¿Qué haré para HEREDAR la vida eterna?

Un joven rico se le acerca a Jesús y le hace esta pregunta: “Maestro bueno, ¿qué haré para HEREDAR la vida eterna?” (Lc. 18:18), es curioso que este joven, dispuesto a ganarse la vida eterna, fue el único que se acercó a Jesús buscando algo y NO lo halló, todos lo que se acercaron a Jesús obtuvieron lo que anhelaban (perdón, liberación, sanidad, pan, etc), PERO este joven rico se fue triste y se fue sin la vida eterna que estaba buscando.

En primer lugar, la pregunta está MAL hecha porque nadie puede hacer algo para heredar algo, para heredar se necesitan dos cosas: formar parte de la familia y que el tío rico muera ja ja ja bueno esto era una broma, pero la verdad es que todos sabemos que la herencia viene con la muerte y para heredar necesitas ser familia del que murió, NADA se puede hacer para heredar algo y muchos menos la vida eterna.

Pablo nos dice que somos herederos de Dios y hemos recibido una herencia incorruptible gracias a Cristo Jesús nuestro amado Señor (Ef. 1:11):

“Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo.”
Gálatas 4:7

Por medio de Cristo hemos sido hechos hijas e hijos, por medio de Él somos herederas y herederos de Dios, ¡AleluYah! Somos herederas y herederos porque alguien murió y nos dejó todo:

“Porque el testamento con la muerte se confirma; pues no es válido entre tanto que el testador vive.”
Hebreos 9:17

Jesús murió, por eso, el testamento es válido y ha sido confirmado, ahora tenemos la vida, ahora tenemos el Espíritu Santo, ahora tenemos el amor, ahora tenemos la gracia, ahora tenemos el perdón, ahora tenemos misericordia, ahora tenemos paz, ahora tenemos la justicia, ahora tenemos autoridad, ahora tenemos poder, ahora tenemos victoria . . . ¡BUENAS NOTICIAS!

“Así que, ninguno se gloríe en los hombres; porque TODO es vuestro”
I Corintios 3:21

¿Qué haré para heredar la vida eterna? ¡ABSOLUTAMENTE NADA! Porque la herencia NO viene por los méritos, ni por las obras, viene por la muerte del Testador. Si somos parte de la familia de Dios, si somos hijos, somos herederos de Dios y coherederos con Cristo.

“Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo . . .”
Romanos 8:17a

Ser coherederos con Cristo implica que nosotros compartimos con Cristo la herencia que nos ha dado el Padre por medio de Él. ¡Gloria a Su Nombre por siempre!

“que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento pleno de Él; iluminados los ojos del corazón para saber cuál es la esperanza de su llamamiento y cuál LA RIQUEZA DE LA GLORIA DE SU HERENCIA con los santos, y cuál la inmensurable grandeza de su poder para con nosotros LOS QUE CREEMOS”
Efesios 1:17-19 – La Biblia Textual