Dios es mejor que nosotros, aunque los religiosos digan lo contrario

Reconozco que cada vez soporto menos a los religiosos que se creen superiores a los demás, esos religiosos llenos de orgullo espiritual porque oran más que otros, porque ayunan más que otros, porque buscan más que otros, porque leen la Biblia más que otros, porque saben más que otros . . . especialmente en este tiempo tan difícil para todos, cuando escucho sus predicaciones llenas de ira, de odio y de violencia, predicaciones llenas de acusaciones, condenación y juicio . . . y lo más gracioso es, que después nos quieren hacer creer que están predicando el Evangelio, pero ¿cómo pueden predicar de algo que no han conocido, ni experimentado?

¿Te has preguntado que pasaría si estos religiosos, a los que se les llena la boca hablando de la ira de Dios, tuviesen razón? Por favor, escucha atentamente: Si tuviesen razón estos religiosos cuando proclaman que esta pandemia es un juicio de Dios, cada cristiano que orase por un enfermo, estaría orando en contra de la voluntad de Dios; cada médico que tratase de curar a los enfermos, estaría oponiéndose a los propósitos de Dios; cada investigador que estuviese tratando de buscar una vacuna, estaría intentando frustrar los planes de Dios; cada cristiano que llevase comida a las familias necesitadas, estaría evitando que esas familias sintiesen la ira divina que está causando el hambre y la mortandad . . . ¿Habías pensado en todo esto? ¿Te imaginas que vas a un enfermo y le dices que el juicio de Dios ha caído sobre él, pero que tú quieres orar por él? ¿No sería esto una contradicción? ¿Es que ahora resulta que nuestra Padre Celestial es el que hiere y mata y su Pueblo es el que venda las heridas a los que Dios está matando? ¿De verdad podemos creer que los cristianos somos mejores que Dios? ¿De verdad podemos creer que mientras que nosotros miramos el sufrimiento con dolor y compasión, nuestro Dios está airado y esperando que haya más muertos cada día? ¿Crees en estas mentiras de los religiosos? ¿Crees en este dios que hace morir a nuestros mayores porque otros, que no tienen nada que ver con ellos, han pecado? . . . La Escritura nos enseña que los hijos NO pagarán por el pecado de sus padres, por eso, ¡mucho menos pagarán los padres por el pecado de sus hijos! . . . Y después estos religiosos dicen con orgullo e indignación: “El mundo rechaza mi mensaje, el mundo es tan perverso.” . . . Y yo digo: ¿Sólo el mundo rechaza vuestro mensaje? YO mismo rechazo vuestro mensaje de ira, de odio, de violencia, de acusación, de castigo y de juicio, yo no creo en vuestro dios, ni en vuestro Evangelio de Ira.

Yo tengo un compromiso firme: PREDICAR LAS BUENAS NOTICIAS DEL EVANGELIO DE CRISTO, EL EVANGELIO DE LA GRACIA DE DIOS, EL EVANGELIO DE NUESTRA SALVACIÓN . . . buenas noticias a los marginados, a los rechazados, a los necesitados, a las prostitutas, a los enfermos, a los que no son nada y a los que no tienen nada; Dios no es el que ha causado esta catástrofe, que no te quepa la menor duda, Dios está con las familias que han perdido a un ser querido trayendo consuelo a sus vidas, Dios está con los enfermos con el covid-19 trayendo fe y esperanza a sus corazones; Dios está con los cristianos que estamos clamando por los que lo están pasando mal, cuando el cristiano extiende su mano con un plato de comida, es la mano de Dios la que se extiende, cuando un médico en su agotamiento sigue trabajando, es Dios quien está fortaleciendo sus manos, Dios está con cada enfermera que se juega la vida cuidando a nuestros enfermos, Dios está con cada camionero acompañándole en la carretera, Dios está presente en esta situación, Dios llora cuando nosotros lloramos por nuestro país, Dios es EMANUEL – Dios con nosotros - y su mensaje sigue siendo el mismo: PORQUE DE TAL MANERA DIOS AMÓ AL MUNDO y Dios nos AMA y nos AMÓ tanto que nos dio lo más valioso que tenía, a su propio Hijo para que nosotros pudiésemos tener vida por medio de su muerte y resurrección, una vida compartida con nuestro Dios, una vida nueva y maravillosa.

YO NO TENGO NINGUNA DUDA:

DIOS ES MEJOR QUE YO, ¡DIOS ES MEJOR QUE NOSOTROS!

“. . . la misericordia triunfa sobre el juicio.”
Santiago 2:13b

 

Esta reflexión pertenece a una de las Paradas de mi libro:

MI COMPAÑERO DE VIAJE

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.