para muchos religiosos, Jesús es oscuridad, el mensaje del amor de Dios es oscuridad, hablar de la Gracia de Dios es dar lugar a la oscuridad, hablar de las Buenas Noticias es tinieblas . . . PERO los que conocemos a Jesús, sabemos que JESUCRISTO es la verdadera Luz, la Luz del Mundo, la Luz de la Vida y no importa si los religiosos tienen la Ley de Moisés porque Saulo tenía la Ley, Pablo era irreprensible según la justicia de la Ley, PERO la luz que había en él era oscuridad, Pablo vivía en las tinieblas.

“La lámpara de tu cuerpo es tu ojo; cuando tu ojo está sano, también todo tu cuerpo está lleno de luz; pero cuando está MALO, también tu cuerpo está lleno de oscuridad. Mira, pues, que la luz que en ti hay no sea oscuridad.”
Lucas 11:34 y 35

La palabra griega para “MALO” es “PONEROS” cuyo significado también es “ESFUERZO DOLOROSO” y “LABOR PENOSA”, el ojo de Saulo era MALO porque su vida era una labor penosa y un esfuerzo doloroso intentando guardar los cientos de mandamientos y prohibiciones de la Ley, la vida en la Ley y en el Judaísmo era una vida de obras, por eso, Pablo NUNCA pudo experimentar reposo, ni satisfacción, ni vida; la luz que había en Pablo era oscuridad, por eso, perseguía a los hijos de la Luz (Juan 12:36). Nuestro OJO ES BUENO cuando está en la Luz, cuando está en Cristo; nuestro OJO ES BUENO cuando dejamos de poner nuestra mirada en esos esfuerzos dolorosos y labores penosas que encontramos en la Ley de Moisés y disfrutamos del reposo que encontramos cuando ponemos nuestra fe y confianza en Jesucristo.

En Hebreos podemos leer:

“Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo”
Hebreos 3:12

Un corazón malo es un corazón lleno de obras, lleno de fatiga, lleno de esfuerzos dolorosos, es un corazón que sigue aferrándose a la Ley y NO cree en el mensaje del Evangelio, no cree en el Nuevo Pacto de Gracia, no cree en la obra maravillosa de Cristo, por eso, este corazón NO puede descansar . . .

“los que hemos creído entramos en el reposo”
Hebreos 4:3a

“Mira, pues, que la luz que en ti hay no sea oscuridad.”
Lucas 11:35

Esta reflexión pertenece a una de las Paradas de mi libro:

MI COMPAÑERO DE VIAJE

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.