Una Generación de Víboras

Jesús llamó a los saduceos, fariseos y escribas “serpientes” y “generación de víboras” (Mt. 3:7; 12:34; 23:33), es curioso que las palabras más duras que Jesús pronunció fueron dichas a los religiosos, Jesús dio gracia a los pecadores “Yo tampoco te condeno” (Jn. 8:11) y dio la Ley de Moisés a los que se creían justos “Una cosa te falta” (Mc. 10:21).

En otra ocasión, Jesús les dice a los religiosos que son hijos de su padre el diablo (Jn. 8:44) y precisamente por eso, porque su padre es la serpiente antigua, ellos son serpientes. Ahora bien, ¿qué hizo la serpiente antigua en el Huerto de Edén? Hizo que el hombre y la mujer participaran del Árbol del Conocimiento del bien y del mal, este Árbol representa la Ley de Moisés porque es en la Ley donde encontramos el conocimiento del Bien y del Mal y ¿qué es lo que los saduceos, fariseos y escribas estaban dando de comer a la gente? La Ley de Moisés.

La antigua serpiente y las víboras quieren que participemos del Árbol del Conocimiento del bien y del mal, sin embargo, Dios quiere que participemos y comamos del Árbol de la Vida, Jesucristo, el Árbol de la Vida produce vida, el Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal produce vergüenza, condenación, culpabilidad y muerte. Si vivimos con condenación, con culpabilidad, con vergüenza es porque estamos comiendo del Árbol equivocado, gloria a Dios, que podemos comer del Árbol que produce paz, salvación y vida: EL ÁRBOL DE LA VIDA, JESUCRISTO.

La serpiente es el Padre de la Mentira (Jn. 8:44) y muchas veces, se acerca y nos susurra:

  • Si lees más la Biblia, tendrás más unción.
  • Si oras más, serás sanado.
  • Si das más, Dios te dará un buen trabajo.
  • Si te apartas más del mundo, serás santo.


Si escuchamos las palabras de la serpiente, estaremos cayendo en una vida basada en la Ley y en las obras, estaremos intentando vivir una vida imposible de vivir. Los engaños y maquinaciones del enemigo NO son fáciles de detectar, ¿quién va a pensar que el diablo nos pueda decir que hay que leer más la Biblia? ¿quién va a pensar que el diablo nos pueda decir que hay que orar más? Sin embargo, debemos recordar que la serpiente es muy astuta (Gn. 3:1 / II Co. 11:3) y sigue intentando llevarnos a una vida basada en la Ley y en las obras, la serpiente sigue diciendo que obedeciendo los mandamientos, podremos ser como Dios; que haciendo algo bueno (orar, leer, ayunar, etc), tendremos recompensas; que obedeciendo y obrando, agradaremos a Dios. ¡No seamos engañados!

Los fariseos NO llevaban a los hombres a Dios, ni los llevaban a una vida de amor y de fe, los llevaban a una vida de sacrificios, de obediencia, de mandamientos, de Ley y de obras, las serpientes ayunaban, las serpientes oraban, las serpientes ofrecían sacrificios en el templo, las serpientes diezmaban, las serpientes se jactaban de ser hijos de Abraham y discípulos de Moisés, las serpientes NO comían con publicanos, ni con pecadores . . . PERO no dejaban de ser serpientes y una generación de víboras.

“Pero temo que, así como la serpiente engañó a Eva con su astucia, sean vuestros sentidos de alguna manera desviados de la SENCILLEZ que es en Cristo.”
II Corintios 11:3