Una historia de dos árboles

El hombre ha sido creado para vivir por el Árbol de la Vida y NO por el Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, por eso, Dios dijo a Adán y Eva que NO comieran del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal. Sin embargo, el diablo se acercó y les dijo que si querían ser como Dios, debían comer del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal porque al comer de dicho árbol, sus ojos serían abiertos y serían tan santos, tan justos, tan buenos, tan perfectos como el mismo Dios. El diablo añadió:

“¿Has creído a tu Dios cuando dijo que moriréis al comer del árbol? No es verdad, creedme, por el conocimiento viviréis y llegaréis a ser como Dios.”

Dios quería caminar con el hombre, compartir su vida con el hombre, pasar buenos tiempos juntos, abrir su corazón al hombre y que el hombre pudiera participar de la vida de Dios, del conocimiento directo de Dios, del amor de Dios, de la gracia de Dios, de la presencia de Dios, de las bendiciones de Dios . . .

Como todos sabemos, el hombre eligió creer al diablo comiendo del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, ese mismo día, el hombre murió porque perdió la vida de Dios que fluía en su interior, perdió la presencia del Espíritu Santo y se encontraron solos, desnudos y avergonzados.

Todos sabemos lo que viene a continuación, a pesar del palo que le dieron a Dios, Dios se acerca con misericordia y amor una vez más para pasear con sus hijos, pero sus hijos, esta vez, no le reciben con un beso, ni con un abrazo, ni con una sonrisa, esta vez sus hijos están escondidos llenos de temor, llenos de vergüenza, es decir, llenos de todo lo que el pecado produce. Aunque Dios les da una oportunidad para arrepentirse, Adán culpa a Dios, Eva culpa a la serpiente y la serpiente . . . bueno, Dios no está interesado en serpientes, por tanto, no importa lo que hubiese dicho . . . Dios arroja al hombre del Huerto y pone una espada encendida para guardar el camino del Árbol de la Vida, Árbol que el propio hombre había rechazado, por tanto, Dios le da al hombre lo que quería, pero no solamente eso, Dios no quería que comiesen del Árbol de la Vida para que NO viviesen en pecado para siempre . . .

A partir de este momento en la historia de la humanidad, el hombre vivió alimentándose del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, es decir, conociendo el bien para hacerlo y conociendo el mal para evitarlo y esto se consigue a través de mandamientos y prohibiciones, pero como ya vimos en un principio, Dios NUNCA tuvo la intención de que el hombre viviese por mandamientos y prohibiciones, el hombre NO fue creado para vivir por el Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal. No obstante, la humanidad creyó la mentira del diablo y pensó que podría llegar a ser como Dios a través del conocimiento y de sus obras haciendo el bien y de sus obras evitando el mal, es interesante, que todas las Sectas y Religiones se alimentan del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, PERO no tienen vida porque la vida está en Cristo Jesús que es el Árbol de la Vida.

La humanidad comenzó a establecer sus propias leyes, sus propios mandamientos, sus propias prohibiciones, PERO no consiguieron ser buenos, justos, santos, perfectos como Dios, incluso algunas sociedades recibían de sus dioses mandamientos y prohibiciones con una serie de recompensas y castigos, por ejemplo, el Código de Hammurabi que fue un código compuesto de las leyes escritas más antiguas que se conocen, leyes que existían incluso antes de la Ley de Moisés.

Dios hace una aportación a la humanidad dando a un Pueblo, a Israel, una serie de mandamientos y prohibiciones en una Ley (mientras tanto las otras naciones seguían creando sus propios códigos de conducta) y si conseguían guardarla, entonces SERÍAN COMO DIOS, ¿Qué es lo que Dios quería demostrar? Quería demostrar que el diablo fue el mentiroso, Dios NO fue quien mintió al hombre, Dios quería demostrar que por medio del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, el hombre NO puede vivir, quería demostrar que por medio del conocimiento del Bien y del Mal, nadie podrá ser como DIOS.

A pesar de todos sus intentos, el Pueblo de Israel NUNCA pudo ser como Dios aunque intentó guardar la Ley, pero llegó un momento en la historia de Israel en el que un grupo de judíos creía que guardaba la Ley y que eran como Dios por seguir una serie de mandamientos y prohibiciones, ¿Cómo consiguieron guardar la Ley este grupo de judíos llamados Fariseos? Poniendo “cercos” a la Ley, es decir, poniendo mandamientos a los mandamientos y prohibiciones a las prohibiciones, por ejemplo, si Dios dice que nadie puede trabajar en Shabat, los Rabinos dijeron que nadie puede tocar una herramienta de trabajo en Shabat; si Dios dice que no toques a tu esposa cuando esté con el periodo, entonces los Rabinos dijeron que los hombres NO pueden tocar a ninguna mujer porque podrían estar con el periodo; si Dios dice acuérdate del Shabat, los Rabinos dijeron que cada viernes por la noche (víspera de Shabat) se encendiese dos velas y se hiciese una oración especial para recordar el Shabat, etc etc etc etc etc etc

Fue en este momento cuando Dios irrumpe en la humanidad haciéndose hombre, mostrando a los que decían que habían conseguido ser perfectos a través del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal que: “UNA COSA TE FALTA” . . . Jesús fue duro, especialmente con los fariseos religiosos porque ellos ya no necesitaban la misericordia de Dios, ya que tenían la Ley y la cumplían; ellos NO necesitaban la Gracia, ya que ellos se esforzaban en cumplir los mandamientos, por eso, Jesús les dice:

“Hey, vosotros creéis que si no te acuestas con una mujer no eres una adultero, pero yo os digo que si alguno adultera en su corazón, con sus pensamientos, YA ES UN ADULTERO; hey, vosotros creéis que si no matáis, entonces sois inocentes, pero yo os digo que si odias a tu hermano ERES UN HOMICIDA . . .”, en otras palabras, ¿Creías que vivías según la Ley? ¿Creías que estabas agradando a Dios con la multitud de tus mandamientos y prohibiciones? “La Ley NO se dio para que vivieras por ella, la Ley se dio para que te dieses cuenta de que NO la puedes cumplir y pudieses acudir a mí en humildad, pidiéndome misericordia, perdón y gracia y YO te hubiese dado todo.”

“Dos hombres subieron al templo a orar; uno era fariseo y el otro recaudador de impuestos. El fariseo puesto en pie, oraba para sí de esta manera: "Dios, te doy gracias porque no soy como los demás hombres: estafadores, injustos, adúlteros; ni aun como este recaudador de impuestos. "Yo ayuno dos veces por semana; doy el diezmo de todo lo que gano." Pero el recaudador de impuestos, de pie y a cierta distancia, no quería ni siquiera alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: "Dios, ten piedad de mí, pecador." Os digo que éste descendió a su casa justificado pero aquél no; porque todo el que se ensalza será humillado, pero el que se humilla será ensalzado.”
Lucas 18:10-14

El fariseo decía: “Hey yo guardo tu Ley, incluso hago más”, mientras que el recaudador de impuestos conocía la Ley y sabía que NO la podía cumplir y esto es precisamente lo que Dios ha querido que la humanidad entendiese: que NO hay vida en el Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal y que la vida del hombre NO es “haz esto y no hagas eso; haz esto y no hagas eso; haz esto y no hagas eso . . .” si estás viviendo este tipo de vida, entonces estás viviendo en el Antiguo Pacto y estás alimentándote del Árbol equivocado . . . la vida del hombre es una vida con Dios, una vida compartida con Él, Dios viviendo en nosotros y caminando con nosotros, Dios dándose a conocer a nuestras vidas, Dios amándonos y nosotros recibiendo su amor y amándole, recibiendo sus bendiciones y bendiciéndole, esta es la vida del NUEVO PACTO, el Nuevo Pacto – JESUCRISTO - fue la solución que Dios tenía pensado desde antes de la fundación del mundo.

“fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres . . . con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros, y mediante el cual creéis en Dios, quien le resucitó de los muertos y le ha dado gloria, para que vuestra fe y esperanza sean en Dios.”
I Pedro 1:18-21

En el Nuevo Pacto (Cristo) es donde encontramos todo lo que necesitamos, la humanidad intentó ser como Dios con sus códigos, leyes, mandamientos y prohibiciones, pero FALLÓ MISERABLEMENTE (y sigue fallando miserablemente).

“Despierta, ESPADA, CONTRA MI PASTOR, y contra el hombre COMPAÑERO MÍO --declara el SEÑOR de los ejércitos.”
Zacarías 13:7

En la Cruz, la espada encendida que guardaba el Huerto de Edén (Gn. 3:24) y el Árbol de la Vida, se despertó contra el Pastor y fue herido muriendo por nosotros, la espada de la justicia y del juicio despertó cuando Jesús llevó nuestros pecados e iniquidades en la cruz y murió por nosotros, ahora ya NO hay una espada guardando el Árbol de la Vida, ahora, a través de Jesús, podemos entrar al Huerto de las Delicias, podemos tener Vida, ahora podemos caminar con nuestro Dios, podemos conocerle de una forma personal, podemos oír su voz, podemos disfrutar de su presencia y de todo lo que Él es y nos ha dado: su perdón, su amor, su gracia, su misericordia, su bondad, su paz, su poder . . . ¡ESTO ES EL NUEVO PACTO!

“Bajo la sombra del deseado me senté, Y su fruto fue dulce a mi paladar. Me llevó a la casa del banquete, Y su bandera sobre mí fue AMOR.”
Cantar de los cantares 2:3b y 4