Cuando cante el gallo

Pedro tenía mucha confianza en sí mismo, incluso le llegó a decir a Jesús que pondría su vida por él, qué curioso ¿verdad?, Pedro quiere hacer por Jesús ¡lo que Jesús ha venido a hacer por él y por todos nosotros! . . . pero veamos la respuesta de Jesús:

“¿Tu vida pondrás por mí? De cierto, de cierto te digo: No cantará el gallo, sin que me hayas negado tres veces.”
Juan 13:38

Pedro pensaba que no se escandalizaría de Jesús esa noche, pensaba que daría su vida por Jesús, pensaba que su amor por Jesús era firme, pero Jesús conocía muy bien a Pedro y le dice que le negará tres veces y entonces el gallo cantará. El gallo canta principalmente en la madrugada, es cierto que cuando Pedro negó a Jesús, el canto del gallo le haría saber a Pedro que Jesús sabía lo que iba a suceder, que Pedro no era tan fuerte como pensaba, que su amor no era tan firme, que Pedro se escandalizaría y le negaría, PERO también Jesús quería que Pedro entendiese que no solamente el gallo anunció a Pedro su caída, también el gallo anunciaba su restauración, el gallo cantó anunciando un nuevo amanecer en el Nuevo Pacto de la Gracia, anunciando un nuevo día donde todo es hecho nuevo y lo viejo pasó . . . de hecho, Jesús NUNCA confronta a Pedro por lo que hizo, ni lo reprende, Jesús afirmó el corazón de Pedro dándole una maravillosa oportunidad para que Pedro confirmase su amor por Jesús TRES VECES SEGUIDAS (Jn. 21:15-19).

Pedro, a partir de ahora, cuando cante el gallo entenderás que ha amanecido un nuevo día, un día de gracia, un día de salvación, las cosas viejas pasaron.

Y con esta confianza en Jesús y en el amor de Dios hacia él, a los pocos días, Pedro se puso de pie delante de una multitud y proclamó:

“Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo.”
Hechos 2:36

Un nuevo día amaneció para Pedro y para cada uno de nosotros, un día de salvación, un día de júbilo . . . la próxima vez que oigamos a un gallo cantar de madrugada, recordemos que el sol de justicia ha nacido en nuestros corazones trayendo salvación en sus alas.

“No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosa nueva . . .”
Isaías 43:18 y 19

“si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.”
II Corintios 5:17