Discípulos de Moisés vs Discípulos del Mesías

“Entonces lo insultaron, y le dijeron: Tú eres discípulo de ese hombre; pero nosotros somos discípulos de Moisés.”
Juan 9:28

En los tiempos de Jesús encontramos a muchos que eran discípulos de Moisés y también encontramos a otro grupo de judíos (llamado “el Remanente”) que era discípulo de Jesús. Pablo nos dice algo muy significativo: Los discípulos de Jesús pueden ver, pero los discípulos de Moisés NO pueden ver porque tienen un velo en sus ojos, por eso, cuando leen el Antiguo Testamento / Pacto no ven a Jesús, ni ven el Nuevo Pacto, ni ven la obra maravillosa del Mesías.

“Pero el entendimiento de ellos se endureció; porque hasta el día de hoy, en la lectura del Antiguo Pacto el mismo velo permanece sin alzarse, pues sólo en Cristo es quitado.”
II Corintios 3:14

Cuando entendemos lo que Pablo nos enseña, es triste ver cómo muchos cristianos acuden a los Rabinos para entender las Escrituras sabiendo que los Rabinos que NO creen en Jesús tienen un velo y todo lo que enseñan está distorsionado por dicho velo y por su religiosidad. Por eso, no pudieron aceptar a su Mesías, ni pueden entender el Nuevo Pacto, ni pueden ver la Trinidad, ni muchas otras cosas más.

Pregunta a los Rabinos si Dios quiere tener un templo físico en Jerusalén y te dirán que SÍ (oran tres veces al día por la reconstrucción del Templo), pregunta a los Rabinos si Dios quiere que se ofrezcan sacrificios de animales (ahora no lo hacen porque no hay Templo) y te responderán que SÍ . . . ¿A quién vas a creer: a los discípulos de Moisés que tienen un velo o a los discípulos del Mesías?

Los discípulos del Mesías enseñaron:

“El Dios que hizo el mundo y todo lo que en él hay, puesto que es Señor del cielo y de la tierra, NO mora en templos hechos por manos de hombres”
Hechos 17:24

Pablo, discípulo del Mesías, nos enseña que Dios NO mora en templos hechos por manos de hombres, por tanto, Dios NO está interesado en un Templo de ladrillos, ya que ahora nosotros somos el Templo de Dios y Él mora en medio de nosotros:

“¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros?”
I Corintios 3:16

Acerca de los sacrificios, esto es lo que nos enseña el autor de la carta a los hebreos, discípulo del Mesías:

“Por lo cual, al entrar El en el mundo, dice: SACRIFICIO Y OFRENDA NO HAS QUERIDO, PERO UN CUERPO HAS PREPARADO PARA MÍ; EN HOLOCAUSTOS Y sacrificios POR EL PECADO NO TE HAS COMPLACIDO. ENTONCES DIJE: "HE AQUÍ, YO HE VENIDO (EN EL ROLLO DEL LIBRO ESTÁ ESCRITO DE MÍ) PARA HACER, OH DIOS, TU VOLUNTAD." Habiendo dicho arriba: SACRIFICIOS Y OFRENDAS Y HOLOCAUSTOS, Y sacrificios POR EL PECADO NO HAS QUERIDO, NI en ellos TE HAS COMPLACIDO (los cuales se ofrecen según la ley), entonces dijo: HE AQUÍ, YO HE VENIDO PARA HACER TU VOLUNTAD. El quita lo primero para establecer lo segundo.”
Hebreos 10:5-9

Este pasaje es impresionante . . . el autor de la carta nos enseña que Dios NO ha querido ofrendas, ni sacrificios afirmando que Dios no se han complacido en estos sacrificios y ofrendas que se ofrecen según la Ley de Moisés. El único sacrificio y ofrenda que ha complacido a Dios, ha sido el sacrificio de Jesucristo, ofrecido UNA VEZ Y PARA SIEMPRE (Heb. 7:27; 9:12 y 26), ya no queda más sacrificios, ni ahora, ni cuando los Rabinos reconstruyan el Tercer Templo y se restablezcan los sacrificios, cuando esto suceda, estarán pisoteando la sangre de Cristo, estarán haciendo afrenta al Espíritu de Gracia y se estarán oponiendo al Nuevo Pacto establecido por el Dios de Israel en la sangre del Mesías. No te parece curioso que muchos cristianos están dando dinero para que el Templo sea reconstruido, a mí no solamente me parece curioso, me parece una auténtica barbaridad.

Termino mi reflexión haciéndote una pregunta:

¿A quién creerás? . . . ¿A los discípulos de Moisés o a los discípulos del Mesías?