"Hazme como uno de tus trabajadores"

Estas son las palabras que el hijo menor, el llamado hijo pródigo, tenía pensado decir a su Padre cuando lo viera después de haber malgastado la herencia que le había dado. El hijo menor se había gastado todo, ya no le quedaba nada y, además, tenía mucha hambre, de hecho, anhelaba poder comerse la comida que estaban comiendo los cerdos, fue en esos momentos cuando comenzó a pensar en los trabajadores que tenía su Padre y en lo bien que comían y fue en esos momentos cuando se prepara un discurso para cuando se encontrase con su Padre de nuevo. El hijo quería ser uno de los siervos, unos de los trabajadores de su Padre, veamos como él mismo lo expresa:

“¡Cuántos de los trabajadores de mi padre tienen pan de sobra, pero yo aquí perezco de hambre! Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: 'Padre, he pecado contra el cielo y ante ti; ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo; HAZME COMO UNO DE TUS TRABAJADORES'"
Lucas 15:17-19

El deseo de este hijo NO era ser parte de la familia porque no se consideraba digno se der llamado hijo, su anhelo era poder ser uno de esos siervos que trabajaban para su Padre y que nunca les faltaba pan.

Veamos lo que el Padre le dice cuando llega a casa (Lucas 15:21-24 . . .

Hijo menor:

“Padre, he pecado contra el cielo y ante ti; ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo . . .”

Padre:

“Pronto; traed la mejor ropa y vestidlo, y poned un anillo en su mano y sandalias en los pies; y traed el becerro engordado, matadlo, y comamos y regocijémonos; porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado." Y comenzaron a regocijarse.”

El Padre NO le deja terminar su discurso, no permite que le diga que le haga como uno de sus trabajadores, ¿por qué? Porque el Padre NO quiere que le sirvan, el Padre quiere que le conozcan y que le amen. El Padre le dice a sus siervos que le traigan la MEJOR ropa, un anillo y sandalias, con estas palabras el Padre estaba reafirmando que el hijo menor no sería un siervo, el hijo menor es un hijo y los hijos NO van descalzos, a Moisés, Dios le dijo:

“quítate las sandalias de los pies”
Éxodo 3:5

Moisés tenía que quitarse las sandalias porque era un siervo (Heb. 3:5), pero a sus hijos, Dios NO le dice que nos quitemos las sandalias, Dios nos pone unas sandalias nuevas, el Evangelio de la Paz (Ef. 6:15).

“Así que ya NO eres siervo, sino hijo, y si hijo, también heredero por medio de Dios.”
Gálatas 4:7 – La Biblia Textual

Dios no quiere que le sirvan, Dios quiere que le conozcan y que le amen, que tengamos una relación íntima y personal con Él.

“Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.”
Juan 17:3

“porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice el Señor; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.”
Jeremías 31:34