¡Tu dinero perezca contigo!

“Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero.”
Hechos 8:20

¿Piensas que puedes obtener la bendición de Dios con dinero? ¿Piensas que dando una ofrenda, Dios te va a sanar? ¿Piensas que puedes obtener el don de Dios con tus obras? Hubo un hombre llamado Simón que pensaba que podía comprar la bendición de Dios, ¡Qué equivocado estaba! Solamente debemos observar la respuesta de Pedro para comprobarlo:

“Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero.”

Muchos sustituyen el dinero por la obediencia, “si obedezco, voy a ser bendecido”; otros sustituyen el dinero por las obras, “si hago lo suficiente, Dios me dará”, pero la cosa en el Nuevo Pacto es MUY sencilla . . . ¡TODO ES GRACIA! Nada de lo que Dios nos ha dado ha sido porque lo merezcamos, todo ha sido por su amor hacia nosotros. Dios es tan bueno con nosotros que él nos da todo lo que necesitamos SIN TENER QUE HACER NADA . . .

“Considerad los lirios del campo, cómo crecen: NO TRABAJAN NI HILAN; pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos.”
Mateo 6:28 y 29

Dios es el que viste a los lirios y ¿por qué lo hace? ¿Porque se portan bien y trabajan? Los lirios NO trabajan, ni hilan, PERO nuestro Dios los viste de una forma maravillosa.

Demos gracias a Dios por todo lo que él nos da en su amor y en su gracia, levantemos la copa de la salvación y alabemos su Nombre por siempre:

“¿Qué pagaré al Señor por todos sus beneficios para conmigo? Tomaré la copa de la salvación e invocaré el nombre del Señor.”
Salmo 116:12 y 13