Predicación desde el Monte Sinaí

En mi aporte anterior pude ver que algunos no me entendieron, espero que con este ejemplo quede claro lo que quise decir preguntando: ¿Desde qué monte estamos predicando?

PREDICACIÓN DESDE EL MONTE SINAÍ:

Gloria a Dios hermanos, estamos en la Casa de Dios, un lugar Santo donde mora su presencia, he visto que algunos están comiendo chicle, hermanos, estamos en la Casa de Dios, en la Casa de Dios NO se puede comer chicle, no se puede comer, ni beber nada, estamos en el Templo del Dios viviente, uno no puede venir aquí y hacer lo que quiera . . . hoy estoy viendo que algunas mujeres se han puesto una falda enseñando sus rodillas, algunas dicen que es porque hace calor, “Es que hace calor, hermano” ¡Aleluyah! Más calor hará en el infierno cuando vayáis y allí ya no podrás llevar tu falda y además sin aire acondicionado, ¡Bendito sea su Nombre! oh hermanos, mujeres vistiéndose como rameras en la Casa de Dios y además, he visto hombres que no quieren venir a la Iglesia porque hay un partido de futbol, oh porque es el cumpleaños de su padre o su madre, oh generación adultera, generación mala y perversa, ¿Hasta cuándo seguiréis siendo carnales? ¿Hasta cuándo os seguiréis reuniendo con familiares idolatras y paganos? Salid de ella Pueblo mío, queridos hermanos, no hay poder en la Iglesia porque no hay oración, porque no hay ayuno, porque no hay compromiso, la Casa de Dios está llena de pecado, está llena de maldad, por eso, arrepiente, humíllate delante de tu Dios, algunos prefieren comprarse un reloj antes de dar el diezmo, algún día, Jesús dirá a algunos de vosotros: “NUNCA OS CONOCÍ”, sí hermanos, Jesús te puede decir en aquel día: “NUNCA te conocí, apártate de mí hacedor de maldad”, hermanos, ayer vi en internet que ha habido un terremoto en China y 3.000 personas han muerto, gloria a Dios, Cristo viene pronto, estas son las señales y cuando veamos estas señales debemos alegrarnos porque Cristo viene, pero ¡Ay de aquellos que estén viendo a su equipo de futbol cuando Cristo venga!, ¡Ay de aquellos que estén de fiesta con sus familiares! . . . porque Cristo se llevará a los suyos, y tú, carnal, que no quisiste dar el diezmo, te quedarás aquí; y tú, mujer, que decías que no es pecado llevar maquillaje y llevar falda, llorarás porque te quedarás aquí mientras que los que somos santos, porque nos hemos apartado del mundo, seremos arrebatados con Cristo. Termino diciendo que cuidado con la televisión porque es peligrosa y es una arma diabólica para que peques, por tanto, tírala a la basura, pero espérate hasta que termine mi predicación.

NOTAS:

  • Los predicadores desde el Monte de Sinaí ofrecen el fruto del Árbol del Conocimiento del Bien y el Mal, NO ofrecen el fruto del Árbol de la Vida.
  • Los predicadores desde el Monte de Sinaí enfatizan lo que nosotros hacemos, NO lo que Cristo hizo, ni lo que somos en Él.
  • Los predicadores desde el Monte de Sinaí quieren meter miedo en el cuerpo para atar a las personas a sus ministerios y a sus Iglesias.
  • Los predicadores desde el Monte de Sinaí enfatizan lo que NO es importante.