La Resurrección lo cambió todo

“. . . todos los discípulos, dejándole, huyeron.”
Mateo 26:56

¡Cuántas maravillas habían visto los discípulos de Jesús durante su ministerio! ¡El agua convirtiéndose en vino! ¡Panes y peces multiplicándose en sus propias manos! ¡Los demonios sujetándose a ellos en el nombre de Jesús! ¡Cuántas enseñanzas maravillosas habían recibido del mismo Rabino de rabinos! . . . PERO . . .

. . . Jesús y todos sus discípulos acababan de celebrar la cena de la Pascua, habían cantado las típicas canciones de esta noche tan especial y Jesús anunció su muerte y el Nuevo Pacto que iba a hacer en su sangre . . . PERO . . .

. . . algo sucede después del arresto de Jesús . . . TODOS los discípulos le dejan y huyen asustados y llenos de temor . . . bueno, en realidad, hay un discípulo que siguió a Jesús, pero cuando le preguntaron si él era uno de sus discípulos, con un juramento negó haberle conocido . . . luego crucificaron a Jesús, murió y fue sepultado . . .

¿Qué pensarían sus discípulos de todo lo que había sucedido? Posiblemente ellos pensaban que habían traicionado a Moisés, ya que habían celebrado la Pascua participando de la sangre y el cuerpo de Cristo. ¡Algo prohibido en la Ley de Moisés! Jesús y sus discípulos habían creído que Dios establecería un Nuevo Pacto . . . PERO . . .

. . . Jesús ahora está muerto y ha muerto en maldición porque como dice la Ley de Moisés “maldito todo el que es colgado en un madero”, Jesús ha muerto como un criminal, sus discípulos pensarían que el mismo Dios le había castigado, veamos dónde y cómo se encontraban los discípulos:

“. . . estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos . . .”
Juan 20:19

Los discípulos estaban en un lugar con las puertas cerradas por miedo de los judíos, los discípulos sentían que habían ido demasiado lejos con Jesús, habían abandonado las tradiciones de los ancianos, por eso, sentían que habían traicionado a sus abuelos, a sus familiares, a su Pueblo . . . “¿Sería Jesús el Mesías profetizado que estábamos esperando? ¿Sería Jesús el Señor? ¿Hemos creído en un loco?” ¡Cuántos pensamientos pasarían por la cabeza de sus discípulos! . . . PERO . . .

. . . a pesar de que abandonaron a Jesús, Jesús se aparece con su cuerpo resucitado, un cuerpo glorioso, un cuerpo incorruptible y les dice: “¡PAZ A VOSOTROS!”. Jesús sabía que estaban escondidos y que tenían miedo . . . PERO . . .

. . . al oír de nuevo a Jesús todas las dudas se disiparon, toda la oscuridad se desvaneció, ¡nadie puede hablar como Jesús habla! Las palabras de Jesús llenas de amor trajeron esperanza, trajeron fe, trajeron fortaleza a sus discípulos y trajeron paz a sus corazones inquietos por todo lo que había sucedido y estaban atravesando . . .

“estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, VINO JESÚS, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros. Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor.”
Juan 20:19 y 20

Si Jesús NO hubiese resucitado, sus discípulos habrían vuelto a sus vidas pasadas, habrían vuelto al Templo a ofrecer sacrificios, habrían vuelto a su religiosidad, habrían olvidado el tiempo que pasaron con Jesús y lo recordarían como un bonito sueño producido por un loco idealista . . . PERO . . .

. . . Jesús venció a la misma muerte ¡resucitó! y sus discípulos entendieron que Jesús era el Mesías, Hijo de hombre e Hijo de Dios, entendieron que Jesús era la simiente de la mujer, la descendencia de Abraham, el cordero de Dios, el Príncipe de Paz, el Dios poderoso, la raíz de David, el León de la tribu de Judá, el Rey de Israel, al Estrella resplandeciente de la mañana . . . sus discípulos entendieron que el Antiguo Pacto había sido quitado y el Nuevo Pacto había entrado en vigor, el Nuevo Pacto en la sangre de su Mesías . . . ¡Qué importante fue la resurrección de Jesús! Por eso Pablo nos dice:

“si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe.”
I Corintios 15:14

Cuando Jesús resucitó ascendió al cielo y se sentó en su trono de gloria “y le fue concedido señorío, gloria y un reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas lo sirvieran. Su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será jamás destruido.” (Daniel 7:14).

¡Él ha resucitado! ¡Él está sentado en su trono! ¡Rey de reyes y Señor de señores! ¡Alfa y Omega, Principio y Fin! ¡Bendito sea su Nombre para siempre!

LA RESURRECCIÓN LO CAMBIÓ TODO