Oh Mujer . . . ¿Por qué no te callas?

Según algunos predicadores, Pablo enseña que la mujer NO puede hacer preguntas, ni hacer comentarios en una reunión porque debe aprender EN SILENCIO, pero no solamente no puede participar en las reuniones de la Iglesia, tampoco puede enseñar, sino que debe tener la boca cerrada, veamos los versículos que estos predicadores utilizan para apoyar sus enseñanzas:

“La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio . . . Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia.”
I Timoteo 2:11, 12 y 15

“¿Está MUY claro todo Juan? Estos predicadores tienen razón: Pablo afirma que la mujer aprenda en silencio.”

Es cierto que Pablo lo dice, PERO . . . Pablo NO lo dice a todas las Iglesias, Pablo está hablando con Timoteo y hace referencia a ciertas situaciones que están viviendo en la Iglesia de Éfeso. La enseñanza de Pablo de la mujer es MUY clara:

“Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer”
Gálatas 3:28a

Para Pablo NO hay diferencias espirituales entre el hombre y la mujer. Recordemos lo que dijo Pedro citando una profecía del profeta Joel:

“Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne y vuestros hijos y VUESTRAS HIJAS profetizarán . . . sobre mis siervos y sobre MIS SIERVAS en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán.”
Hechos 2:17 y 18

No solamente los HIJOS / SIERVOS profetizarán, también LAS HIJAS / SIERVAS porque Dios derramará su Espíritu sobre ELLAS también.

El propio Pablo animaba a TODA la congregación a participar en las reuniones de Iglesia:

“Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación.”
I Corintios 14:26b

Cuando Pablo dice “CADA UNO” no añade “exceptuando la mujer”. En Colosenses encontramos la misma exhortación de Pablo:

“Que la palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros, con toda sabiduría enseñándoos y amonestándoos UNOS A OTROS con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando a Dios con acción de gracias en vuestros corazones.”
Colosenses 3:16

Debemos recordar que Dios NO hace acepción de personas (Hch. 10:34 / Ro. 2:11).

Una mujer llamada Priscila junto con su marido Aquila trabajaban con Pablo, es curioso que Pablo la mencioné primero en su saludo ja ja ja:

“Saludad a PRISCILA y a Aquila, mis colaboradores en Cristo Jesús,”
Romanos 16:3

Volvamos a poner los versículos que vimos al principio:

“La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio . . . Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia.”
I Timoteo 2:11, 12 y 15

Como ya hemos visto, si Pablo está hablando a todas la Iglesias de todos los tiempos, estaría contradiciendo todo lo que él enseñaba, pero hay algo muy muy curioso, los que predican el versículo 11 y 12 no se atreven a predicar del versículo 15. Ahora entiendes porque he querido poner también el versículo 15 en la cita:

“La mujer se salvará engendrando hijos.”

¿Se predica esto en las Iglesias? Los que predican de los versículos 11 y 12 deberían hacerlo si fuesen coherentes y consistentes, pero ¿Por qué NO se predica esto en las Iglesias? En primer lugar, hay mujeres que no tienen hijos, en segundo lugar, otras no pueden tener hijos, entonces ¿son salvas estas mujeres? . . . La cosa es que este versículo no es fácil de interpretar, me gustaría ofrecer dos posibles interpretaciones considerando el contexto:

1. Muchas mujeres cuando daban a luz tenían miedo a morir y se encomendaban a la diosa Diana / Artemisa (Hechos 19:28), por eso, Pablo ahora les dice que no se preocupen porque NO van a morir en el parto, sino que se salvarán cuando estén dando a luz.

2. Algunos afirmaban que traer niños al mundo era algo negativo, ya que la carne es mala (según ellos), por tanto, se creía que si la mujer tenía un hijo estaba haciendo algo malo y perdería la salvación, de hecho, por esta razón, algunos prohibían casarse y, por eso, Pablo nos advierte de estas personas en I Timoteo 4:3. Pablo les dice a las mujeres que no se preocupen que pueden casarse y que pueden tener hijos sin que se pierda la salvación. Pablo hablando de las mujeres jóvenes viudas afirma lo siguiente:

“Quiero, pues, que las viudas jóvenes se casen, CRÍEN HIJOS, gobiernen su casa;”
I Timoteo 5:14

Por tanto, de igual forma que el versículo 15 nos habla de un contexto y de un problema concreto, los versículos 11 y 12 nos hablan de un contexto y de un problema concreto, muchos eruditos afirman que, en Éfeso, muchas mujeres estaban enseñando herejías y se enseñoreaban de los hombres, por eso, Pablo dice lo que dice en ese contexto especifico.

“. . . no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre,”
I Timoteo 2:12

Pablo no permite que la mujer ejerza dominio sobre el hombre porque lo estaban haciendo en ESTE contexto, si los hombres hubiesen estando ejerciendo dominio sobre la mujer, ten la completa seguridad que Pablo habría dicho: “NO permito al hombre ejercer dominio sobre la mujer” y Pablo habría dicho esto porque TODOS somos hermanos y NADIE se puede enseñorear de los demás:

“Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros NO será así . . .”
Mateo 20:25 y 26a

Doy gracias a Dios por las mujeres, doy gracias por todo lo que nos han enseñado, no solamente con sus palabras, sino también con la firmeza y la fortaleza que muestran ante la adversidad, si el diablo con la ayuda de la Religión consigue tapar la boca de las mujeres, todos saldremos perdiendo.

MUJER, LEVÁNTATE, RESPLANDECE, BRILLA, NO TE CALLES DELANTE DEL ENEMIGO, TU DIOS ESTÁ CONTIGO Y ES POR TI.

“Tú, Dios mío, hablaste, y MILES DE MUJERES dieron la noticia:

«¡Huyen los reyes, huyen sus ejércitos!»

Las mujeres, en sus casas, se reparten las riquezas que le quitaron al enemigo”
Salmo 68:11 y 12

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.