La derrota de los Violentos

“Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora,
el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.”
Mateo 11:12

Muchos creyentes citan la segunda parte de este versículo sin tener en cuenta la primera, debemos tener cuidado a la hora de citar versículos para que no caigamos en malas aplicaciones e interpretaciones de la Biblia, Jesús dice que:

“Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora . . .”

Es decir, antes de la venida de Juan el Bautista, el Reino de Dios NO sufría violencia, con la llegada de Juan el Bautista, el Reino de Dios comienza a ser atacado por gente violenta. Si observamos lo que dice Jesús, la violencia que el Reino estaba sufriendo llevaba solamente UNOS POCOS MESES, desde la llegada de Juan hasta el momento de esta afirmación de Jesús.

Yo antes pensaba que los violentos eran los que se enfadaban con el diablo y le daban voces cuando oraban, por eso, cuando me ponía a orar, en muchas ocasiones, terminaba sin voz, gracias a Dios que ahora sé que la victoria sobre el enemigo está garantizada y no tengo que gritar, ni saltar, ni agitar la pierna derecha, ni usar el dedo amenazador, ni ser violento.

Cuando Juan el Bautista comenzó a predicar, comenzó a proclamar la venida del Mesías, comenzó a proclamar la venida del Reino de Dios con la venida de Su Rey, Jesucristo, pero muchos violentos se opusieron a la predicación de Juan, de igual forma, cuando Jesús comienza su ministerio público, encuentra una oposición violenta de parte de los líderes religiosos de Israel. Jesús habla de estos violentos (los labradores) en una parábola:

“Y cuando se acercó el tiempo de los frutos, envió sus siervos a los labradores, para que recibiesen sus frutos. Mas los labradores, tomando a los siervos, a uno golpearon, a otro mataron, y a otro apedrearon. Envió de nuevo otros siervos, más que los primeros; e hicieron con ellos de la misma manera. Finalmente les envió su hijo, diciendo: Tendrán respeto a mi hijo. Mas los labradores, cuando vieron al hijo, dijeron entre sí: Este es el heredero; venid, matémosle, y apoderémonos de su heredad. Y tomándole, le echaron fuera de la viña, y le mataron.”
Mateo 21:34-39

Las Buenas Noticias es que estos labradores violentos que cerraban las puertas del Reino de Dios (Mt. 23:13) y ejercían violencia sobre él, fueron derrotados, Jesús murió en la Cruz, pero resucitó, mostrando que Él es el Rey de reyes y Señor de señores, Él es el Vencedor y su victoria es nuestra victoria. ¡AleluYah!

El Reino de Dios ha sido establecido en nuestras vidas y ahora, el Reino se está extendiendo en la medida que el Nombre de Jesucristo es proclamado y predicado. Gloria a Dios, Jesús está edificando su Casa, la cual somos nosotros, y las puertas del mismo infierno NO PREVALECEN CONTRA DE ELLA . . .

“sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.”
Mateo 16:18

Ni los violentos, ni los demonios pudieron frustrar los planes que Dios tenía para la humanidad, Jesús vino, nos amó, sufrió, murió, RESUCITÓ y VENCIÓ . . . ahora Él está sentado en el Trono de Dios y nosotros estamos sentados con Él.

“y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.”
Efesios 2:6 y 7