El Primer Cielo y la Primera Tierra ¡Ya pasaron!

“Porque en verdad os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, no se perderá ni la letra más pequeña ni una tilde de la ley hasta que toda se cumpla.”
Mateo 5:18

¿Han pasado el cielo y la tierra? Si lo tomamos de una forma literal, la respuesta es ¡NO!, pero si esto fuese así, deberíamos circuncidarnos, subir a Jerusalén tres veces al año, ofrecer sacrificios, etc, etc, etc . . . PERO si lo tomamos de una forma simbólica o figurativa la respuesta es que SÍ HAN PASADO.

La expresión “el cielo y la tierra” era usada para hablar del Templo de Jerusalén porque el Templo era la conexión entre el Cielo y la Tierra y su diseño era una representación de la creación de Dios: Cielos, Tierra y Mar.

“Y edificó su santuario como las alturas,
como la tierra que ha fundado para siempre.”
Salmo 78:69

Dios edifico su Santuario como el Cielo (las alturas) y como la Tierra. Por eso, el historiador judío Flavio Josefo nos da la siguiente explicación:

“semejante distribución del Tabernáculo resultaba ser también una imitación del Universo. En efecto, el sector tercero . . . constituía una especie de cielo reservado para Dios, mientras que en el sector de los veinte codos podían entrar sólo los sacerdotes, igual que los hombres están facultados para recorrer tierras y mares.”
Antigüedades Judías – Libro III

“al dividir Moisés el tabernáculo, que tiene unas dimensiones de treinta codos, en tres partes y asignar dos de ellas a todos los sacerdotes en calidad de lugar público y transitable, significó la tierra y el mar, ya que también éstos son accesibles a todos. Y, en cambio, la tercera parte la circunscribió sólo para Dios porque también el cielo es inaccesible a los humanos.”
Antigüedades Judías – Libro III

En Isaías podemos leer:

“Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento.”
Isaías 65:17

Creo que la expresión “de lo primero no habrá memoria” se refiere al primer cielo y a la primera tierra, es decir, al Templo de Jerusalén, Dios nos dice que no habrá más memoria del Templo de Jerusalén porque él habrá creado un Nuevo Templo, una nueva Ciudad, la Jerusalén Celestial, compuesta por todos los que creemos en Jesucristo, Jesús nos llama ciudad (Mt. 5:14) y el escritor de la carta a los Hebreos nos dice que nosotros somos parte de dicha Ciudad, la Ciudad del Dios Vivo, la Nueva Jerusalén (Heb. 12:22).

“Y acontecerá que cuando os multipliquéis y crezcáis en la tierra, en esos días, dice el Señor, no se dirá más: Arca del pacto del Señor; ni vendrá al pensamiento, ni se acordarán de ella, ni la echarán de menos, ni se hará otra.”
Jeremías 3:16

El arca NO será echada de menos porque el Templo de Jerusalén NO será recordado, lo viejo pasó, he aquí, Dios hace cosas nuevas y maravillosas.

“El cielo y la tierra (el Templo) pasarán, mas mis palabras no pasarán.
Mateo 24:25

El contexto de Mateo 24 es la destrucción de Jerusalén y el Templo en el 70 D.C. Por tanto, Jesús les estaba diciendo es: el Templo (el cielo y la tierra) pasará, el Antiguo Pacto pasará, los sacrificios pasarán, el sacerdocio levítico pasará, pero MI mensaje NO pasará, el Evangelio NO pasará, el Nuevo Pacto NO pasará porque el Nuevo Pacto es un Pacto Eterno ¡AleluYah!

“Y vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existe. Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, preparada como una novia ataviada para su esposo. Entonces oí una gran voz que decía desde el trono: He aquí, el tabernáculo de Dios está entre los hombres, y El habitará entre ellos y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará entre ellos. El enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni habrá más duelo, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas han pasado. Y el que está sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y añadió: Escribe, porque estas palabras son fieles y verdaderas. También me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tiene sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida.”
Apocalipsis 21:1-6

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones
Cookies make it easier for us to provide you with our services. With the usage of our services you permit us to use cookies.