La Sana Doctrina

“. . . enseña lo que está de acuerdo con LA SANA DOCTRINA”
Tito 2:1

La sana doctrina es lo que predicaba y enseñaba el apóstol Pablo, es el mensaje del Evangelio, las Buenas Noticias de la Salvación, Pablo predicaba:

“Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras”
I Corintios 15:3 y 4

Pablo dice que los Corintios recibieron el Evangelio y perseveraban en él:

“Además os declaro el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis”
I Corintios 15:1

Pablo predicaba la sana doctrina, es decir, predicaba el Evangelio, un mensaje sin Cristo es un mensaje sin vida, un mensaje sin Cristo es un mensaje vacío, es un mensaje sin poder y sin esperanza . . .

“Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán LA SANA DOCTRINA, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.”
II Timoteo 4:4

La sana doctrina, que Pablo vuelve a mencionar aquí, es equivalente a la verdad, al no querer recibir la sana doctrina, los oídos de estas personas se apartan de la verdad y la verdad es Cristo y lo que él hizo por nosotros, es decir, EL MENSAJE DEL EVANGELIO.

Pablo afirma que la verdad está en el Evangelio, la verdad está en Cristo y en lo que él ha hecho por nosotros y nos ha dado:

“para que la verdad del evangelio permaneciese con vosotros . . .”
Gálatas 2:5b

“En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él . . .”
Efesios 1:13a

Por tanto, la sana doctrina es la palabra de verdad, es el Evangelio de nuestra salvación, es la verdad del Evangelio, es Dios amándonos y haciéndose hombre, es Jesús sufriendo y muriendo por nosotros, es Jesús resucitando y sentándose a la diestra del Trono de Dios.

“Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.”
Hechos 20:24

No hay otro Evangelio, las Buenas Noticias de la Gracia de Dios, esta es la sana doctrina.

“Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. No os dejéis llevar de doctrinas diversas y extrañas; porque buena cosa es afirmar el corazón con la gracia”
Hebreos 13:8 y 9a